2010 año de definiciones...

Este año 2010 se presenta para Venezuela como un año muy importante en cuanto al avance en puntos estratégicos hacia la consolidación del proyecto socialista que de la mano de Chávez se encamina hasta lograr su consolidación definitiva, por otra parte, la oposición venezolana, vinculada y guiada por las maquinarias imperialistas se preparan para generar todo el ruido posible, desestabilizar al país y todo lo referente al ensayo socialista, en este sentido actúan en perfercta concordancia con los prejuicios que nos frena para avanzar hacia la proletarización de nuestro accionar político. Flajelos como el de la corrupción, el burocratismo y las ancias por la riqueza individual se juntan en el desarrollo de la cultura de la dominación que nos socava.

Para la derecha, el solo hecho que el presidente, según datos de IVAD, sobrepase el 60% de apoyo y el PSUV esté por encima del 32%, evidentemente esos números indican con claridad que en el ámbito electoral la derecha está en condiciones de minusvalía, eso no significa que no intentarán consolidar una fórmula que les ayude en este sentido. Esto inexorablemente activa un conjunto de acciones en donde la revolución enfrenta un momento dificil, entre otras cosas porque en su búsqueda permanente por un perfil mucho más definido, las situaciones internas se exacervan y solo el liderazgo de Chávez podrá imponerse, de allí que los ataques contra éste serán cada vez más agudos.

Desde hace un buen rato hay quienes se proponen aplicar su estrategia individualista y profundamente enfrentada a la propuesta socialista de Chávez, sin duda que Chávez define y ante una situación con estas características, la presencia en la práctica de la propuesta chavista es de vital importancia y eso lo sabe la burguesía y el imperio. El PSUV tendrá que definir sus candidatos para la Asamblea Nacional, encontrar la fórmula que permita seleccionar a verdaderos socialistas y no a impuestos por la burocracia estatal; muchas de las veces comprometidos con grupos de poder político y económico más que con la revolución y el socialismo. Es injusto comerse el cuento de que es malo que sea Chávez quien escoja los diputados, pero dejarle esta función en la práctica a un gobernador o alcalde es una aberración...insisto, los soldados que estarán en la Asamblea Nacional deben ser escogidos por el comandante y también se debe usar un mecanismo de avaluación distinto al de ahora, es decir, la mera escogencia interna en elecciones no basta, hemos tenido experiencias que en la práctica nos aleja del verdadero sentido transformador y eso no puede continuar. Todos sabemos las situaciones que se presentan en todo este tipo de selección, presiones, compra de votos, populismo, etcétera, pero muy pocas ideas lo cual arrastra hacia el parlamento el anquilosamiento que aleja a estos personajes de su principal misión: hacer la legislación socialista.

La derecha está muy atenta al mecansimo que use el PSUV, si no es el adecuado, seguiremos con una Asamblea que a pesar de tener mayoría aplastante, en la práctica la creación de leyes no es la mejor muestra de eficiencia y eficacia política; por otra parte se hace necesario dinamizar esa Asamblea Nacional, si los nuevos asambleistas no llegan a esa instancia para transformar la forma y el fondo en el proceso de elaboración de leyes y si no logramos que allí se produzcan leyes socialistas, si esto fuere así, estamos perdidos y correríamos el riesgo de entrar en una peligrosa etapa de estancamiento que nos pudiera adormecer hasta llevarnos a un abismo insalvable. En la práctica desde hace rato se vienen perfilando las fórmulas para la escogencia de los nuevos diputados propuestos por el PSUV, hay quienes presentan fórmulas inverosímiles, hay otros, los más serios, que más allá de fórmulas presentan mecanismos e ideas para hacer de la Asamblea una institución donde se haga la revolución, no donde se frene la misma, por allí tienen que ir los tiros. El tema legislativo cobra importancia capital, entre otras cosas porque se trata de instaurar la nueva legalidad que derrumbe por completo la legalidad burguesa instaurada y para lograrlo el esfuerzo es duro. Todos sabemos que desde el mismo momento de la constituyente de 1999, la oligarquía movió sus tentáculos para dejar agazapados los principios de su legalidad en la nueva constitución, además, en estos diez años, pese al esfuerzo, la legalidad burguesa sigue intacta en muchos ámbitos. Sobre estos temas el presidente viene fustigando desde hace tiempo, no obstante, la fuerza de sus planteamientos choca con una estructura burguesa aún fuerte y que tiene un importante reflejo en la actuación pequeño burguesa de muchos de los que cumplen papeles o roles de dirección, esto se refleja en el comportamiento institucional del viejo estado que con su dinámica amenaza ahogar en mero intento la posibilidad revolucionaria y socialista en la patria de Bolívar.

Se preveé que el 2010 será un año de mucha confrontación en este sentido, ojalá sea así, los socialistas necesitamos de esa confrontación franca y abierta, si ello ocurre la quinta columna se ve obligada a definirse, no obstante, la derecha intentará debilitarnos para obtener una buena representación en la Asamblea Nacional, por su parte, la derecha interna intentará dentro del PSUV colocar a sus cuadros en esa instancia legislativa para frenar el avance al socialismo, con el sempiterno discurso del “ya va”, “vamos muy rápido”, “necesitamos tiempo”, “hay que madurar las ideas” y un sin fin de etcéteras que argumentan los timoratos y temerosos a avanzar hacia el socialismo. Quien desconozca este escenario ni siquiera está viviendo en la tierra o su ingenuidad llega al extremo. El comandante está dando su batalla de ideas, exponiendo al colectivo y al mundo nuestra vía al socialismo bolivariano, falta que el pueblo, ese mismo que salió el 13 de abril, el mismo que extremeció al país en febrero de 1989 ante la aplicación de las políticas neoliberales de Pérez, ese mismo pueblo que ha dado la batalla siempre, pero que esta vez organizado, estructurado en un partido, estructurado en los mecanismos de la revolución, eche de una ves por todas todo vestigio de la derecha dentro del proceso revolucionario, eso por si solo representa un avance descomunal.

Detectar los comportamientos de derecha dentro del partido no es difícil, existe un patrón de comportamiento, incluso, dentro de nosotros mismos, es la cultura capitalista merodeando dentro de nosotros que nos hace pusilánimes y nos enchinchorra, mientras esto ocurre, la derecha, la cultura capitalista, avanza, se arraiga en nosotros hasta paralizarnos. No se trata de buscar en la estratósfera las respuestas, se trata de encontrarlas en nosotros mismos, en nuestro comportamiento cotidiano. Mirarnos en el espejo todos los días y preguntarnos ¿Que estoy haciendo por el socialismo, por la unidad del pueblo, por el modelo económico socialista, por el establecimiento de las instituciones socialistas, por la cultura de la vida en contra de la cultura del consumismo y de la muerte? No se trata de traer extraterrestres, se trata de encontrar en nosotros mismos la fuerza transformadora y revolucionaria para avanzar sin demora. El propio comandante señaló recientemente en un Aló Presidente que el sólo no puede y eso es muy cierto, necesita de todos nosotros, necesita del pueblo, del partido, de la fuerza armada, de los jóvenes, de los trabajadores, de todos. Las prácticas desviadas solo se detectarán en la medida que el proceso se profundice en todos los ámbitos, lo político, lo económico, lo social, lo cultural; en esa medida las contradicciones se incrementan, es decir, en la medida en que se incremente el socialismo en hechos prácticos en todos los ámbitos de la vida de la patria, las desviaciones capitalistas afloran con mayor fuerza; las contradicciones se manifiestan y muchas veces con violencia, pero esto forma parte de la lucha y la violencia siempre viene de los sectores oligárquicos, golpes de estado, magnicidios y todo tipo de treta para afectar al pueblo. La derecha maneja todas las alternativas cuando se trata de la lucha de clases, ellos tienen conciencia de ello, es decir, tienene conciencia de clase, entonces necesitamos nosotros tener conciencia de clase y avanzar hacia el socialismo sin detenernos y perdernos en los desvíos que nos pone el sistema capitalista en el camino.

Los sectores de la burguesía que concientemente se infiltran en la revolución están claros que su misión es conservar el capitalismo y restaurar ese modelo, es por ello que sin ningún prejuicio actúan, son expertos en corromper gente y pasarlos a su causa, la causa de la restauración, por un lado dicen defender principios socialistas y por otro lado en la práctica hacen todo esfuerzo para conservar las prácticas y la cultura capitalista intacta, esto se refleja en la promoción del individualismo, la riqueza individual, la poca o nula solidaridad, la visión asistencialista, el populismo y la concentración del poder en grupos. El tema de la formación política del pueblo les irrita, consideran esto solo como el derecho de una elite iluminada capaz de guiarnos, la organización social les estorba, hacen lo posible porque todo se limite al consignismo sin profundidad alguna, no obstante, son los más voluntariosos, los que canalizan recursos y acumulan poder, en este grupo existen los que conscientemente actúan y los que por los prejuicios se dejan arrastrar por esas ideas capitalistas disfrazadas de socialistas ligth. Estos personajes rehuyen el debate ideológico, con pretextos se escabullen de él, todo lo limitan a las consignas, a las figuras y a los símbolos. Este tipo de personaje se articula con todo aquel que represente un beneficio económico, donde haya un beneficio económico allí están ellos, aunque algunas veces hasta “trabajo voluntario” hacen para disimular su veneno traidor. Estos personajes también son los que acaparan todo el poder, a cada orden del comandante ellos salen raudos y veloces a “cumplir con la tarea”, es así como son los más diligentes en la conformación de patrullas, llenan planillas por doquier, sistematizan datos, abultan resultados y luego secuestran las figuras que salgan electas de esos procesos. Es por esta razón, entre otras, que se hace necesario revisar el método de escogencia de los candidatos a la Asamblea Nacional, en ello el papel de Chávez es determinante, quizas sea exagerado, pero no es una locura tampoco asignarle a esta tarea las características de los ascensos militares, son 160 militantes que deben ser seleccionados por el presidente con un método de evaluación donde el comportamiento socialista sea tomado como el centro de la evaluación, luego ya el tema de la formación ideológica y el compromiso con los lineamientos lanzados por el líder de la revolución. Como podrán ver, desde esta óptica, el tema ya no solo es de mayoría o minoría de votos en un ámbito interno, va mucho más allá, a la sustancia y al corazón de la revolución, va al tema ideológico y de principios socialistas.

Desde luego que este planteamiento será atacado, dirán que es la negación de la tranferencia del poder a las bases, dirán que es negar la democracia participativa y protagónica, pero jamás dirán que este planteamiento surge en un contexto en donde toda iniciativa del comandante lanzada hacia la consolidación de las bases los grupos la secuestran, eso desde luego demuestra algo muy grave, no existe un nucleo que articule las líneas de la comandancia para que no se desvíen...para nadie es un secreto que en las regiones los grupos de poder que dominan se frotan las manos y ya hablan de fulano o sutano como diputado, y por otro lado, lamentablemente se conforman grupos internos también que únicamente están es detrás del cargo y todo se convierte en una confrotación entre factores de poder interno, no en tendencias, porque en realidad la única tendencia dentro del PSUV es la de Chávez, es el único que lanza ideas, los demás ni un papelito escriben, esa es su táctica, que nada se discuta, que nada se evalúe.

Si bien es cierto que individualmente nadie de esos grupos de derecha infiltrados se atreve a escribir un documento en donde confronte a Chávez, la derecha interna si tiene “tanques pensantes” que avalúan la situación permanentemente, conforman grupos, lanzan ideas, proponen salidas y sobretodo son los que acallan cualquier disidencia con el cuento chino de “la unidad”; para estos personajes el tema de los bancos intervenidos, la depuración de las instituciones y todo eso debe hacerse lo que ellos llaman “gradualmente”, es decir, no importa que haya corrupción, burocratismo, amiguismo y todas esas perversidades siempre y cuando se mantenga una falsa unidad, una unidad que no es cierta, porque cuando hablamos de unidad ésta debe ser la unidad del pueblo, ellos defienden la unidad de los factores de poder, de grupos de poder, son los mismos que proponen los acuerdos de Chávez con esos grupos, ellos entienden esos acuerdos como parte de un negociado en donde ellos actúan como bloque para defender sus intereses, sus negocios y la acumulación de poder en pocas manos, estos grupos también son los primeros que “aplauden” cuando Chávez es el que pone el dedo en la llaga y explota un hecho de estas características, ellos miden bien el tiempo y saben que el comandante por si solo no podrá contra este monstruo de mil cabezas, cuando estalla un caso de este tipo hay miles que se cuelan en el marasmo burocrático, juegan con el tiempo y el desgaste de Chávez. En los planes de estos sectores infiltados no está el poder del colectivo, tampoco la consolidación de las misiones como práctica cotidiana y permanente, mucho menos las empresas socialistas, ni la creación de ellas ni la transformación de las empresas asumidas por el estado como PDVSA, CANTV, MOVILNET, Las Empresas Básicas y todas aquellas que el estado asume. Un ejemplo claro del comportamiento capitalista de estas empresas está en la inmensa cantidad de recursos que se dedican para financiar a canales de televisión, empresas de publicidad y otros mecanismos de la burguesía. Lo de Movilnet por ejemplo ya da pena; en todos los canales de la burguesía tienen inmensos espacios. ¿Que criterio aplicarán los tecnócratas de esas empresas para tomar esas decisiones? El criterio capitalista del rating, aunado a los intereses monetarios que están detrás de estos grupos ¿Acaso no existe nadie en esa empresa con criterio socialista que revise esto? Pareciera que no, o la dinámica capitalista se impone con tal fuerza que limita las acciones que se tomen en este sentido. El estadio universitario y todos los estadios de beisbol del país están llenos de publicidad de esta empresa de telecomunicaciones que es del estado y por ende debe ser del pueblo, esta publicidad solo beneficia a poderosos grupos económicos que conspiran todos los días contra Chávez, o es que piensan que Cisneros está tranquilito en su casa ¿Nadie tiene una opinión sobre este particular en esa empresa? Nos referimos a una opinión socialista y que dentro de esa empresa los trabajadores reunidos en equipos se dediquen a estudiar estos casos y buscar las alternativas requeridas. Seguramente saldrán quienes dirán: “se trata de apoyar el beisbol, el deporte nacional”. Un momento, aclaremos las cosas ¿Para apoyar el beisbol hay que darle real a Cisneros y al grupo De Armas? Si esto es inexorable...perdón por mi ignorancia, de lo contrario ¿Donde están las respuestas socialistas en esta empresa como Movilnet?

Existe estos y otros muchos casos que nos refleja que la batalla está en pleno desarrollo, es el nuevo estado enfrentado en batalla al viejo estado capitalista; el estado social contra el estado tecnocrático, sin vida ni sentido social transformador. En ese estado tecnocrático se desarrolla una cultura principalmente capitalista, viejos y nuevos técnicos se esmeran en promoverse para alcanzar posiciones de poder para el beneficio individual, jamás para el beneficio colectivo, entre otras cosas porque para un socialista poco importa el cargo y la promoción individual, el socialista está lleno de motivaciones altruistas donde lo personal e individual no vale nada, vale lo social y colectivo, esto pocas veces es comprendido, muchas veces malinterpretado y siempre aprovechado por la derecha que hace uso de estas desviaciones y le saca el máximo provecho: “no importas que sea corrupto, los demás también lo son”, “piensa en ti y los demás que se jodan”, “importas tu y tu familia, los demás no”, “tu estudiastes para vivir mejor” y toda esa cantidad de ideas burguesas que permean en la mente y el espíritu de todos y todas y que si no son transformadas de raíz el proyecto socialista corre un riesgo mortal.

La intención de tocar varios tópicos en un mismo artículo es motivado por la necesidad de incrementar el debate, la necesidad de abrir los espacios de difusión del debate socialista se hace cada vez más necesario, no podemos seguir impávidos ante situaciones que ocurren permanentemente y que estamos obligados a encontrarle salida.

Por otra parte está la arremetida política de la derecha nacional e internacional, ya en Ecuador comenzaron temprano, los movimientos conspiradores denunciados por Correa no están al margen de los planes imperialistas para agredir a Venezuela, el 2010 intentarán reactivar los planes como el referendo revocatorio contra Chávez, mientras, las pretensiones por obtener una buena representación en la Asamblea para aplicar el ensayo Honduras seguirá en pie y lo que señalamos de la infiltración de elementos que le pudieran servir eventualmente en un zarpazo de estas características se mantiene incólume. El 2010 se presenta como un año en donde la lucha del pueblo deberá ser guiada con mucha sabiduría para salir airosos; el congreso extraordinario del PSUV debe sin demora debatir los lineamientos de Chávez, lo recogido en el discurso de instalación del congreso y los argumentos del Aló Presidente celebrado en Maracay recientemente, allí está la clave para avanzar y profundizar. Como hemos sostenido, la profundización aflora la confrontación y la confrontación coloca de relieve la lucha de clases, es más peligroso cuando la batalla es soterrada, escondida en los suburbios de prejuicios y miserias humanas. A pesar de todo este cuadro el 2010 para las fuerzas revolucionarias se presenta alentador, lleno de esperanza y anhelo por avanzar, eso es lo que nos toca; avanzar en la unidad del pueblo, no en la ficticia unidad de grupos aderezada de intereses individuales bastardos, la organización del pueblo, la transformación institucional y la conformación de los equipos adecuados para avanzar sin detenernos hacia el socialismo liberador.


latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3036 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor