El Socialismo debe execrar a los políticos que reflejan culto a la personalidad

Basta con ir a sitios más pobres de las comunidades y conseguir muchos ejemplos de políticos que se hacían llamar compatriotas. Con falsas promesas, fueron amalgamando grupos de electores y lograron acceder al poder político. Hoy una mayoría del pueblo con tristeza y con el amargura de hacer sido utilizado y una minoría, con ciega inclinación ante la autoridad del personaje, ponderan excesivamente su merito y los favores. Se inclinan ciegamente ante su autoridad, en el culto de la personalidad; como un fetiche.

Son obstáculos que tiene que vencer el nuevo político socialista, que tiene que sufrir cuando el pueblo esputa en su cara, la negativa de volver a creer en las mentiras. Sin embargo, el pueblo vuelve a creer; porque nunca pierde la fe y la esperanza. La base teórica del culto a la personalidad, radica en la concepción idealista del comportamiento de muchos políticos, completamente divorciada de la acción de las masas de pueblo, que ellos creen que coincide con los deseos y la voluntad de hombres y mujeres que son caudillos, héroes e ideólogos destacados. Triste es también el papel de algunos teóricos de la política y medios de comunicación, al atribuirle un valor absoluto al papel eminente de personalidades en la historia, que no merecen.

Aunque Paul Sartre, dijo: son mayores los fracasos históricos de los seres humanos, que los aciertos. Pero a la luz de los actuales conocimientos, herramientas innovadoras y recursos con que se cuenta; se puede inferir que es el momento oportuno del socialismo. Y mediante la tecnología como táctica, puede surgir en cualquier rincón de nuestra patria, un compatriota que consolide los fundamentos prácticos de la experiencia colectiva con la teoría desarrollada por la revolución bolivariana. Porque es imperioso consolidar los fundamentos teóricos del Socialismo del Siglo XXI; porque el enemigo no duerme. Es evidente no cometer los mismos errores al culto a la personalidad que cometió Stalin en su intento de cambiar la naturaleza del socialismo, con consecuencias negativas significante en el desarrollo de la sociedad soviética.

El nuevo sistema de Educación para lograr la justa educación de las masas, debe de evitar el culto a la personalidad, para incentivar la iniciativa e incrementar en el venezolano la responsabilidad por el bien común. En ello va implícito el desarrollo de la democracia en su verdadera esencia real aparente. Y para analizar la estructura sicológica de la democracia con respecto al culto de la personalidad, Fromm dice: La personalidad no es fruto casual del azar, la personalidad es, una buena medida, una creación social.

Es menester que los Politólogo estudien la relación del culto de la personalidad y la sociedad, con la finalidad de promover cambios reales aparentes en las representaciones absolutas para crear conciencia, porque de igual manera como los seres humanos tienen necesidades fisiológicas, de la misma manera tiene necesidades sicológicas, de gran significancia para resolver el problema de la seguridad ciudadana, desarrollo personal, relaciones sociales y otros. Considerando otros factores y sobre todos los de índices económicos, de suma importancia para reconstruir las estructuras sociales que requiere el Socialismo del Siglo XXI, con el objetivo de conciliar la individualidad con lo colectivo. Y mediante relaciones espontaneas entre humanos y medio ambiente, crear grupos sociales con objetivos comunes.


basilioalezama@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1671 veces.



Basilio A Lezama


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: