No votaré, para no caer en la trampa de los enemigos del pueblo

Sujetados como estamos a está crisis de todo, la unica manera de escapar de esta terrible realidad es desplegando toda nuestra capacidad mental de imaginarnos un mundo nuevo, de escoger en la bifurcación del camino aquella alternativa que nos ofrece la oportunidad de ser felices. Impedir que influya en nuestras emociones el discurso momificado de los cuerdos, porque estos sólo llegan es nada más que a dar vueltas y más vueltas para morderse su propia cola y terminan echándose en el mismo lugar, en eso mismo consiste la promesa de los cuerdos, en postrarse donde se origina el sufrimiento de los pueblos,  el capitalismo. Contra eso hay que rebelarse y ejercer entonces nuestro derecho a delirar por vivir en una cultura diferente.

Manteniéndonos en el sentido de lo antes dicho. Si logramos abstraer para el análisis, los fragmentos más sustanciales de los discursos de cada uno de los candidatos que participan del teatrillo electoral del 28J,  para luego  hacer  comparaciones entre todos estos pedazos de discursos, con total seguridad que descubriremos su similitud  de ser contrarios al bienestar popular, por consiguiente esto nos dará una mayor comprensión y permitirá demostrar la validez de esta nuestra hipótesis, en la que planteamos: que entre los candidatos del teatrillo electoral del 28J, no hay absolutamente ninguna diferencia sustancial, que todo es una farsa  diseñada para dejar por fuera al pueblo y su programa pertinente de país. 

Pues, todo se reduce en el testrillo del 28J, en poner en escena una artificial rivalidad bien administrada entre los partidos al servicio de los capitalistas criollos y del imperialismo norteameticano, pero siempre con el imprescindible cuidado, que el descontento,  los deseos de cambio y la ira de los empobrecidos quede al margen y se mantenga bajo el debido control  para evitar cualquier tipo de riesgo que pueda transformar la existencia del sistema de dominación burguesa.

Y cuando afirmo que las elecciones del 28J son una trampa, (que no sólo del madurismo, sino avaladas también por todo el régimen burgués), es porque el disminuido partido madurista fue el que decidió qué candidatos son los que pueden participar y cuales no, pero, además, los que fueron aceptados, es decir, los que tienen el permiso del disminuido partido madurista, se callaron la boca, y avalaron con su complice silencio, que a los empobrecidos del chavismo y a los empobrecidos de la oposición se le violaran su derecho constitucional a participar con sus propios candidatos. En conclusión, estas no son unas elecciones limpias y libres, son una vulgar trampa para dejar al pueblo por fuera y garantizar la continuidad del desastroso y caótico capitalismo subdesarrollado y dependiente que tiene al pueblo venezolano hundido en el empobrecimiento.

Por eso, desde la Junta Patriótica de Salvación no dejaremos de insistir y de alertar al pueblo venezolano que votar en estas elecciones es elegir seguir viviendo en la pobreza y la desigualdad. Es elegir que este sistema de explotacion y productor de miseria siga existiendo.  

La elección correcta es no ir a votar y que las clases trabajadoras masivamente y de manera organizada No Vote por ningún candidato porque todos representan los intereses de las dos minorías burguesas que tienen en ruinas a Venezuela.

Si nadie sale a votar la trampa no puede activarse, y el pueblo organizado tendrá la oportunidad de ejercer toda la presión para exigir que se lleven a cabo nuevas elecciones limpias y libres como lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. 

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1095 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: