Noveles líderes revolucionarios

Prácticamente es una costumbre, por una necesidad política y económica cambiar la constitución para entrar en el proceso de transformación social, generando inmediatamente la oposición del imperio y de las oligarquías capitalistas, antes, durante y después de la asamblea constituyente, así ha sido a través de la historia contemporánea.

Es en este escenario donde los líderes revolucionarios se desenvuelven, sin haber podido cambiar este modelo, que siempre se repite, en parte justificado por las constituciones capitalistas, pero también por la falta de creatividad política. Cuando una estudia la historia, nos damos cuenta que siempre es mas de lo mismo, aunque cuestionemos a Marx, Lenin, Troski, Engels, en su teoría socialista no tenemos en quien mas basarnos, por lo tanto los mecanismos nos guste o no, se repiten, al menos inicialmente, o ¿será que no hay un modelo socialista? Porque no existe el socialismo mas que en letras, o como un deseo humano por mejorar la situación social de pobreza que agobia a los pueblos del mundo, y lo único que tenemos hasta hoy son gobiernos populistas, y el venezolano un populismo radical, su sostenimiento en el proceso, depende de una mejor redistribución de la riqueza del país con las clases pobres en las nuevas opciones sociales, y esto es lo mas parecido al socialismo. Digo parecido, porque existen elementos que por moral deben ser sustituidos antes de cualquier cambio, la opresión del hombre por el hombre, por la interdependencia con el neoliberalismo, esto parece difícil por no decir imposible de superar, a lo largo de la historia de la humanidad.

Se dice que la ex URSS, estuvo siempre en un proceso, del cual no pudo salir por la guerra fría con los Estados Unidos, por eso dedico gran parte de su energía a la industria bélica, y el componente humano a integrar las fuerzas armadas, lo paupérrimo de su industria civil y organización agrícola, los problemas étnicos religiosos controlados por la fuerza, el Vaticano y el sindicato solidaridad en Polonia, entre otros problemas internos, demostró la fragilidad de la ideología cultural de esa revolución e impidió pasar al socialismo, si esto es así, significa que nunca supero la etapa revolucionaria, ya que en el comunismo se dice, que el socialismo es el paso previo al comunismo, y esta no es mas que otra especulación, cual comunismo?. La perfección del hombre con la imperfección humana, es lo único que existe, por eso la política regula las normativas de la sociedad, si todo fuera perfecto, como es el anhelo comunista, estaríamos gobernados por una sociedad perfecta y eso por ahora es un sueño.

Chávez en Valencia manifestó, que el camino al socialismo dura toda una vida, reconoció que no hay socialismo, ahora debería reconocer que no hay revolución, que estamos en proceso de crear una revolución bolivariana. El bolivarianismo es lo más adecuado a la idiosincrasia del pueblo de Venezuela, son pensamientos de una persona de esta tierra, es lo más real a nuestras circunstancias políticas, y a la verdad histórica. Supongo que el conocimiento y la experiencia acumulada en estos 9 años por el presidente, mas el conocimiento y la experiencia del camarada Castro, su ideólogo, quien en su libro 100 horas con Fidel, reconoce que nadie sabe como construir un socialismo, y su error revolucionario de seguir falsos caminos teóricos, dogmas alejados de la época o de las circunstancias políticas económicas actuales, obligan a rectificar constantemente, respaldan que la mejor etapa conocida de un socialismo es la revolución. El transitar revolucionario de Daniel Ortega, su experiencia y conocimiento deberían ser factores influyentes para ofrecer otro liderazgo al resto de los noveles líderes revolucionarios, pero no es así.

Los hechos revolucionarios redactados en la historia, nos enseñan que una revolución se define por el conjunto de las prácticas revolucionarias. Es justamente en las practicas diarias donde fallan los lideres de esta nueva etapa revolucionaria en Sudamérica, Chávez, Correa, Morales, Lula, nos obligan a abandonar definitivamente la descripción física de la historia revolucionaría del siglo pasado, y mas bien concentrarnos en dar a conocer al pueblo, como la humanidad pasa de una etapa a otra de manera global, absorbiendo a los lideres, en los sistemas económicos y políticos capitalistas. También la historia nos dice, que después de la revolución francesa las comunas practicaron un sistema social sin clases, pero duro muy poco tiempo.

Por lo tanto las revoluciones son la mejor opción en los ideales políticos de igualdad, trasmitidos por los líderes convencidos que prefirieron morir, como Allende en el intento de transformación social y política. Los otros idealistas revolucionarios Sandino, Torrijos, Roldós, Guevara, Gaitan, Zapata, fueron asesinados por su convencimiento ideológico, sin participar plenamente del proceso al socialismo, como actualmente lo hacen las nuevas generaciones de líderes pacíficos, solicitando lo mismo que se solicito en los orígenes revolucionarios, unión, humanismo, desarrollo, igualdad.

Los enormes esfuerzos de los presidentes Chávez, Correa, Morales, gobernando bajo una constante amenaza, con una incertidumbre de que lo que se hace políticamente no alcanza para superar el aspecto social en cada uno de sus países. Cuando el mayor limitante, ya no es solo los 4-5 años del periodo de gobierno, sino la dependencia comercial y económica con los Estados Unidos, el mayor comprador y vendedor de nuestras materias primas, lo que no permite a los países que desean la revolución, alcanzar una autonomía plena, ya no es suficiente ser los dueños del petróleo, hay que comercializarlo globalmente y esa es otra forma de dependencia. La intromisión política, armada, en nuestra soberanía, no es un condicionante para romper relaciones so pena de quedar aislados y afectados económicamente. Por más autónomos que nos proclamemos, nuestros recursos energéticos, naturales, económicos, en la globalización ha creado una interdependencia política, por los múltiples convenios, tratados, acuerdos firmados, en donde cada país es un eslabón de una cadena de dependencia mutua, llamada integración.

La falta de creatividad revolucionaria nos permite seguir amarrados a tratados neoliberales como la CAN, hoy dividida, Colombia, Perú, por un lado, Ecuador, Bolivia por el otro, con Venezuela seriamos mayoría, el gobierno de Chávez debe meditar nuevamente su reingreso a la comunidad, especialmente por el aspecto comercial y político con Colombia. Las reuniones de la CAN, con la UE, deben ser revisadas por las leyes migratorias de esas naciones con respecto a la gente latinoamericana, imponen la revisión de los acuerdos comerciales y diplomáticos.

Que políticamente y económicamente nos permitan integrarnos con economías mas grandes, es verdad, también son las economías mas dependientes del imperio. La UE, Brasil, junto a Paraguay, sus parlamentos no aprueban todavía el ingreso de Venezuela al MERCOSUR, mercado que ha fracasado para lo que fue propuesto por los problemas arancelarios en cada uno de los países miembros, jamás hubo consenso, salvo en algunos productos, que de ninguna manera justifican la creación del mercado común del sur. Sin embargo Lula ayuda a impulsar la UNASUR, Brasil y Argentina, son las naciones atadas a los EEUU, por su industria armamentista y por sus centrales nucleares, con patentes norteamericanas, acaso no tuvimos un inconveniente con la compra de aviones TUCANO a Brasil el año pasado, por los motores con patente estadounidense, así como algunos de sus elementos del sistema de radar, problema similar surgió con España en la venta de los barcos, en esas circunstancias surgieron propuestas como la del presidente Correa, de empezar a estudiar la posibilidad de un bloque económico, o la de Evo en Tucumán, que las personas de los países del MERCOSUR, transiten sin pasaporte por esas naciones, esto es viable, pero todo queda ahí, por falta de empuje político, por falta de voluntad constante, cristalizar eso, seria creatividad revolucionaria, para empezar.

Estaríamos empezando ha construir la estructura revolucionaria, desde adentro ya que no tenemos un modelo socialista en el cual basar la construcción del socialismo, que al menos permita una referencia, porque todos los que se suponía socialismos fracasaron, entonces los lideres se convierten en noveles revolucionarios, ya que están sujetos a experimentar constantemente con los errores políticos, en un mundo como el de hoy, tan dependiente, las equivocaciones políticas desgastan mucho a los lideres, considerando que un pueblo sumido en la pobreza e ignorante del conocimiento socialista, lamentablemente siempre estará dispuesto a recibir con los brazos abiertos cualquier propuesta que venga de los detractores del gobierno, y eso es justamente lo que esta pasando.

En este contexto, los lideres idealistas, convencidos unos, adelantan sus respectivos procesos, solicitando la igualdad entre los hombres y mujeres, ¿será la igualdad de posición y poder? O simplemente la igual oportunidad para continuar siendo desiguales. Esto reviste tanta importancia por los sistemas de valores que se pretenden cambiar o modificar, cambiando el sistema cultural, aunque algunos entendidos dicen: que el sistema cultural no es un sistema de valores.

En revolución la construcción del campo cultural en un nuevo sistema social es parte de la actividad revolucionaria básica de transformación política. E l modelo cultural implementado en el proceso desempeña un papel central en la formación del modelo futuro, para la conducta revolucionaria del pueblo. Las revoluciones definen su campo cultural por la ideología convencida, para tener la capacidad de transformar los modelos culturales a seguir en el proceso, ejemplo, Ministerio del poder popular para tal cosa, acaso el poder popular ejerce una contraloría social de los rubros de ese ministerio, no. Acaso no seria mejor, tomar una frase de Rodríguez, Sucre, Bolívar, Miranda como, “Importante es vencer”, eso en mi criterio seria un factor determinante para multiplicar de mejor manera en las bases, por ser algo nuestro, nacido de nuestra historia, si nos falta creatividad política revolucionaria.

La ideología revolucionaria no puede ser solamente ideas, sino practica en las actividades diarias que permitan la ruptura de un modelo a otro. El funcionamiento del sistema interno, responde a las exigencias del modelo revolucionario, ubicándolo en una o más líneas de evolución, definida por el conocimiento de la ideología y por el crecimiento de las fuerzas colectivas de producción.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5180 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: