La tierra enferma VII. Monstruosos derrames de petróleo

En las narices del país más poderoso del mundo más de 5000 barriles de petróleo por día (BPPD) se derraman desde el 22 de abril en el mar del Golfo de México. La plataforma perforaba el pozo Macondo a 68 Km de Venice, y a 1525 mt de profundidad, Brithis Petroleum y Anadarko Petroleum Corp, en conjunto son dueños del 90% del pozo averiado.

Cerca de Bodo, en el delta del Níger, poblado del golfo de Guinea, en el sur de Nigeria, entre 9 y 13 millones de BP (barriles de petróleo) han sido y son derramados desde hace 50 años, según un estudio realizado en el 2006 por expertos, derrame equivalente cada año a la marea negra causada por el Exxon Valdez en Alaska en 1989. Por supuesto, estos desastres ecológicos producidos en naciones en vías de desarrollo de continentes pobres pasan inadvertidos, los derrames y contaminación en el lago de Maracaibo, en el Oriente ecuatoriano, la contaminación del Rio de la Plata, y en otras naciones productoras de petróleo, pero, subdesarrolladas no se conocen. Este derrame en el Golfo de Guinea, es mucho más grave que el actual derrame del Golfo de México, por su constancia y por estar lejos de las cámaras y de los Estados Unidos.

Shell, Texaco, Occidental, Exxon Móvil, Total, BP, YPF, gigantes petroleras tienen sus excusas “actos de sabotaje” dicen con cínica frecuencia, es probable que así sea en uno o dos países, pero PNUE (programa de naciones unidas para el medio ambiente) no les puede dar la razón como ocurre siempre aduciendo que, grupos armados sabotean las instalaciones petroleras, cuando la esperanza de vida en esas regiones a duras pena llega a los 50-60 años.

Alex, la primera tormenta de la temporada de huracanes del Atlántico, que empezó el 1 de junio, según meteorólogos estadounidenses será una de las más fuertes en años, agrava la contaminación por el derrame de crudo en el Golfo de México. La guardia costera y BP dicen que tendrán que esperar hasta el sábado (hoy) hasta que las aguas se calmen para volver a quemar petróleo, recolectarlo, rociar dispersantés, y recoger animales salvajes.

Un mes atrás el petróleo derramado llego a Florida, 80 millones de turistas por año dejan unos 65000 millones de dólares, Charlie Crist, gobernador del estado de Florida dijo:”Florida alberga una poderosa industria pesquera, destinos turísticos y santuarios naturales, en conjunto estos recursos generan 550000 millones de dólares por año, la economía de Florida”.

Llama la atención, la poca importancia que poderosas naciones como EEUU, Reino Unido, Alemania, Francia, Japón, China, Rusia, con suficiente tecnología bélica o civil, para destruir o mejorar el mundo no dispongan de dispositivos de seguridad para la explotación petrolera en aguas profundas cuando de emergencias se trata, el derrame de Macondo, deja ver que la peor catástrofe ambiental de los EEUU, estos, no disponen de nada para controlar un pozo en derrame, ni robots, ni cajas de seguridad, ni sistemas laser, nada, nunca se preocuparon por investigar seguridad para la producción petrolera en mar abierto, solo les interesa extraer materia prima para sus industrias sin ningún tipo de precaución de última generación.

Obama, ahora sí, promete encontrar los votos necesarios en el Senado para que se apruebe la ley sobre energía y clima después de manipular la cumbre en Copenhague, y, que por esta causa otros gobiernos se hayan negado a firmar el protocolo de Kioto. “La única forma de hacer que la transición hacia energías limpias tenga éxito es, que el sector privado se involucre completamente…la única forma de lograrlo es fijar un precio a la contaminación con carbono” concluyo Obama, en otras de sus oratorias para salir del apuro.

Declaración que deja en el aire una pregunta, EEUU junto a China, son las naciones que mas contaminan con CO2 ¿las empresas privadas están dispuestas a pagar miles de millones de dólares por gases contaminantes de efecto invernadero? Nada de esto se trato en la reunión preparatoria de Bonn, hace un mes, asistieron 4500 representantes de todo el mundo con miras a la conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático a realizarse en noviembre en Cancún, después del fracaso de Copenhague a finales del 2009 se realizo en Cochabamba, la cumbre de los pueblos sobre la tierra, siguió la de Bonn, cumbres y más cumbres para entretener al mundo de que se está haciendo algo por la tierra enferma, al final EEUU, el G7 se salen con la suya, ¿Por qué? Porque el resto de países es dependiente comercial y económicamente de estas naciones.

Desde Kioto, más de una década atrás no se logro nada para reducir los gases de efecto invernadero, en estos últimos años, los cambios climáticos se evidenciaron. Hoy, se solicita que se reduzca en un 40% la emisión de gases de efecto invernadero hasta el 2020 con relación a las emisiones de 1990.

EEUU, por falta de una ley ambiental que ahora propone Obama, por la contaminación de crudo en sus costas, ofrece reducir hasta en un 17% la emisión de gases con relación al 2005. Hay países europeos como Noruega, Islandia, Holanda, y otros que quieren reducir hasta en un 40% los gases de efecto invernadero, cifras que no se pueden reducir así por así, llevaran décadas de manipulación constante en cada cumbre, porque, naciones como estas no están al nivel de industrialización de los países del G7.

Los 90 millones de BPPD que el mundo consume actualmente, casi la mitad es utilizado por el transporte, negocio lucrativo de las trasnacionales con acciones en las industrias automovilísticas y en las refinerías, banca y aseguradoras, es un portafolio capitalista que frena sistemáticamente la entrada de energías limpias. La energía que se requiere actualmente con la entrada de India, Brasil, China y Rusia, principalmente, mas las naciones del G20-33, es de unos 240 millones de BPPD, 47% proviene del petróleo para lo que se requiere unos 90-120 millones de BPPD, 24% del gas licuado, para lo que se requiere unos 48 millones de BPPD, 21% proviene del carbón, 6% de la energía nuclear, 4% de las hidroeléctricas, la energía solar, eólica, hídrica, no llegan al 2%.

Reducir estas cantidades de energía es muy complicado. El compromiso firmado por 55 naciones para reducir sus emisiones no tiene peso específico en las cumbres ambientales, según Ivo de Boer, responsable saliente de los cambios climáticos de la ONU, “no alcanza para limitar el calentamiento global a 2 grados centígrados en este siglo. Otra utopía es, la supuesta ayuda económica de 100000 millones de dólares que los países industrializados entregaran a los subdesarrollados para ayudar con los cambios climáticos. En el 2005 estos mismos países se comprometieron con la ONU para ayudar con la pobreza, 5 años después menos del 10% de la cantidad ofrecida han entregado.

O, estas ayudas luego se transforman en préstamos no en donaciones, así, las cumbres, foto tras foto, discurso tras discurso, de los mismos representantes que le cogieron el gusto al re unionismo, no se plantea una auditoria para convertirnos en acreedores de una deuda ambiental y que sea descontada de la deuda externa en cada una de las naciones, mientras tanto, la tierra cada vez mas enferma. Los a asiduos asistentes a estas cumbres le cogieron el gusto a la indolencia ambiental. A estas cumbres debe asistir Greenpeace o Acción ecológica, activistas, no pasivos alquilados por los intereses de los gobiernos.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3481 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: