¿Obediencia ciega? (¡ni por el carajo!)

Permítanme recurrir a un viejo cuento acerca de la "obediencia". Siempre se ha creído que el Soldado Alemán, cumplía "ciegamente" una orden emitida. Resulta que visitando Alemania de la post-guerra, estaban en un cuartel de visita una comitiva de soldados Argentinos y Brasileros, los tres Generales hacían alardes de los logros de sus disciplinados subalternos, el caso es que decidieron poner a prueba la "obediencia" de la tropa.

El General Alemán, llamó a un soldado y cuando estuvo "firme" frente a él, le dio la orden de que sacara su arma y se pegara un tiro, acto seguido, el soldado hizo la consabida "venia", saco el arma y se pegó un tiro en la sien.

Esto consternó a los otros dos Generales, el General Argentino, "entró por el aro", llamó a uno de sus acompañantes, y lo mismo, el soldado se cuadró y obedeció la orden, sacó el arma de reglamento y se dió un tiro en la "zabiola"... el General Argentino, tragó saliva, pero no quedo mal ante el General Alemán.

Le tocó el turno al General Brasilero, llamó a un soldado de su comitiva, el soldado igual que los demás se cuadró y espero la orden, con voz resuelta el General, vociferó y dio la misma orden, que diera el Alemán y el Argentino a sus respectivos subalternos... ¡Soldado, saque su arma y péguese un tiro!... hubo un silencio de los que llaman "sepulcral", el soldado Brasilero, se cuadró hizo la venia y contestó a su superior: General, son las seis de la mañana ¿y ya anda rascado?

Perdonen el cuento y a quienes involucra, no es la idea menoscabar ninguna nacionalidad, pero el ejemplo es válido, para conceptualizar el título de la presente opinión, muy humilde por cierto.

Estoy, "patria o Muerte", con el Proces que lideriza el Comandante Chávez, jamás traicionaré, desertaré o saltaré la talanquera, pero carajo es imprescindible que entremos en una profunda reflexión acerca de la obediencia... algunos de los que están durmiendo hoy por hoy en la parte de arriba del gallinero social en que vivimos, se olvidan que nos están "cagando" de lo lindo a los que dormimos en la parte de abajo de éste todavía maldito-gallinero.

Supongo que debe haber una razón muy poderosa para la sustitución del Compañero Samán y peor aún el que no se le tenga en cuenta hasta hoy, su postulación a la Asamblea, en mi caso, ¡carajo!, y recurriendo al cuento, no estoy dispuesto a "pegarme un tiro", para demostrar mi "obediencia-ciega"... quien tenga que responder, que lo haga y lamento que el Comandante Chávez, no se haya pronunciado sobre el problema... es obvio que no lee los comentarios que Aporrea recoge de "las gallinas que dormimos abajo" en este gallinero.

Estoy claro, que estamos en una etapa de transición, sería estúpido exigir cambios que solo podrían darse mediante una Revolución-Violenta, cosa que no deseo y además no conviene, pero, (y perdonen la expresión) ¡coño!, quienes estamos recibiendo desde hace 11 años las "cagadas" de quienes están en el entorno del Comandante Presidente Chávez, nos estamos cansando y merecemos una satisfacción... obediencia sí, pero la "obediencia-ciega" no puede formar parte del Socialismo que queremos desarrollar.

¡Patria, Socialista o Muerte... tenemos que Vencer! (merecemos saber toda la verdad).


gervasioarti@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3081 veces.



Gervasio Artigas


Visite el perfil de Gervasio Artigas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: