Aletargada libertad de maniobra de los débiles

Da que pensar el hecho de que los pueblos subdesarrollados y países pobres, desacostumbrados a iniciativas independientes durante esta época de crisis económica-climática parecen no advertir la naturaleza de nuevos fenómenos y no perciben las posibilidades que de ellos resulta. Y, si lo hacen, no tienen respaldo de los otros gobiernos, eso también es, no percibir las nuevas opciones que están abiertas para todos.

La base técnica y material de la política actual dejo de ser suficiente a escala internacional. La verdad de que la mujer y hombre contemporáneo se esta encausando a una nueva época debería ser mas evidente, pero no lo es, seguimos actuando como si nada. La conciencia del cambio de métodos políticos anteriores ya anacrónicos debería ser regional. La percepción de que los nuevos procesos en los países del ALBA, inducen a los países fuertes a continuar con viejas actitudes de presión económico-político-militar hacia los débiles, esta en el interés de los débiles ante todo.

Evidentemente, la tendencia a la socialización de las relaciones podría ser aprovechada e intensificada por medio de una práctica política consciente por parte de las naciones y pueblos, participes pasivos de la sociedad internacional. Apoyemos la propuesta del presidente Evo Morales, un referéndum mundial para decidir sobre la vida y la muerte.

Nuevas soluciones más justas para ellos, pero en el interés de los débiles y de los fuertes a la vez por las condiciones en las que se encuentra la tierra. La formación paso a paso de una sociedad mas humanista es incontrovertible, aunque no sea proyectada por el G8, y todavía no sea advertida por los débiles. “estamos muy comprometidos contra el capitalismo” vieja estrategia socialista por la que hemos descuidado otras opciones políticas-humanas. Tal es la esencia de la necesidad de evolucionar ante la crisis de época.

El pesimismo histórico ante el capitalismo puede ser superado aun partiendo de los mismos diferentes puntos de vista. Los cambios climáticos unen las divergencias porque estos originan una interdependencia mayor, el trueque a gran escala esta a la vuelta de la esquina y llamara a la aplicación de mayores principios solidarios, espirituales y morales en la vida interna y externa de los pueblos y naciones, porque ni EEUU esta preparado para las consecuencias del calentamiento global.

El pensamiento político del G8-20, no puede dejar afuera el alcance y previsión de todo el mundo que se requiere para enfrentar los cambios climáticos, el G8 nos necesita más que nunca digámoslo sin reparo. Las inspiraciones que fluyen constantemente de uno y otro imperialismo admitiendo que estos perciben y necesariamente cederán a tales cambios tienen que ser planteados ya por las naciones en vías de desarrollo y naciones pobres, si aceleramos el ritmo tarde o temprano nos incluirán en la liquidación de su prepotencia.

La evolución de esta política por parte de los países débiles solo puede revelar el pensamiento no comprometido a favor de cualquiera de las dos ideologías principales, un pensar autónomo y creador en pro de intereses comunes de la humanidad.

El pensamiento político de los pueblos débiles no puede estar en silencio después de Copenhague, no hay reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero y no hay suspensión de las guerras. No puede haber países neutrales ante esta amenaza a no ser que queramos una sociedad inhumana.

Guardar silencio al respecto equivaldría a renunciar a nuevas oportunidades que gradualmente se nos presenten y abran una libertad de maniobra en lo político, planos hasta ahora negados o no existentes. Y nada seria mas justificado que el aprovechamiento de esta nueva situación para fortalecer la personalidad de las naciones y pueblos débiles, condición para la integración y paz. Seguir en silencio como lo hicimos después de Kyoto seria negarnos a luchar por la vida.

Equivaldría al descubrimiento de un nuevo impulso, renovador y dinámico para nuestro proceso en pro del socialismo del siglo XXI. Socialismo que tendrá que vérselas con las consecuencias agravadas de los cambios climáticos para ir inclinando la balanza del movimiento humanista hacia el perfeccionamiento social.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4114 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas