Los intelectuales y el proceso bolivariano

1 Toda revolución es preparada por una vanguardia intelectual. La inglesa, la francesa, la soviética, la china o la cubana no hubieran existido sin los ideólogos que las prefiguraron. Círculos ilustrados promovieron en Venezuela la Independencia, la Federación, las autocracias andinas, el bipartidismo. Cada poder eleva a sus intelectuales como suprema instancia de legitimación: la oligarquía a Fermín Toro, la Federación a Antonio Leocadio Guzmán, el gomecismo a Gil Fortoul, el postgomecismo a Arturo Uslar Pietri, el populismo a Rómulo Gallegos y Andrés Eloy Blanco.

¿Será el proceso bolivariano la excepción? ¿Creeremos a sus enemigos cuando mienten que la intelectualidad venezolana es de derecha o que la derecha es intelectual?

2 Intelectual, aquél que usa su prominencia en un campo del conocimiento para intervenir en el debate público.

Desde finales de los años cincuenta, la izquierda cultural venezolana impuso su ideario en lo económico, lo social, lo estético y lo político. Teoría de la dependencia, anticolonialismo, antiimperialismo, socialismo, estética de la violencia y lucha armada marcaron indeleblemente la segunda mitad de nuestro siglo XX. El bipartidismo respondió ilegalizando la vanguardia política y reduciendo una confrontación económica, social y cultural que estaba perdiendo a una contienda militar en la que llevaba todas las de ganar. Un ejército profesional y bien pertrechado exterminó en dos décadas la dividida y casi inerme insurgencia de izquierda. A la paz militar siguieron la laboral y la intelectual.

3 ¿Qué sucedía mientras la izquierda insurrecta era derrotada en los campos de batalla? Ramón del Valle Inclán hace afirmar a su personaje Tirano Banderas que las revoluciones se derrotan con balas de plata. Copiosos presupuestos financiaron institutos para subsidiar a artistas e intelectuales, lo que es correcto. Pero a cambio de ello sólo se exigió el silencio, lo que es soborno. Demasiados creadores vendieron al sistema el prestigio que habían ganado adversándolo. Casi ninguno continuó o superó su obra insurreccional. La derecha asimiló o más bien esterilizó a un rebaño de conversos que desertaron simultáneamente de la creación y el compromiso.

4 Una idea puede ser derrotada, pero no vencida. Comprar silencio no es tener razón. La crítica siguió desde el frente conservador de los notables Arturo Uslar Pietri y Jorge Olavarría, desde los socialdemócratas éticos Luis Beltrán Prieto Figueroa, Juan Pablo Pérez Alfonzo y Juan Liscano, desde la Teología de la Liberación. En fin, desde la izquierda cultural la palabra insurrecta siguió construyendo un proyecto emancipador en el fragor de la lucha política, en prisión o en los resquicios de nichos académicos, valiéndose de medios propios improvisados. En distintos tonos y desde diferentes disciplinas persistieron en difundir puntos de vista renovadores, entre muchísimos otros, Douglas Bravo, Argelia Melet, Jorge Rodríguez, Domingo Alberto Rangel, Alí Rodríguez, José Vicente Rangel, Aquiles Nazoa, Aníbal Nazoa, Federico Brito Figueroa, César Rengifo, Miguel Acosta Saignes, Efraín Hurtado, Alí Primera, Jesús Sanoja Hernández, Francisco Mieres, D.F. Maza Zavala, Judith Valencia, Iraida Vargas, Mario Sanoja, Roberto Hernández Montoya, Edgardo Lander, Orlando Araujo, Pedro Duno, Ludovico Silva, Núñez Tenorio, José Ignacio Cabrujas, Edmundo Aray, Fruto Vivas, Régulo Pérez y quizá quien esto escribe. Mientras nuestros hermanos guerrilleros, militantes o creadores eran exterminados, desbandados o corrompidos, aprendimos el duro tesón de la hormiga y la subterránea paciencia del topo. Con las herramientas de la idea soñamos una Venezuela original, mestiza, igualitaria, antiimperialista, socialista, integracionista, internacionalista. Se nos llamó los últimos mohicanos. Éramos apenas los primeros.

5 Así, mientras la represión desmantelaba órganos y sujetos del proyecto revolucionario, los intelectuales lo mantuvimos presente hasta que su goteo pertinaz permeó nuevos sujetos de la sociedad venezolana. El 27 de febrero de 1989 se sublevaron en forma simultánea y masiva los movimientos sociales; el 4 de febrero de 1992, las vanguardias progresistas del Ejército. Hugo Chávez Frías había tenido contactos tempranos con Douglas Bravo y Francisco Prada. Una oficialidad reclutada en todos los estratos sociales y que en su mayoría tenía otra profesión además de la militar, leía ávidamente la literatura subversiva. De allí las frustradas rebeliones de Puerto Cabello y de Carúpano en 1962. Vanguardias políticas, movimientos sociales y oficiales rebeldes desintegraron el mascarón de la Venezuela Libre Asociada y abrieron paso al proyecto revolucionario. El sueño era lo real.

6 Gracias a ello el proceso bolivariano cuenta con nuestros más poderosos narradores, nuestros más elevados poetas, nuestros más lúcidos teóricos, nuestros más impactantes artistas plásticos, cineastas y arquitectos. No es sólo la derecha quien lo ignora o quien los ignora. En su mayoría, éstos siguen como cuando eran oposición: marginados, sin otro poder que el de su obra ni otro espacio que el que ésta les abre, librados a sus propios medios para expresarse. Una campaña que derrotó el analfabetismo; la multiplicación de las ediciones y de los medios alternativos que prometen un público más amplio para los creadores radicales. Mientras los intelectuales que tiene la izquierda promueven desinteresadamente el proceso bolivariano, la derecha interesadamente promociona a los intelectuales que no tiene. Así debe ser. Todas las instituciones del mundo no pueden hacer un José Martí, ni destruirlo. No se asume un deber intelectual para participar en una rebatiña, ni el reparto en una rebatiña permite asumirse como intelectual.

Intelectuales son aquellos que estuvieron siempre con la izquierda en sus horas terribles. En la hora de la verdad se conoce al intelectual verdadero.

luisbritto@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3039 veces.



Luis Britto García

Escritor, historiador, ensayista y dramaturgo. http://luisbrittogarcia.blogspot.com

 brittoluis@gmail.com

Visite el perfil de Luis Britto García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: