Diego Fusaro. El verdadero marxista

En la ciudad de Turín allá por el año 1983 nace Diego Fusaro. El joven italiano llegará a adquirir una sólida formación filosófica. En la Universidad de Turín y en la de San Raffaele (Milán) adquiere sus armas intelectuales, especialmente en Filosofía de la Historia y Filosofía de la Historia. Como italiano, Fusaro es un gran conocedor de los grandes compatriotas suyos que le antecedieron en la labor filosófica (Gentile, Croce, Gramsci), si bien el maestro más directo de todos, y con quien tuvo contacto personal, fue Costanzo Preve (1943-2013).

La impronta de Preve, marxista, sobre Fusaro es enorme y, sin dudas, Diego es uno de sus más fieles continuadores. La editorial Letras Inquietas está acometiendo en los últimos años una intensa labor de traducción y divulgación de la obra preveana, y la de todos los demás autores que, con su toque personal diferenciado, le están próximos o son continuadores suyos (Denis Collin, Salvatore Bravo y el propio Diego Fusaro). Resulta complicado definir esa impronta, pero por emplear una expresión muy preveana, yo la llamaría "herejía marxista". En efecto, en otros tiempos, un hereje era aquel que se separaba de una Iglesia Oficial, disentía de sus líderes o sumos intérpretes, u ofrecía interpretaciones absolutamente novedosas y escandalosas del dogma sancionado. Preve fue "un hereje dentro de una herejía", como decía él. Si el marxismo, o mejor, la propia obra de Marx, es una herejía para el dogma liberal-capitalista, Preve y los preveanos, entre quienes figura Fusaro, lo son para la Santa Iglesia del "Materialismo" y el "Progresismo".

En Italia, al igual que en España y demás países de Occidente, la izquierda ha acabado organizándose como Iglesia o Cofradía del "pensar políticamente correcto". La misma virulencia que emplean en atacar a los que "deberían ser de los suyos", por medio de procedimientos inquisitoriales (esto es hoy el "anti-fascismo"), brilla por su ausencia entre los cofrades y las monjitas rojas cuando se trata de hacer mella en el Sistema Liberal; aparcan su anti-capitalismo para correr detrás de supuetsos "nuevos derechos" que hay que extender, mientras que los "viejos derechos" (los fundamentales) se violan sistemáticamente en medio de su cómplice silencio y ocultación. La Iglesia de la Izquierda Bien Pensante ha condenado a Preve y a Fusaro en el momento mismo en que criticaban lo peor del Sistema liberal, y e el instante en que las (malas) compañías de estos dos pensadores se consideraron prohibidas. Por ejemplo, la compañía ocasional de Alain de Benoist, el histórico y fundamental cocreador de la llamada Nueva Derecha, o la prohibida compañía del geopolítico ruso A. Dugin.

Esta actitud de las monjitas e inquisidores de la Izquierda Bienpensante es muy llamativa. Recuerda el "totalitarismo" de la posguerra franquista: antes de ser fichado y vigilado por "la Secreta", el disidente podía ser vigilado por las viejas del visillo, que controlaban noche y día las compañías de un joven que volvía tarde a casa y cien ojos le fisgaban en el barrio. Quien andaba con rojos, era un rojo. Pues, aquí y ahora igual: quien anda con "fascistas" es fascista. Lástima que esa Izquierda Bienpensante sea incapaz de ver que autores como de Benoist tienen mucho más que ofrecer en su crítica al liberalismo y al capitalismo que la mayor parte de los feligreses del dogma izquierdista, sea lo que sea lo que ellos entiendan por "fascista". Quien ha estudiado a los principales líderes de la Nueva Derecha sabe perfectamente que las críticas de esta escuela al capitalismo financiero occidental, al otanismo, a la UE como instrumento al servicio de la OTAN, al colonialismo yanqui, a la ingeniería social "woke", etc., coinciden más con el planteamiento revolucionario de Marx, de un Marx verdadero, que con el trabajo sistémico neoliberal de quienes se hacen llamar sus discípulos y apuntalan la alienación capitalista.

Los últimos textos de Fusaro publicados en Letras Inquietas, "Marx: pensador de la individualidad comunitaria libre", y "Preve: la refundación del marxismo" (2024), sirven para tomar registro de esas deudas contraídas con el "hereje" Preve. Hay otros textos en la misma editorial que pueden familiarizar al lector con este marxista tan especial como es Fusaro, un marxista muy leído por los miembros de la Nueva Derecha, escuela convergente con la Nueva Izquierda herética, la que combate honesta y ácidamente el sistema del hegemón yanqui y su imperialismo caótico. Fusaro es un autor "En Contra el Viento" (título publicado en 2022), quien se atreve a combatir la hegemonía del pensamiento neoliberal, cuyas "sociedades abiertas" chirrían al contacto con Platón y Hegel, que es como decir, al contacto con la Filosofía misma. Sobre Hegel, "Ética y Economía" (2023), el italiano nos presenta sus estudios más profundos. En "La muerte del trabajo" y "100% Fusaro" (2021), se recopilan algunas de las más agudas críticas a la evolución declinante de nuestra sociedad, planificada en orden a convertirnos en seres parásitos e irrelevantes,
Un autor esencial. Un gigante del pensamiento.
Del blog de "Letras Inquietas".https://www.letrasinquietas.com/diego-fusaro-el-filosofo-marxista-favorito-de-la-nueva-derecha/#more-2634



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1241 veces.



Carlos Javier Blanco

Doctor en Filosofía. Universidad de Oviedo. Profesor de Filosofía. España.

 carlosxblanco@yahoo.es

Visite el perfil de Carlos Javier Blanco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: