Si yo fuera ministro

Recordando una película de Cantinflas...

Me lanzo a esta locura sin medir las consecuencias.

Pero a pesar de mis múltiples defectos, de una cosa estoy seguro...

¡¡Nunca seré traidor!! Y así me sentiría si abandono a mi comandante.

Sería como haber estado en las sierras de Bolivia y dejar a Ernesto solo...............

Si fuera Ministro de Interior y Justicia....

Borraría del diccionario de mi mente la palabra IMPOSIBLE...

Si mi corazón me dijera que la inseguridad es un problema mundial o continental, de antemano no aceptaría el cargo, al momento de decir que si a mi comandante.

Olvidaría por siempre las estadísticas y los porcentajes y me pondría a trabajar.

Le haría la competencia a mi líder y en cadena nacional le pediría ayuda a mi país, les diría que sin su colaboración no lo lograría. Les contaría que me duele la muerte de tantos jóvenes, que son la sangre nueva de la revolución.

Tomaría prestado uno de los mejores logros de la revolución que es la misión identidad,

Para peinar las zonas rojas que fueran necesarias, con las computadoras móviles de la Diex entrelazadas con la información de la Fiscalía, PTJ y la Disip para poner preso a toda persona requerida, para acabar de una vez por todas con los asesinos de 10 o más personas y nadie los sale a buscar.

Olvidaría que el gobierno de Lula fracasó en la toma de las favelas por parte del ejército, borraría de mi mente las pantallerías de Peña y no traería a nadie de New York

Sería el hombre orgulloso de su pueblo, que lo ayudó a acabar con este flagelo y que ellos serán el ejemplo para el continente... recordando el viejo dicho “querer es poder”............

Si fuera Vielma Mora repetiría todo como él, porque puso a todo el mundo a pagar impuestos como debe ser, para verterlos nuevamente sobre su gente y sobre todo, la más necesitada. Una sola objeción, el pueblo no desea dinero manchado del sufrimiento de su propia gente.

Me molesta de sobre manera que me digan cuando buscamos explicaciones:

Estamos trabajando en eso.

Mejor sería trabajar sobre eso primero..... y después cobrar tributos.

He sido testigo que no existe la misma disposición en acabar primero con las trampas de los bingos y casinos al igual que con las loterías y después sí cobrar los tributos.........

Si fuera director del Indecu.......

Inventaría nuevas reglas, las que fueran necesarias, para parar el abuso y la especulación.

Recorrería los mercados para cerrarlos de manera temporal para penar a los infractores y de ser recurrentes los cerraría en forma definitiva y con pena de cárcel de ser necesario.

A los acaparadores y especuladores, todo el peso de la ley y los expondría al escarnio público para crear procedente.

A los buhoneros que venden los productos de Mercal con sobreprecios, todo el peso de la ley, porque esos pueden ser cualquier cosa, menos revolucionarios.

Me rodearía de gente idónea incorrupta, porque me niego a creer que cada día somos menos.

Si fuera director de tránsito terrestre no aceptaría que los periódicos se burlaran de mí, al decir que fracasó la matriculación de los motorizados, que sólo se matriculó el 20%.

Retendría las mismas por 30 días y de ser recurrentes las confiscaría definitivamente.

Si fuera encargado de la Misión Negra Hipólita... agradecería a mis compatriotas su colaboración desinteresada para con esta noble acción... pero les diría que no hemos hecho lo suficiente y redoblaría nuestros esfuerzos para cada día ayudar a la mayor cantidad de seres humanos que deambulan con su sufrimiento......

Si fuera ministro.....

Por culpa de dar el ejemplo... bajaría de peso (No hay mal que por bien no venga), dejaría mi camioneta del 94 y me compraría... NO UNA HUMMER... una bicicleta para dar el ejemplo y colaborar con mi gente y explicarle que si descongestionamos un poco el tránsito vehicular colaboraríamos a quitarnos un poco el estrés y la contaminación y los neuróticos poco a poco desaparecerán.

Declararía antes de comenzar, una casa en mi amada tierra de Carúpano que me ha llevado sus millones y no la puedo terminar...

Si al concluir mi servicio desinteresado a la patria me embarga el sentimiento de la tarea cumplida...

Marcharía para Oriente, y si viera las tejas todas colocaditas hermosas en una casa ya terminada...

Con un mecate entre mis manos y en busca de un árbol que tengo en el fondo...

Al igual que Judas Iscarioti me colgaría del mismo por traicionar a mi comandante.

Y por último tomaría como bandera el amor de mi comandante para los pueblos del mundo... perseguiría como él... un sueño inundado de ideales y no aceptaría en mi mente unos inquilinos delincuentes que pretendieran día a día decirme las maneras de enriquecerme.

Tampoco saldría en busca de una Utopía... porque sin el saberlo... hace rato que está a su lado acariciando sus ideas.

Prefiero a mi Comandante sin la revolución...que la revolución sin mi Comandante.

*El Charrúa Latinoamericano

jovarela33@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1689 veces.



José Varela*


Visite el perfil de José Varela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Varela

José Varela

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a41947.htmlCd0NV CAC = Y co = US