Para José Sant Roz, con relación a su artículo: Mario Silva: Coja palco y léase esto, sobre el PSUV en Mérida

Sería interesante tener la capacidad innata que tiene usted, José Sant Roz, para determinar a ciencia cierta quién es escuálido, adeco o copeyano dentro de las filas del PSUV. Me imagino que debe ser un poder sobrenatural como el que tienen los súper héroes de caricaturas, que no le deja ningún lugar a dudas ya que se convierte en juez, jurado y verdugo de cualquiera que así lo considere, como poseedor de la verdad absoluta.

Tal es el caso del gobernador del Estado Mérida, a quien usted se ha dedicado a calificar de escuálido y copeyano tantas veces como ha podido, porque claro José Rodríguez –vamos a dejar la ridiculez de los seudónimos- a diferencia de Marcos Díaz Orellana no tiene un pasado cuarto republicano. No. Usted nació siendo chavista (y comunista, por obra y gracia del espíritu santo). Y cada reunión cotidiana que como primera autoridad del estado realiza con alguna figura de la oposición que lamentablemente se encuentra en un cargo público es prueba fehaciente para usted de que el líder de la revolución en el estado Mérida está conspirando. Me imagino que el día de mañana si Chávez se reúne con Uribe usted lo calificará de imperialista o conspirador.

Sin embargo, su capacidad de pitoniso sobrepasan los límites del entendimiento humano cuando agrede al Ministro Rafael Ramírez, cuadro probado y comprobado del Comandante Chávez (rojo, rojito pues), quien ha sido el único junto con su enviado Luis Martínez que ha puesto orden al PSUV en Mérida. Y usted lo compara con Gonzalo Barrios y Alfaro Ucero.

Otro caso que me llama la atención es su ensañamiento con el camarada Gabriel Hernández. Un joven revolucionario que si como usted dice se ha `proyectado imparablemente’ ha sido por el reconocimiento de los militantes del partido por su trabajo incansable en pro de las comunidades emeritenses. Ese “adeco” -según su perspectiva- fue formado en Cuba y ha demostrado su inquebrantable lealtad al Presidente Chávez. Trabajó desde propulsor en la conformación del PSUV en el estado y ha sido vocero de batallón, Delegado del Congreso Fundacional, Miembro del Buró del estado y Delegado del Congreso Extraordinario no porque lo nombró nadie a dedo, sino porque se lo ha ganado con los votos chavistas. ¿Candidato a la AN? Y, ¿por qué no? ¿No tiene méritos? Ah, no cierto. Se me olvidaba su poder sobrenatural que descubre que todos somos escuálidos. (Excepto usted por supuesto).

Para colmo de males, ahora usted se pretende proyectar con la página web ensartaos.com. Ahí utiliza el seudónimo de rrr para despotricar del Gobernador, de Gabriel y de otro camarada que ha demostrado su compromiso revolucionario y se ha ganado los espacios dentro del PSUV con los votos de las bases, Javier Trejo. Porque mientras usted escribe que es “muy cuestionado por su gestión como registrador” el gran colectivo reconoce su gestión como socialista, de apertura de los espacios de gobierno para el pueblo y para muestra la multitudinaria concentración que hicieron los militantes del PSUV en el Municipio Libertador del estado Mérida para apoyar su auto postulación el día miércoles próximo pasado.

Dicho sea de paso, en dicha página web publica usted una foto de 1995 donde aparece cerca de Chávez, demostrando ser usted indudablemente el Non Plus Ultra de la revolución. Parece que se le olvidó los artículos que usted publicó en contra del Comandante. Pero yo le traigo uno de recuerdo. Desde ese entonces debió usted dejar de escribir, José Rodríguez. Porque ya nos dio asco de leer.

“El que tenga ojos, que vea tu cinismo, Chávez”

Por José Sant Roz, Diario Frontera, 15/09/99.

“No tiene en la cabeza sino citas bíblicas y bolivarianas como Luis Herrera refranes. Hugo Chávez equivocó su vocación, que es la de ser ministro evangélico. Ir por los vecindarios de traje negro con una Biblia bajo el brazo. Prefirió la política aunque lo de evangélico lo lleva en la sangre. Adán, su hermano, también parece evangélico, más parco, más sobrio y con cierto aire de visitador médico o vendedor de seguros. Por otro lado, Hugo no puede ver a un obispo porque junta las manos para orar, pide la bendición, besa el anillo, y si le dan chance se echa sobre los pechos de estos fornidos tragadores (en total estado de recogimiento). A veces da miedo, no sea que se eche al suelo de rodillas y abrace con furia las piernas de estos politiqueros y los derribe. Los obispos que no tienen pelo de tonto, gozan un níspero abrazándolo (para después pedirle). Tiene otro detalle Hugo, que respira beatería de lo más ramplona: la de hacerse el llorón, la de procurar excitar el moco y las lágrimas. El que tenga ojos que vaya viendo. Casualmente, casi todos los portentosos ministros evangélicos han resultado unos notabilísimos tracaleros. Es que ya el vivir de lo que nos espera en la otra vida implica un timo, una estafa. El que tenga ojos que siga viendo. Recordemos el principio, cuando dijo que no había nada que celebrar con su triunfo porque muchos niños hambrientos dormían bajo los puentes. En cuanto Hugo cogía el micrófono nos ponía los pelos de punta contando historias horribles como la de aquella mujer que llegó a Palacio a medianoche con su hijo muerto en los brazos (porque buscaba una medicina que nunca encontró). Empezó con aquello de los niños de la calle (y un montón de vivos se pusieron a buscar a estos chamos para ver cómo los negociaban con el Estado). Los gobernadores, viejas ricas, rectores y vicerrectores se volvieron ardorosos filántropos. Fue como un huracán de pajas de esas que el Presidente siempre tiene en la boca (o en el ojo), pero ni compraron casa alguna ni recogieron carajitos realengos y hoy ya nadie se acuerda de aquellos agites. Después el Presidente incursionó en caminos santos que ni Marco Aurelio con toda su sabiduría… Dijo que convirtieran su sueldo en no sé cuántas becas para estudiantes brillantes porque a él no le hacía falta ese mundo terrenal. Que ni la madre Teresa. Yo todo eso me lo tragaba con respeto profundo y lo único que me daba miedo de sus visiones es que nos cantara el himno nacional. A veces mi mujer me encontraba histérico, inánime, petrificado ante el cajón del televisor oyéndole. Qué tío, Dios mío. A mí ya no me interesaba el conocimiento de nada, porque en verdad teníamos un Mesías. Sólo los que viven en el pasado se negaban a enterarse. Mi mujer se estaba molestando conmigo porque yo, que jamás me había interesado por la política, comenzaba a recorrer pueblos como Pedro el Ermitaño, hablando con delirio de Bolívar (que lo conozco más que Chávez). Y me enfrenté a ella diciéndole que había un hombre con destino y que un hondo llamado interior me invitaba a participar del lío constituyente. El resto ya lo he escrito. Pero lo del acabose ha sido esa diarrea de costosísimas vallas (de mil millones de bolos) con lo de “El que tenga ojos que vea”, como si todos tuviésemos los ojos llenos de basura y no nos pudiésemos enterar de la criminal bajeza, la estupidez y ridiculez de sus palabras, de sus poses considerando que a cuántos niños de la calle no se podrían atender con ese derroche de billetes. Cuánta hambre no se mitigaría, cuántas casas no me comprarían para atender a los muertos de hambre, sin la intervención hipócrita de rectores o gobernadores. Y lo más horrible es la difusión de 30 millones de kinos chavistas en un pueblo diezmado, envilecido, inutilizado mentalmente por la letrina de las loterías. Lo más excrementicio y burdo elevado a la categoría de sagrado y revolucionario. Cada vez que veo esa valla se me subleva la sangre y veo cuán imbécil fui creyendo en las memeces de este nuevo badulaque.

Yo estoy contra Chávez y contra su mujer metida también a princesa, y estoy dispuesto a hacerles la más decidida oposición, por la estafa tan incruenta que hicieron a los sentimientos de todo el mundo. Horriblemente fea y caduca, artificial y falsa he visto en El Nacional a la primera dama, con ese lánguido peinado, rodeada de las cacatúas primerizas (hediondas a perfume caro) de los mismos sultanescos saraos, con las Tudela, las Ramia, las Atencio, las Maisto, Valentiner, Pemarola y Stiegler, Wilkinson, Michele, Viglonis. ¿Cuál revolución? En el mismo Tamanaco Intercontinetal degustando los terrine de foie-gras con mermelada de higos, seguidas de tartaleta de salmón y mero con muselina de estragón acompañada de lechugas y queso de cabra caraqueña. De postre: chocolate y pistacho en salsa de café. Hay que sacar a estos autócratas y monstruosos farsantes del gobierno. Yo sí aspiro a encontrarme en la Constituyente para solicitar que sean echados a patadas en Presidente y sus empleados y que ese palacio de Miraflores sea incinerado para que allí no se siga contaminando de idiotez todo aquel que se instale en la suprema Silla… Berta”.

¿Quién es el adeco entonces?

(*) Militante del PSUV en Mérida.

oscarg272@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6699 veces.



Oscar González (*)

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: