A propósito de la batalla del 2 de diciembre

Sin conocimiento de la realidad no hay conciencia revolucionaria

Mucho se ha escrito sobre los resultados electorales del dos de diciembre del 2007, sus causas y sus consecuencias, se han encontrado múltiples orígenes que permiten explicar la derrota, desde la traición mas soterrada de la dirigencia chavista enquistada en las diversas estructuras del estado en descomposición y que ahora quieren endosarle toda la responsabilidad de los resultados al comandante Chávez, hasta la supuesta falta de tiempo para desarrollar la propuesta. Diversos sectores de la sociedad venezolana se han movilizado en el debate, el análisis, la crítica y la autocrítica, pero es prácticamente inexistente, o mejor dicho no se observa la existencia de un análisis que recorra el escenario más allá de los eventos superficiales, muchos camaradas consideran que es el momento de ajustar cuentas, de cortar cabezas, de colocar nuevos hombres en la dirección del viejo estado podrido sin comprender todavía la verdadera naturaleza de la batalla librada el 2 de diciembre. Es casi seguro que la gran mayoría incluso hoy día desconoce lo que verdaderamente estaba en juego ese día en Venezuela, por eso podría afirmar que la causa fundamental de la derrota sufrida, tiene solo un origen y este radica en la ausencia de una autentica conciencia revolucionaria y de clase, en un amplio sector de nuestra población y de sus dirigentes, esta conciencia debe ser per se una conciencia profundamente antiimperialista que se forme a partir de una aproximación racional a la verdad como una condición sine qua non para poder enfrentar con éxito la traición permanente de la derecha chavista y el constante ataque cultural e ideológico del imperialismo y de sus hordas de serviles que a diario bombardean nuestro inconciente con una avalancha de falsedades y mentiras.

Si los revolucionarios venezolanos hubiesen tenido conciencia de que batalla se estaba librando seguro que hubiéramos ganado y por paliza, así como ganamos en el referéndum revocatorio que se transformo en revolcatorio para la oposición y más recientemente en la última elección presidencial de diciembre de 2006, donde la ventaja obtenida alcanzó alrededor de tres millones de votos, allí todos sabíamos que de perder perderíamos hasta la esperanza y sucumbiríamos nuevamente ante el poder imperial, la lectura era fácil y directa, era todo o nada. La batalla entre los pueblos oprimidos del mundo y el imperialismo estaba claramente definida en términos de racionalidad en términos de conciencia. El dos de diciembre la batalla estaba planteada en los mismos términos, pero en una posición totalmente favorable para la revolución, quien perdería hasta la esperanza en caso de perder era el imperio, para él era todo o nada o vencer o morir, por ahora logró sobrevivir, más por nuestras carencias que por sus virtudes. De allí sus trece pasos para salir del laberinto y su operación tenaza que pretendía y aún pretende apretar desde afuera (Uribista) y desde adentro (Baduel, paramilitares, Globovisión etc) para ahogar así sea en sangre a la revolución bolivariana.

En una confrontación para tener una clara conciencia de la misma es absolutamente necesario conocer nuestras fortalezas y nuestras debilidades, así como también las del enemigo y más aun cuando el enemigo al que nos enfrentamos es la maquina de mentir y matar más grande que haya conocido la humanidad, por eso repasaremos algunos aspectos que caracterizaron al enemigo imperialista y sus lacayos en la víspera de esta batalla y que se harán muy probablemente aún más manifiestas en las que se avecinan.

La malignidad de la crisis económica y monetaria coloca al imperio en fase terminal

En el mes de marzo del año 2006, publicamos en esta misma página un trabajo donde se mostraban con bastante claridad las características de la crisis profunda que se traga al imperio globalizado de las elites desde la economía estadounidense, con sus dos componentes el económico y el monetario que la configuran como una crisis de gravísimo pronostico, ( www.aporrea.org/tiburon/a31883.html ). Los acontecimientos ocurridos desde entonces no han hecho más que confirmar lo que allí señalábamos y parecen indicar que estamos en una etapa final de la hegemonía imperialista de las elites estadounidenses, donde el mundo se aproxima a un rearreglo de los factores y de los espacios de poder, entre ellos los de América Latina, sin embargo, es necesario acelerar su destrucción, no podemos esperar a contemplar su derrumbe, es esa la tarea que nos ha tocado en estos tiempos históricos, consolidar nuestra soberanía y nuestra libertad y esa linda oportunidad histórica la tuvimos en las manos en la batalla del 2 de diciembre, de cuya derrota no se hubieran podido recuperar jamás.

Para entenderlo mejor hablaremos de algunas cifras los EEUU un país con un PIB de 13 billones 20 mil 861 millones de dólares ( www.rebelion.org/noticia.php?id=60157) presenta una deuda externa de 9 billones 201 mil 203 millones 633 mil 258 con 91 céntimos que representa mas del 70% del PIB y se incrementa a una razón de 1 mil 490 millones de dólares diarios (http://www.brillig.com/debt_clock/), la deuda global puede estar rondando los 98 billones de dólares lo que equivale a una deuda de $ 327.425 por persona, y a 1 millón 300 mil dólares por cada familia de 4 integrantes ( http://www.rebelion.org/noticia.php?id=49848 ). El déficit comercial de USA asciende a más de 850 mil millones de dólares, y sin ninguna posibilidad de que el mismo disminuya en el futuro, por ello la administración Bush acudió a su política terrorista e hizo publica la posibilidad de que el congreso estadounidense adoptase una ley para sancionar comercialmente a China si esta nación no adopta una política monetaria de reevaluación del yuan, lo que obviamente favorecería a los EEUU en su intercambio comercial con este país asiático, la reacción no pudo ser mas contundente, China anunció que vendería parte de los 900.000 millones de dólares en bonos del tesoro estadounidense que tiene el Banco Central Chino para hacer colapsar el dólar dejando en claro que las tasas de interés de los EE.UU dependen de China y no de la Reserva Federal, porque la era de la hegemonía económica de las elites occidentales había finalizado estableciéndose un equilibrio de poder en base a una política de destrucción mutua o de terror financiero donde toda la economía mundial estaría en riesgo. La economía yankee sucumbe lentamente, la recesión económica ya es una realidad que golpea abruptamente al ciudadano común estadounidense ( http://www.rebelion.org/noticia.php?id=59132 ). El oro ya ronda los 900 dólares la onza, la plata los 16 dólares, el platino ha incrementado su valor en más de un 45% durante el 2007, y el petróleo ya alcanzo la barrera de los 100 dólares sin haberle todavía disparado un tiro a Irán. Por supuesto la divisa yankee se evapora diariamente y ya el 23 de noviembre pasado a escaso días del 2 de diciembre alcanzó una paridad de 1,49 dólares por euro a solo un céntimo de la tétrica cifra del 1,50 ( http://www.rebelion.org/noticia.php?id=44199 ) y todo eso a pesar de la inmensa masa de dinero que ha sido inyectada, solo en el mes de agosto la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y el Banco Central de Europa debieron asignar cerca de 900.000 mil millones de dólares al sistema financiero de EEUU y la UE para paliar la crisis (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=58022) y mantener la flotación del dólar , pero a pesar de ello la crisis continua, cerca de tres millones de estadounidenses prestatarios hipotecarios perderán sus casas durante los próximos meses, si el dólar es reemplazado como divisa de reserva mundial los estadounidenses tendrán que devolver los 9 billones 201 mil 203 millones 633 mil 258 con 91 céntimos que poseen como deudas pendientes, solo falta un pequeño empujón que le avienten los pueblos y del imperio solo quedaran los recuerdos y eso fue precisamente lo que no pudimos hacer el 2 de diciembre pasado, porque no teníamos conciencia plena de la importancia y trascendencia de la batalla que estábamos librando, casi comparable a una nueva Ayacucho.

El imperio de derrota en derrota

Un enemigo que después de un año de acumular derrotas y fracasos en toda la región, no tuvo otra opción que la de jugarse en el último momento su carta imperial de mayor valor estratégico en el poker geopolítico latinoamericano Álvaro Uribe Velez. (www.aporrea.org/internacionales/a46014.)

Hoy ya sabemos que ha pasado con la carta, que hubiera pasado si el SI se hubiera impuesto abrumadoramente el 2 de diciembre, donde estuviera hoy día el precio del petróleo, en cuanto estaría la paridad dólar-euro, como se desarrollaría el acuerdo humanitario, como se hubiera fortalecido el ALBA y toda nuestra política internacional y sobre todo en que condiciones estaría el imperio de las elites norteamericanas. El escenario había sido bien escogido, el momento histórico también, revisemos algunos acontecimientos, para el mes de marzo de 2007 Fernando Buen Abad escribía “un demonio recorre Latinoamérica, lo que queda de Bush, sus despojos políticos, realizará una gira por cinco países latinoamericanos -incluido México- entre el 8 y 14 de marzo.” El repudio fue total y solo cosecha fracaso en su política de aislar a Venezuela, Fracaso también cuando no lograron impedir que se eliminara la concesión a RCTV y aunque han retrasado la incorporación plena al MERCOSUR, no han podido impedir la misma, el desinfle entre Julio y Agosto de la burbuja inmobiliaria, así como la selección de Chávez como mediador humanitario en el conflicto colombiano, la inauguración el 12 de octubre del tramo del gasoducto transcaribeño constituyo otra derrota para el imperio, la cumbre Iberoamericana en Chile, donde se arrincono a los representantes imperiales con todo y rey, la cumbre de la OPEP la segunda semana de noviembre donde el ataque contra el imperialismo fue dirigido al propio centro de gravedad, al proponerse en la asamblea abandonar al dólar como divisa de referencia, días después y la expectativa de una victoria del Si en Venezuela, el dólar se derrumbó a su mínimo valor histórico 1,49 Dólares/Euro (mejor momento para propinarle el empujón al imperio no se nos había presentado), para luego recuperarse a 1,43 y cerrar el año alrededor de 1,46. La victoria del NO en nada afecto la imagen de Venezuela, la rápida repuesta de nuestro comandante y de nuestros aliados así lo determinaron y nuevamente volvimos a la ofensiva, la ascensión al poder en Argentina, la cumbre de Petrocaribe la incorporación de Honduras y el anuncio de Guatemala, el contundente triunfo en la misión humanitaria y la humillante derrota al imperialismo y sus lacayos en Colombia y el dólar sigue cuesta abajo hoy está rayando nuevamente el 1,48 arrastrando en su descenso al enemigo de la humanidad.

Nuevas batallas se avecinan y deben encontrarnos unidos, rodilla en tierra con nuestro comandante, solo el pueblo salva al pueblo, si pero solo el pueblo conciente, ya lo dijo nuestro libertador Simón Bolívar “un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción” a lo que añadiríamos un pueblo conciente es lo que se necesita para la definitiva emancipación.


Eliades pertenece a la

Escuela Bolivariana de Formación Ideológica Ezequiel Zamora .



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2973 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas