Chávez frente a las encrucijadas

“Haz tuyas mis palabras, hijo mío; guarda en tu mente mis enseñanzas. Presta oído a la sabiduría; entrega tu mente a la inteligencia. Pide con todas tus fuerzas inteligencia y buen juicio; entrégate por completo a buscarlos, cual si buscaras plata o un tesoro escondido. Entonces sabrás lo que es honrar al Señor; ¡Descubrirás lo que es conocer a Dios¡ Pues el Señor es quien da la sabiduría; la ciencia y el conocimiento brotan de sus labios.” Proverbios 2.1-6

La surgencia de Chávez, como opción de cambio para los venezolanos, fue producto de su decisión, sobre la que sólo pudo haber reflexionado brevemente, antes de que le permitieran expresar, frente a las cámaras de televisión, el POR AHORA que lo sembró en los corazones de los venezolanos. Fue un impulso muy dentro de sí y le obedeció. En la frase expresó la esperanza de poder transitar una vez más, el camino de rebeldía que había transitado hasta ese 4 de febrero. No la reprimió, a pesar de que hubiese podido ser causa de su muerte.

El 11 de abril del 2002 tampoco pudo alguien orientar su decisión, de entregarse a los golpistas. Estaban todos muy desconcertados, frente a la amenaza de bombardeo contra al Palacio de Gobierno, rodeado de una multitud de partidarios. Esa noche, Chávez decidió dejar el destino propio en manos de Dios, para evitar el derramamiento de sangre. La noche del 16 de diciembre de ese mismo año, frente a la incertidumbre de sus asesores, de cómo restablecer la operatividad de la flota petrolera, sin incurrir en enfrentamientos con las armas, indispensable para reactivar la industria del petróleo, su intuición le indujo a efectuar una llamada, que no resultó como esperaba, sino como lo había dispuesto Dios. Siguió a la intuición e impartió sus instrucciones. Al día siguiente, 17 de diciembre, antes de los actos del Panteón, fue informado de los resultados desde Maracaibo y esa tarde impartió instrucciones conclusivas, que condujeron, en definitiva, al restablecimiento de la operatividad de la flota e industria petroleras.

La Historia registra la sabiduría y acierto de aquellas decisiones. Pero las cosas no salieron bien, cuando Chávez optó por el razonamiento de asesores y allegados y propósitos de la Asamblea Nacional, que modificaron el proyecto de reforma que surgió de sus sentimientos. Por otra parte, algunos alcaldes, gobernadores y magistrados favorecieron el NO; dejaron de ser revolución, para ser gobiernos conservadores; se opusieron a una reforma que le atribuía al pueblo competencias de la autoridad local o regional, para profundizar la participación de las comunidades, en la solución de sus problemas. Chávez encajó estoicamente y asumió la responsabilidad de la derrota, pero seguidamente dio pasos hacia una encrucijada decisiva.

Su corazón le dijo que debía concentrar su ocupación en los problemas más sentidos por su pueblo; en él radica su fortaleza, frente a amenazas que se ciernen sobre la nación. De la misma manera, se sintió impulsado a deslastrarse del atraso, fracasos y traiciones de alcaldes y gobernadores. En Aló Presidente anunció su alejamiento de la selección de candidatos para la elección correspondiente y, al designar al Vicepresidente y a nuevos ministros, dio instrucciones para atender intensamente los problemas que más afectan a la colectividad. El razonamiento de allegados y asesores apunta en otro sentido, para que mantenga sus ocupaciones internacionales y para que no profundice la brecha con alcaldes y gobernadores. En vuelo a Guatemala ¿Acaso en su meditación, Chávez considera la necesidad de contrariar aún más a sus asesores, para dedicarse a estrechar las relaciones con su pueblo, sin intermediación de alcaldes y gobernadores...? Dios, Patria, Socialismo o Muerte… ¡VENCEREMOS!

eveliseyrafael@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2205 veces.



Rafael Flores

Capitán de altura y productor agrícola

 eveliseyrafael@hotmail.com

Visite el perfil de Rafael Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas