(Una adulteración burguesa)

El Neomarxismo

El Neomarxismo, si se puede llamar así, derivó del desmembramiento de la
URSS, de un proceso de destrucción aplicado a uno de los ensayos marxistas
más trascendentales. Su último vestigio en funciones lo representa Cuba y su
curiosa revolución "involutiva".

El estancamiento de la economía cubana es atribuido al sabotaje económico
capitalista emanado de EE UU, y sólo la inquebrantable resistencia
profideliana explica cómo después de 60 años Cuba sigue sin terminar de
echar hacia adelante.

Efectivamente, más allá de una alfabetización general y de unos
indiscutibles méritos sanitarios y antidelictivos, el pueblo cubano lleva 6
décadas sumido en niveles de consumo nada envidiables. Su ejemplo
contradice la idea marxista de la revolución del sistema capitalista para
evolucionar a un estado de bienestar superior y de mayor alcance popular.

La ortodoxia marxista, el Marxismo, nos habla de la destrucción del sistema
capitalista por inercia o violentamente, pero en ambos casos se prevé un
salto cualitativo en cuanto al bienestar social. Así fue como del régimen
esclavista se pasó al feudal o manorial, y cómo de este al capitalista. De
perogrullo carece de sentido alguno renunciar a un sistema para volver a
fases ya superadas en materia de alimentación, de PTB.

Como sabemos, a la caída del muro de Berlín sucedió el definitivo cierre
del sistema soviético. Las economías de los ex miembros de la URRS adoptaron
las prácticas burguesas, y paralelamente, ante el fracaso de ese ensayo
socialista, los izquierdistas del mundo quedaron sin parlamento, sin teoría
y sin apoyo ideológico.

Fue entonces cuando la estrategia de dominación burguesa y derechista cambia
inversamente su ataque a los vestigios marxistas. Recordemos que las
protestas y literatura comunistas fueron perseguidas durante más de 40
años, y desaparecidas los principales líderes políticos anticapitalistas.
De hace unos tres lustros para acá, el Imperio cambia su estrategia
antimarxista. Por ejemplo, ahora la literatura comunista se emite y
divulga libremente, podríamos decir que hasta se prostituye a punta de su
abundancia. Casi todo lo escritores y novelistas empiezan a hablar sin
precaución de las bondades del socialismo postsoviético.

Todo ese movimiento de restauración prosocialista prende a finales del
siglo pasado en una Venezuela asqueada de tanta mentira socialdemocrática
burguesa. Fue así como nació la idea de un supuesto neosocialismo, conocido
como Socialismo Bolivariano o Socialismo del Siglo XXI, ahora suramericano y
caribeño, toda una caricatura mal hecha del verdadero Socialismo ortodoxo y
marxista. A este movimiento en pleno proceso de avance y desarrollo damos
en llamarlo Neomarxismo.

De resultas, nos hallamos frente a dos versiones del marxismo: la antigua y
original salida para el sistema burgués mediante una inercial lucha de
contrarios estructurales como expresión de una lucha de clases donde el
proletariado es gobernando por la ideología burguesa, y la opción violenta
de enfrentamiento permanente contra la paz burguesa en todos sus formas
posibles de lucha armada, guerrillera y para nada conciliatoria, porque
sencillamente el Marxismo es indeformable aunque sí adulterable.

(marmac@cantv.net)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 9171 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: