Método de la razón dialéctica para el socialismo venezolano

El saber aparente y el saber absoluto del socialismo cientifico

El objeto en el siguiente texto de pertinencia actual en Venezuela; es sobre la concepción hegeliana de la dialéctica marxista devenida respecto al Saber Aparente y al Saber Absoluto del pueblo, y recaerá en la atención respecto a: “el Saber...” para el tránsito efectivo del socialismo actual venezolano, seguidamente se determinara la modalidad en la cual en el recorrido fenomenológico experimentado será asumido este "Saber" con el cual se comienza: y, ¿cómo? “...el Saber de lo inmediato o de lo que es aparente se presenta”. Teniendo en claro que lo que se inicia con estas palabras textuales es el itinerario intelectivo a través del cual pasa la conciencia desde su comportamiento más inmediato con relación al objeto percibido y, a sí misma, hasta el saber absoluto o última etapa, --el socialismo que se busca en la actualidad- - o sea, la identidad de ser y pensar, construida-realizada como resultado del recorrido cognitivo en praxis como itinerario descrito. Por otra parte, el abordaje es fenomenológico, es decir, lo que aparece de la conciencia; sus figuras --la lógica de las costumbres--son el objeto. El "Saber" entonces, está siempre como una forma determinada de saber cotidiano. Eso que llamamos coloquialmente lógica y relaciones sociales del capitalismo.

Hegel retoma los dos polos en los que ha estructurado la relación que produce el saber: la inmediatez es la esencia y, la mediación es el ejemplo. De allí se estructuarón los movimientos dialécticos adoptados por Karl Marx para su tésis economíca social cientifica El Capital detallando el recorrido de las relaciones presentes en el sistema economíco propio de la mercancia fetiche y acumulación de capital a expensas de la plusvalia del trabajo enajenante asalariado.

Así pues, que por ello la esencia de la certeza sensible debe ser el puro "Ser" de lo "socialista", asumienda que para ella es lo inmediato: ya que la certeza encuentra su verdad en la suposición de que esté siendo el conocimiento respecto de lo aparentemente inmediato presupuesto. El cual "inmediato" para ser tal, debe ser intuido sin predicados, como puro "Ser socialismo puro" de causa efecto y razón, socialismo analítico a priori por ello que deviene a posteriori, no el sintético de algunos oportunistas estatales burocraticos, estáticos e impuros.

Hegel anuncia así y, Marx lo sintétiza e interpreta oportunamente a posteriori , las primeras líneas de una diferenciación determinante entre la certeza sensible y la percepción intelectual-moral. La certeza sensible quiere aprender el “esto”, pero esa no es su verdad, esa es sólo su opinión, su verdad es lo universal, por lo cual ella no aprehende lo verdadero, además agrega Hegel como consecuencia de lo antes dicho “En cambio, todo lo que para ella es lo que es, la percepción lo toma como Universal.

El principio de la percepción socialista, que es la universalidad, “surge” a nosotros, lo cual hace una diferencia que nota, con respecto a la certeza sensible, o sea, que “...Nuestro aprehender la percepción, no es ya un aprehender aparente, como era el de la certeza sensible, sino necesario y vivido. En el acto en el cual el principio surge, han devenido ya, contemporáneamente los dos momentos los cuales solamente a su parecer salen o vienen fuera: el uno, el movimiento del indicar; y el otro, el movimiento mismo, pero como algo simple; el uno el percibir, el otro el objeto. La experiencia de la conciencia del socialismo concretamente cientifico.

Así la certeza sensible muestra, como lo demostró, una estructura doble, que le determina su comportamiento particular, actuando como si su relación con la realidad fuese inmediata, y, en consecuencia, opina acerca de esta realidad y, acerca de lo que considera su verdad. En el otro lado el contenido de la certeza, lleva implícito la subsunción de ese contenido en las formas lingüísticas o universales más que de politicas que permiten pensarlo-expresarlo, entonces, la certeza sensible al decirse, se transforma en la imposibilidad factible de realizarse como certeza sensible y concreta. Es por eso, por lo que su verdad es su universal; el lenguaje funciona con universales.


Esencia o, la verdad de la certeza sensible es el puro "Ser": lo esencial es precisamente que la cosa es, puro "Ser socialista" o simple inmediatez factica. Pero, por otra parte, la conciencia que es un puro este, sabe lo singular, lo singular sabe lo singular y de allí lo universal. La verdad o la esencia de la certeza sensible para ella misma, es, entonces, el puro "Ser"; pero este es inmediatez, frente al cual se encuentra el este, que es un singular, así, de lo inmediato sabe el singular. Es por ello por lo que Hegel dice que en esta relación de la certeza sensible, lo que hay es pura relación. Para la certeza sensible, la esencia no está ni en el objeto ni en el yo, de ello ha hecho experiencia. La esencia de la certeza sensible es ella como totalidad, no lo es uno de sus momentos.

Por lo tanto, es la certeza sensible la que persiste en sí misma como inmediatez, en su totalidad, excluyendo toda oposición, y ello es lo que constituye su esencia.La esencia de lo socialista.

Así, las distintas figuras en las cuales la conciencia se fenomeniza son tomadas como objeto de la exposición. Además, ese primer modelo de saber, --aparente,-- la certeza sensible, es para Hegel, y posteriormente para Marx el primer paradigma que nos sirve para pensar el objeto, pero al mismo tiempo es el primer modelo, de conciencia, o de estructura de ella, y su primigenia aparición tiene el doble sentido de ser el modelo más sencillo, o concepción intelectiva diseñada-construida, con el modelo lógico sencillo que aparece en la historia intelectual de Occidente, antes que otro modelo. Por eso es tan difícil el despoje nacional de la lógica occidental del capitalismo colonialista opresor como modelo de subdesarrollo impuesto a través de siglos de injerencias métodicas cientificas.

En la Fenomenología del Espíritu, Hegel va mostrando la dialéctica interna del espíritu, esto lo capto Marx hasta llegar al comienzo del filosofar de allí su dura crítica en la Misería de la Fílosofia. La fenomenología describe el devenir de la conciencia desde el conocimiento sensible, hasta el conocimiento absoluto; el absoluto es la superación de la distinción entre sujeto y objeto, a medida que existe un sujeto existe también un objeto y a la inversa, lo cual significa que todo conocimiento es también autoconocimiento, como etapas para una historia del alma que deviene espíritu; mostrando así como se constituye el absoluto real, el espíritu. "Estamos haciendo historia, la construcción de un partido -político- desde las bases del pueblo" H. Chávez F. 10-04-10 Venezuela.
Así -la filosofía,--representa la teoría del conocimiento para el pretendido socialismo y, el camino ascendente hasta lo absoluto; la lógica, en cambio, que describe el devenir de lo absoluto como idea, representa la metafísica, o la ontología, de Hegel que, completada con los desarrollos de la Enciclopedia, supone el sistema completo del saber: lógica o ciencia de la idea en sí, filosofía de la naturaleza o, ciencia de la idea fuera de sí; y filosofía del espíritu, o ciencia de la idea que vuelve a sí. Y que posteriormente Marx cristalizara en método dialético histórico -teoría- y Lenin concretaría con el total Estado proletario.

“La Fenomenología del Espíritu, significa una suerte de crisis interna que quiebra la solidez del sistema y a la vez interrumpe sus relaciones internas, como resultado de un meticuloso diálogo hegeliano con la filosofía kantiana, de donde recoge su exigencia critica, pero radicalizándola hasta su propia inversión: mediante el señalamiento de contenidos no-mediados y presuposiciones, que del intento del pensamiento moderno de fundamentar el conocimiento y la episteme científica, culmina en Kant.”1

Es así entonces, como revisando los modos del saber. Pensar es distinto a conocer. Conocer es conocer lo que las cosas son, por dentro y por fuera, es decir, más alla de lo que aparentan asimple vista, "Más allá del Capital" ; tiene un momento esencial que se refiere a las cosas, es lo que Kant llamaba, “conocimiento trascendental”. Hegel distingue la mera información historia y, el conocimiento conceptual, en el cual yo tengo los conceptos de las cosas; esos serían las ciencias en que hay un efectivo saber, pero hace falta un saber absoluto, el cual es un saber totalitario. Por ser absoluto no puede dejar nada fuera de sí, ni siquiera el error, incluye el error en tanto que error. La historia ha de ser eso; tiene que incluirnos todos los momentos del espíritu humano, hasta los momentos de error, que aparecen como tal desde la verdad.

En conclusión, el Absoluto es superación de la distinción entre sujeto y objeto, no sólo en la perspectiva clásica, sino en el mismo idealismo alemán, y por analogía comparada del venezolano; a medida que existe un sujeto existe también el objeto y, a la inversa, lo cual significa que todo conocimiento es también autoconocimiento. Estas etapas son ampliamente descritas en la Fenomenología, historia del alma que deviene espíritu; mostrándolas, muestra también cómo se constituye el absoluto saber real. El espíritu.

El conocimiento y la autoconciencia, que todo es uno, surgen con la certeza sensible, como conocimiento o conciencia inmediatos: “yo, éste conoce esta cosa, aquí y ahora.” Este conocimiento lo es sólo en apariencia y, la certeza que aporta no es más que falsa certeza; su sino es convertirse en su contrario. El entendimiento, no obstante, logra unificar lo sensible, capaz como es de hallar lo que de sustancial y permanente hay en la percepción. Por eso la revolución socialista es del entendimiento para la comprensión en la conciencia.

Del reconocimiento de esta capacidad de organizar objetos, nace la conciencia como autoconciencia y aparece la subjetividad. Este sujeto percibe que la “cosa en sí,” y, el conocimiento no son dos cosas distintas, sino que se vuelve consciente de que no hay objeto alguno no configurado por el pensamiento y, no hay pensamiento que no esté inmerso en el objeto (en la naturaleza y en la historia) y, de que no hay certeza alguna de nada que no esté mediado por la reflexión. Con la presencia del sujeto surge también el deseo; conocer es desear: conocer el objeto para poseerlo y, poseyéndolo, confirmarse como sujeto y como autoconciencia. Por ello la revolución empieza en la propia conciencia en uno mismo.

Sólo otra conciencia y no un mero objeto, puede satisfacer este deseo de conocerse como sujeto: sólo se es autoconciencia si se es reconocida como tal por otra conciencia; con lo que deja de ser sujeto para convertirse en objeto, o mejor, sólo en esta negación de sí misma es medida por otra verdadera autoconciencia. Así llega la conciencia, --no sin antes pasar,--- como conciencia desventurada, --¿la transición hacia el socialismo--? por el trance de no saber superar la contradicción de las dos conciencias, a convertirse en razón. Socialismo concreto, cientifico.

La razón es la conciencia que se reconcilia consigo misma, alcanzando así el convencimiento de que ella es la realidad y, con esto la certeza, encontrando su propio lugar en el mundo. “A la razón incumbe no sólo expresar la realidad a través del pensamiento sino, también hacer que la realidad devenga pensamiento, o realidad objetiva. Dejar de ser espíritu objetivo.” 2

Y, al ejercicio de la voluntad de la razón su materialismo útil.

La dialéctica que acompaña al espíritu de Hegel es lógica, así retomada por Marx, es una dialéctica de la razón pura; el espíritu atraviesa una serie de estadios antes de llegar al saber absoluto. En el comienzo de la filosofía esta el ser. Aquí empieza la filosofía, con el Ser.

La dialéctica no es un paso de la mente por varios estadios sino un movimiento del ser. Se pasa necesariamente de un estadio a otro y, en cada estadio está la verdad del anterior, ---recordando el sentido griego de la verdad =alétheia,= estar patente;--- en cada estadio se patentiza, se hace manifiesto el anterior, absorbido, es decir, a la vez conservado y superado. Elevado ahora mejorado.

Al final de la Fenomenología del Espíritu se llega al comienzo absoluto del filosofar: el Ser. Este Ser, es el Ser puro, el Ser absoluto. El Ser es indefinible; porque tendría que entrar en la definición, pero se dice de el algunas cosas; el Ser es lo inmediato indeterminado, esta libre de toda determinación frente a la esencia simplemente , Es.

Este Ser no tiene nada que pueda diferenciarlo de lo que no sea él, puesto que no tiene ninguna determinación; es pura determinación y vaciedad, si tratamos de intuir o de pensar el Ser, no intuimos nada; si no fuera así, intuiríamos algo, y, no seria entonces el Ser puro.

La lógica de Hegel es una dialéctica del Ser, un lógos del "on", del "ente"; por tanto onto-lógia. La lógica hegeliana es pues metafísica. En esta dialéctica en cada estadio está la verdad del anterior y, la suya está en el siguiente, así la verdad del Ser estaba en la nada y, la de la nada en el devenir. Y la verdad del devenir, no estará tampoco patente en sí mismo y, así continua por su inexorable necesidad ontológica, el movimiento del ser en los estadios ulteriores de la dialéctica. Metafísica del socialismo para su real epistemologia necesaria.

“El contenido del representar es el espíritu absoluto; lo único que aún resta es la superación de esta forma o, más bien, ya que esta forma pertenece a la conciencia como tal, su verdad debe haberse mostrado ya en las configuraciones de la conciencia.”3

La meta es la revelación de la profundidad y, ésta es el concepto de absoluto, superando su propia profundidad su extensión, la negatividad de este yo que es dentro de sí, su enajenación o su substancia. La meta el saber absoluto o el espíritu que se sabe así mismo como espíritu tiene como su camino el recuerdo de los espíritus como son en ellos mismos y como llevan a cabo la organización de su reino.¿ El concepto del socialismo venezolano en su constante reafirmación y evolutivo devenir?

Es la historia , cuando se ve por el lado de lo manifiesto contingente, pero visto por lo conceptual es la ciencia del saber que se manifiesta. Lo verdadero es el todo, pero el todo, es solamente la esencia que se completa mediante su desarrollo; es por lo cual , que de lo absoluto hay que decir que es esencialmente resultado, que sólo al final es lo que es en verdad, y en ello precisamente estriba su naturaleza, que es la de ser real, sujeto o devenir de sí mismo.

El puro conocerse a sí mismo en el absoluto ser otro, ese éter es el fundamento y la base de la ciencia o el saber en general.

Pero lo que se refiere al Ser allí de este concepto, la ciencia no se manifiesta en el tiempo y en la realidad antes de que el espíritu haya llegado a la conciencia sobre sí. Es por tanto, que el espíritu que es en y para sí, diferenciado en sus momentos, es saber que es para sí el concebir en general, que como tal no ha alcanzado aún la substancia o no es en si mismo saber absoluto.

El Espíritu Absoluto es una síntesis del espíritu subjetivo y el espíritu objetivo y, también de la naturaleza y el espíritu, con un común denominador o fundamento de todo lo demás, el absoluto, que es en sí y para sí. Es el pensar sistemático en que cada cosa es verdad en función del sistema ; de la articulación que cada cosa tiene en su Ser con el espíritu absoluto, como lo que funda las otras cosas. El método de la razón para el socialismo meridional.

El absoluto es presente a sí mismo; y ser presente a sí mismo es el pensamiento, ya que el Ser actual de las cosas es el pensamiento patente.

El absoluto sólo puede existir deviniendo para así llegar a ser algo. El Ser en sí. La verdad de algo es Ser en sí, lo que ya era en principio absoluto. La esencia, lo que hace posible que una cosa sea. El absoluto, que es la fuente de todo hacer, deviene por sí; por eso la idea es libertad. Y, por último, el saberse el absoluto es la filosofía., como el absoluto en cuanto se sabe.

Los tres estadios del espíritu absoluto son el arte, la religión revelada, y la filosofía...y su comprensión se implica través del socialismo real. La ciencia socialista.


arteawao2003@yahoo.es

*Escuela de Fílosofia Universidad Central de Venezuela

Notas de pie de pagina:

1: Pagallo F, Giulio. El concepto de “saber Aparente” o la Ilusión del Método. Cuadernos de Praxis 1, Publicación Escuela de Filosofía, UCV. 1998. Interpretación del documento.

2: Hegel, G.W.F., Fenomenología del Espíritu. FCE, México 2003, interpretación de pp.64 a 74.

3: Hegel, G.W.F., Fenomenología del Espíritu. FCE, México 2003, p. 461


_____________________________________________________________________

Bibliografía:


García Lazo, Vladimir. Seminario I, II, III. Fenomenología del Espíritu, UCV, 2006


Kant, Immanuel. Crítica de la Razón Pura y Metafísica de las Costumbres

G.W.F. Hegel, Fenomenología del Espíritu, FCE, México 2003.

Marx, Karl. El Capital

G.F. Pagallo, Saber Absoluto y Saber Aparente, Cuadernos de Praxis 1, Escuela de Filosofía, UCV, Caracas. 1999.

J.R. Herrera, Génesis y Estructura de la Filosofía de Hegel, Cuadernos de Praxis 2, Escuela de Filosofía, UCV. Caracas 1999.

H. Marcuse, Razón y Revolución, Alianza Madrid.1989.

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999


Proyecto Nacional Simón Bolívar, PNSB, 2007--2013







Esta nota ha sido leída aproximadamente 3931 veces.



Alejandro Álvarez Osuna*


Visite el perfil de Alejandro Álvarez Osuna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alejandro Álvarez Osuna

Alejandro Álvarez Osuna

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a98648.htmlCd0NV CAC = Y co = US