Nos amenaza un diluvio nuclear

No es nada nuevo hablar del fin del mundo, las profecías bíblicas al respecto ilustran diversas maneras de interpretar el fin, profetas, astrónomos, científicos, religiosos, se han atrevido hasta fijar fechas apocalípticas. Nostradamus en sus profecías destacó que: ¨Al amanecer un gran fuego se verá el resplandor y el estruendo se extenderá…Con la muerte del mundo los llantos se extenderán, la muerte en espera por las armas, fuego y hambre. Centuria II Cuarteta XCI.

Charles Bertliz, en su libro ¨1999 el año del Apocalipsis¨, destaca en una de sus páginas, ¨Día del fin del mundo, 31 de Diciembre de 999¨. La leyenda, la profecía y la expectación general del milenio había llevado al mundo cristiano a esperar que a media noche del 31 de diciembre del año 999 se acabaría el mundo.

Según las creencias habría diversas formas del fin, en las tierras eslavas del Norte, acabaría en fuego; y en los países mediterráneos, un fuerte toque de la corneta de Gabriel llamaría a los muertos a salir de sus tumbas a compartir el juicio final con los que todavía no hubieran muerto. Cristo volvería a la tierra y llevaría al Paraíso a los verdaderos creyentes.

El pánico se desató al acercarse el fin de año, la histeria masiva se apoderó de Europa, toda actividad sufrió modificaciones, se dudaba en considerar cuan justos serían a considerar en el Juicio Final, por lo que tenía que hacer sobrados esfuerzos para seleccionarlos. Todos se unían, se perdonaban las deudas, los maridos y mujeres confesaban sus infidelidades, sospechadas o no, los ladrones en dominios de los señores lo confesaban para obtener el perdón, el comercio se interrumpió, las viviendas se descuidaron. ¿De qué servía acumular riqueza, si se acercaba el Juicio Final, según proclamaba claramente la parábola bíblica del rico y el ¨ojo de la aguja¨.

Lo que sí es cierto, que antes de Cristo, hasta nuestros días ha habido catástrofes naturales y las provocadas por los hombres que han sustentado los privilegios de gobernar naciones, dinastías, monarquías, principados, reinados, emperadores, dictaduras, democracias, etc. Las naturales están en densas leyendas religiosas y asumidas como castigos divinos por las desobediencias y vicios humanos, otras desgracias naturales, han sido parciales en determinados puntos geográficos, terremotos, maremotos, inundaciones, sequías, volcanes y otras de menor incidencia, que vienen aconteciendo inesperadamente, y traen consecuencias de muerte y desastres materiales.

En la Prehistoria y su mundo antiguo, en la Edad Media y sus procesos de evolución, las disputas por el poder y los beneficios económicos, extremaron el barbarismo de las batallas guerreras por ocupar territorios; en sociedades continuas de reinados, imperios, absolutismos de Asia, Europa y América, la dinámica ha sido en similares actuaciones. Europa vivió múltiples guerras por expansionismo y riquezas, tanto que en 1914 provocaron la Primera Guerra Mundial, por la muerte del heredero del Trono austriaco, pero los antecedentes era por dominios geográficos y etnológicos en los Balcanes, era una lucha hegemónica entre potencias o imperios. La prensa ya estaba al servicio de las causas imperiales, el asesinato de Francisco Fernando, fue exaltado por la prensa como un acto heroico en defensa de la patria.

Registra la historia ¨El Infierno de Verdún¨ como el símbolo del absurdo, por la muerte de 338.000 mil soldados alemanes y 363.000 mil soldados aliados a la causa francesa, se gastaron 36 millones de granadas, que causaron grandes desastres humanos y naturales. Fue una guerra por la hegemonía europea, la avaricia por la tierra y demás ventajas económicas, midiéndose entre potencias para demostrar ante sus súbditos las capacidades ofensivas y el apoderamiento de territorios, hasta los Estados Unidos, se vieron involucrados en la guerra de los submarinos.

La Segunda Guerra Mundial, provocada por Hitler al invadir a Polonia, fue la mecha que incendió al mundo, Europa, Asia y EE.UU., se vieron involucrados en ese largo conflicto de seis años de muerte y destrucción, al igual por la hegemonía del poder y la expansión territorial, millones de muertos, contaminación y destrucción del Medio Ambiente. Nunca se imaginó Otto John, quien junto con su colaborador Fritz Strassmann, formularon la teoría de la fisión del uranio, estableciendo así las bases de la ¨Energía Nuclear¨. Años más tarde sufrió arrepentimiento de su experimento, cuando se enteró del reactor nuclear de Chicago y los ensayos de la Bomba Atómica de los estadounidenses. Otto John, de origen Alemán, más sufrió cuando, en 1945 se enteró del lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaky; prisionero en una cárcel militar de la Gran Bretaña, sufrió una crisis, por sentirse culpable de esta gran tragedia y asumió su responsabilidad.

Finaliza la Guerra Mundial, y los Estados Unidos, se hicieron al poderío bélico más potente, se apoderaron de los adelantos científicos para el desarrollo de energía nuclear, Europa quedó devastada, firmaron en la Conferencia de Yalta, Franklin D. Roosevelt, Wiston Churchill y Lósiv V. Stalin, como los tres grandes, mediadores para dar por concluidas las acciones de confrontación. El Norte se hizo del liderazgo principal, ayudó a Europa con el Plan Marshall para la reconstrucción europea, sumiéndola indirectamente a sus condicionales maneras hegemónicas de gobernar, la Unión de Repúblicas Socialistas (URSS), le hacían cierto contrapeso y llegaron a establecer competencia en las potencialidades de desarrollo armamentico e industrial, eran algo así como las dos potencias que equilibraban el mundo. Capitalismo Vs. Socialismo, EE.UU., sembró su influencia en gran parte de Europa, parte de Asia, África y Latinoamérica. Hubo conflictos bélicos, revoluciones, invasiones, guerra fría; hasta la caída del Muro de Berlín y la desintegración de la (URSS). Hoy el relativo contrapeso a EE. UU., lo es China, y Rusia que resurge de nuevo, porque Inglaterra, Alemania, Japón y otros grandes de Europa como Francia, Italia, España y demás países de la hoy Unión Europea, son aliados de EE. UU.

EL DILUVIO NUCLEAR DEL SIGLO XXI.

Esta vez no se trata de ¨La guerra de los dos mundos¨, que retrasmitiera por radio el 30-10 de 1938, Orson Welles, y sembrara el pánico en la Costa Oeste de los EE.UU. fue transmitida con tal realismo que miles de estadounidenses creyeron en que estaban siendo invadidos por extraterrestres,-decía- extraños seres se han visto esta noche en Nueva Jersey, son la vanguardia de un ejército proveniente de Marte, lanzó al aire la versión de la novela de ciencia ficción, que H.G.Wells, había publicado en 1898, cuya narrativa se refería del ataque a la tierra de los marcianos.

El diluvio nuclear que preocupa a la sociedad actual es la amenaza constante de una ¨Tercera Guerra Mundial¨, recientemente, es decir el pasado mes y en lo que va de este, el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz, en sus reflexiones semanales vislumbra una confrontación de Estados Unidos, contra Irán, al que viene acusando desde hace tiempo, como una amenaza contra la seguridad mundial, por el supuesto desarrollo de energía nuclear con fines de guerra, tanto que, logra en el Consejo de Seguridad de la ONU, una condena desmedida contra este país islámico, que hasta el cansancio manifiesta que su desarrollo nuclear es con fines industriales no armamentistas; sin embargo, al igual que hizo EE.UU. con Irak, hace más de 7 años cuando justificó su invasión so pretexto del desarrollo de armas de destrucción masiva, posteriormente se comprobó que eran maniobras para apoderarse de sus riquezas petroleras. También paralelamente desató la guerra en Afganistan justificando que allá se enconchaba Osama Bing Laden, el terrorista enemigo número uno de los EE. UU. Aunque sabemos que fue su gran aliado, todo por el misterioso derribo de las torres gemelas, que como las novelas de ficción hay muchos protagonistas ficticios.

Apunta Fidel que desde el 20 de junio naves militares norteamericanas, incluido el portaviones Harry S. Truman, escoltado por uno o más submarinos nucleares y otros buques de guerra con cohetes y cañones más potentes que la de los viejos acorazados utilizados en la última guerra mundial entre 1939-1945, navegan hacia las costas iraníes a través del Canal de Suez.

Junto a las fuerzas navales yanquis avanzan buques militares israelitas, con armamento igualmente sofisticados, para inspeccionar cuanta embarcación parta para exportar o importar productos comerciales que el funcionamiento de la economía iraní requiere. –Dice Fidel- Creía por mi parte inicialmente, al analizar la actual situación que la contienda comenzaría por la Península de Corea, y allí estaría el detonante de la segunda guerra coreana que, a su vez, daría lugar inminente a la segunda guerra que Estados Unidos le impondría a Irán.

Ahora, la realidad cambia las cosas en sentido inverso: la de Irán desatará de inmediato la de Corea, pues como se sabe el hundimiento de un buque de Corea del Sur, que presumen fue provocado por EE.UU., para hacer desistir a Japón del retiro de las bases militares yanquis de su territorio, lo cierto es que ese percance desato una crisis en el Gobierno Nipón, hasta la renuncia del l primer Ministro.

Concluye Fidel en una de sus reflexiones sobre este grave problema de guerra mundial. Me duele pensar en tantos sueños concebidos por los seres humanos y las asombrosas creaciones de las que han sido capaces en un solo unos pocos miles de años. Cuando los sueños más revolucionarios se están cumpliendo y la Patria se recupera firmemente, ¡como me gustaría estar equivocado! Fidel no es profeta, pero es un ducho Estadista, ya registrado en la Historia Política de la humanidad, por sus luchas, esfuerzos, combates y haberse salvado más de una vez por los atentados de sus enemigos imperiales, sabemos que los sectores radicales, anticomunistas y pro-imperialistas no respetan las ideas comunistas de Fidel, para ellos los comunistas no son seres humanos sino el Diablo, pues son unas cuantas décadas de propaganda satánica contra el Socialismo y el Comunismo y el imperio acecha a sus enemigos ideológicos con la muerte.

NOS AMENAZA UN DILUVIO NUCLEAR.

Cualquiera de nosotros, ciudadanos comunes, lectores de diversas tendencias, receptores de informaciones y noticias de los aconteceres mundiales, podemos percibir la amenaza de la Tercera Guerra Mundial, así como las primeras fueron provocadas por Europa, esta la propician los Estados Unidos, solo con las informaciones que llegan a través de los distintos medios de comunicación, dirigidos por los súbditos del mismo, y a pesar que no difunden todo, sus contenidos son percibidos como amenazantes, coercitivos, impositivos de supremacía y liderazgo autocrático, de la democracia y los diálogos que dicen proponer, siempre son órdenes o directrices de seguimiento y apego a sus políticas hegemónicas.

Su Secretaria de Estado, el Presidente y representantes del pentágono, a través de sus canales noticiosos, cuando se trata de políticas contra quienes no acatan sus órdenes, lanzan ultimátum de guerra, y será tanta su influencia en el seno de la ONU, que no hay quien les diga no, ni Rusia y China, que son potencias que no están sumadas 100% a la política de EE.UU., y que se suponía no votarían a favor de las sanciones a Irán, convalidaron ciertas acciones que no contribuyen con la paz. En la ONU, la OEA, la mayoría de países componentes de estas organizaciones, se pronuncian muy tímidamente, solo Turquía y Brasil no votaron a favor de la propuesta Yanqui, El Vaticano no se pronuncia contundentemente, los sectores de la alta jerarquía eclesiástica y demás religiones del mundo se hacen de la vista gorda, las demás organizaciones mundiales y los gobiernos , tampoco, en su mayoría no le salen al paso para frenar este Diluvio Nuclear, que de ejecutarse, como se presume, sería la mayor catástrofe humana y, motorizada por los privilegiados del poder. Que arruinando a Repúblicas, a las que por todos lados las acusan de peligro a su seguridad, sin que sea verdad, sólo así con la destrucción y su ruina, logran dominarlos y hacer reconstrucciones a su antojo.

Creemos que todos tenemos el derecho, aun siendo humildes ciudadanos, a exponer nuestros puntos de vista sobre la amenaza constante que los Estados Unidos lanzan contra enemigos ideológicos, con los que no dialogan, sino ordenan y al no obedecerles sus dictámenes le indilgan calificativos denigrantes y los exponen al mundo como peligrosos contra su seguridad, cuando la realidad es otra.

Finalmente, concluimos, que hay pruebas históricas, hechos y razones existen para justificar y pensar que estamos cerca de una confrontación de peores magnitudes que, todas las transcurridas hasta ahora en la historia de la humanidad, porque más de 800 bases militares rodeando al mundo, más de 150 invasiones, los millones de muertos causados por tan injustas y arbitrarias medidas, que coliden con el Derecho Internacional y todos los acuerdos de la no intervención e injerencia de los países soberanos. Semejantes pretensiones, de ocurrir, sobrevivirán los que incitan a la guerra, pues son capaces de tener ya preparadas sus ciudades satélites o bunkers, para protegerse de las armas de destrucción masiva, difícil sería sobrevivir a tantas armas químicas que todo lo desaparecen con trágicos sufrimientos. Aún es tiempo de que el mundo despierte y reacciones y evite ¨EL DILUVIO NUCLEAR EN GESTACIÓN¨. Que el Dios de la Naturaleza nos Proteja, de todo desquicio humano, porque los poderosos y las instituciones espirituales, están silenciosas.

saguete@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3012 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a103667.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO