(Malthus a la Carga)

Las Desgracias Sociales Oxigenan el Capital

“Thomas Robert Malthus   (13 de febrero de 1766 - Bath, 23 de diciembre de 1834) fue un economista inglés, perteneciente a la corriente de clásica de pensamiento, considerado el padre de la demografía.

Thomas Malthus sostenía que la pobreza de las masas era simplemente consecuencia del instinto de reproducción del hombre, y no dependía de los síntomas y condiciones sociales de la época.

Malthus registró en su obra la lucha entre la capacidad humana de reproducción y los sistemas de producción de alimentos, la cual consideró que sería perpetua. Pese a que la progresión del crecimiento de la población fuese mayor a la de los sistemas de producción alimenticia (sic) (medios de subsistencia), a largo plazo entrarían en juego poderosos frenos. El freno positivo (la población podría frenarse por la guerra, el hambre, las plagas o las enfermedades) y el freno preventivo (la restricción al crecimiento de la población por "la prudencia y la prevención", esto es, por la abstinencia sexual o el retraso de la edad del matrimonio cuando la pareja consiguiera acumular cierta cantidad de dinero u otros recursos)”.  De Wikipedia, Internet. Negrillas adrede.

Sólo para introducir un hito expositivo: Afganistán, Irak, Haití, Grecia, España y ahorita mismo Chile. Estos países o mercados capitalistas se han visto afectados súbitamente,  envueltos en depresiones económicas,    en  sus demandas y ofertas de  poblaciones y medios de producción venidos a menos, en   una mezcla informe de desgracias naturales y connaturales o sociales.

Tales “desgracias” son las que recogió el Clérigo Malthus a título de soportes para sus alarmantes, desacertadas, históricas  y acientíficas elucubraciones demográficas. Tal vez fueron transitoriamente válidas dentro del marquito de las posibilidades feudales todavía agonizantes  en el siglo XVIII al que pertenecía este renombrado investigador inglés.

Desde el mismo final siglo XVIII y mediados del SXIX todos los efectos materiales de aquellas desgracias socionaturales, valga  el pleonasmo,  se trocarán  en nuevos mercados para la repotenciación de capitales dormidos o rezagados ante el acortamiento progresivo del grande y único mercado mundial ya penetrado por los intereses burgueses.

De allí que es razonable inferir que en su  desesperación subjetiva los principales dueños de las más poderosas y capitalizadas  compañías industriales modernas  se acogen y aplican sin restricción alguna la conseja maltusiana. Y es así cómo no paran mientes en estimular beligerancias diplomáticas tendentes a querellas susceptibles de belicosas confrontaciones.

Las armas, la logística y la destrucción de medios de producción y reducción de demandantes insolventes les vienen al pelo y encajan perfectamente en la procusta solución que el rezagado Malthus por desgracia les bridó en bandeja de plata.

Pero no se trata de predicciones maltusianas ni mucho menos. De lo que se trata es de que cada vez que se abre un mercado nuevo ora porque surgen innovaciones tecnológicas  sustitutivas de bienes y servicios imperantes, ora por semejantes desgracias, obviamente el mercado   se renueva, se reoxigena,   y en ello    va y le seguirá yendo la férrea continuidad  a    un sistema que,  cual Ave   Fénix,  aprovecha cada desgracias socionatural, las convierte involuntariamente en foco de inversiones burguesas o lucrativas  a favor de su  siempre insaciable apetito  de crecimiento y centralización de capitales.

marmac@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2237 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: