El Proletariado, los trabajadores y el campesinado deben apropiarse de los medios de producción

“La producción capitalista sólo desarrolla, por tanto, la técnica y la combinación del proceso social de producción al tiempo que socava las fuentes originarias de toda riqueza: la tierra y el trabajador”

Karl Marx

Luchar por la reducción de la jornada de trabajo es parte inalienable de la lucha de clase del proletariado y el campesinado. La jornada de trabajo más corta en comparación con el pasado es el resultado de la secular lucha de clase entre el capitalista y los obreros.

Es conocido ampliamente que el 1° de Mayo se celebra debido al acuerdo a que en el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889 se reivindicara la jornada de lucha y se homenajeara a los Mártires de Chicago y sindicalistas anarquistas que fueron ajusticiados en Estados Unidos por su participación en la lucha por la reducción de la jornada laboral a ocho horas que tuvo su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 y su punto álgido tres días más tarde, el 4 de mayo, en la Revuelta de Haymarket en Chicago.

En la República Bolivariana de Venezuela el 2007 se requirió de jornadas de luchas, de tragedias sociales que antecedieron el triunfo del proceso de liberación desde 1998 para obtener una jornada de trabajo de seis horas, expresada en el Artículo 90 de la Reforma Constitucional. Sin embargo, este combate sólo lleva cierto mejoramiento de las condiciones del empleo de la fuerza de trabajo del proletariado y campesinos solo en la revolución socialista que libera a los trabajadores de la explotación y asegura una mejora cardinal de su situación de trabajo.

En revolución socialista la reducción de la jornada de trabajo ensancha las posibilidades del proletariado, los trabajadores y campesinos puesto que alargar el tiempo libre, hecho que tiene gran relevancia para el desarrollo completo de la condición humana de los ciudadanos del pueblo y al pueblo en su conjunto, para su dedicación a la ciencia y la técnica, a la literatura y el arte, así como para el ocio y la educación de sus hijos. Esto, determinado por la apropiación de los medios de producción, la Propiedad Social de ello conlleva a nuevas relaciones de producción y libera al proletario y los trabajadores de la alienación y la enajenación del trabajo que impone el modo capitalista de producción.

La propiedad social sobre los medios de producción determina las relaciones de propiedad que generan intercambios expresados en una distribución conciente y coordinada por los miembros de la sociedad en su trabajo colectivo (Planta Procesadora de Harina de Maíz Precocida Bravo Cacique Yaracuy, MegaMercales y Mercalitos). La propiedad social sobre los medios de producción condiciona el carácter de las relaciones de propiedad que se establecen en el consumo de los bienes materiales.
Las relaciones de propiedad van ligados indefectiblemente a los Medios de Producción. Los Medios de Producción lo constituye dos elementos:

* Los medios de trabajo: son los que emplea el hombre para ejercer su efecto en el objeto de trabajo. Entre ellos corresponde el papel decisivo los instrumentos de trabajo, cuyas propiedades mecánicas, físicas, o químicas el obrero, el trabajador y el campesino aprovecha de conformidad con el fin que se propone (Tecnologías).
* Los objetos del trabajo es la materia de la naturaleza sobre la que ejerce su efecto el hombre en el proceso de trabajo (Petróleo, Minería, etc.). El objeto de trabajo que ha experimentado ya el efecto del trabajo proletario, trabajador o campesino y va destinado a una mayor transformación se llama Materia Prima (Gasolina, acero, aluminio, productos químicos para la obtención de medicamentos, etc.).

En consecuencia, la función económica y social de la gestión socialista (Jornada de Trabajo y propiedad social) debe asegurar el empleo racional de los recursos sociales y la producción de beneficios de todo el conjunto social de la patria Bolivariana desarrollando la labor administrativa del estado socialista y estos medios de producción deben ser propiedad de los trabajadores y campesinos para que realmente la jornada de trabajo sea de real beneficio al pueblo. Sin los medios de producción el proletariado y el campesinado seguirá sometido a la explotación del hombre por el hombre que el capitalismo lo trabaja muy bien.

f.oscar.f@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7274 veces.



Oscar Flores

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas