Manifiesto*

La abstención, una forma de votar, construyendo hegemonía popular

Se está popularizando cada vez más en el sentir de las clases trabajadoras que el 28 de julio pueden derrotar al madurismo y a la oposición gringa con el simple acto de no ir a votar por ninguno. En ese sentido, la propuesta central contenida en el presente Manifiesto de la Junta Patriótica de Salvación del estado Carabobo (JPS), es clara, sencilla, y directa:

Resurge el anhelo de libertad y justicia del 19 de Abril en el cuerpo de un pueblo que desea vivir dignamente. Asimismo, se ha desatado toda la rebeldía contra la dominación del mal gobierno que se halla arraigada en la utopía de la Carta de Jamaica. Son impulsos culturales de dimensiones telúricas que emergen de la historia patriótica y que moldean la personalidad de Venezuela. El espíritu libertario, de justicia y de rebeldía antihegemónica, ahora se entrelaza en el imaginario colectivo y se manifestará el próximo 28J, cuando el pueblo venezolano, quitándose el velo se autoconvoque a expresarse usando la abstención masiva y bien organizada, convertida en un poderoso movimiento de toda la sociedad, sin dejar dudas, de que el pueblo venezolano tendrá el poder de convertir el 28J, si llega a realizarse el teatrillo electoral, en una preciosa oportunidad de propinarles a los responsables de su situación de empobrecimiento y explotación, como son la burguesía madurista, la oposición gringa y el sindicato de los explotadores, fedecámaras, propinarles, repetimos, una contundente derrota estratégica a estas fuerzas del mal responsables de la destrucción del país.

Y con tan contundente victoria política en sus manos, el pueblo venezolano se habrá convertido en una nueva e indiscutible fuerza política mayoritaria con capacidad de asumir con total responsabilidad las riendas de un nuevo estado, ya que desgraciadamente la V República fue carcomida por la corrupción de los nuevos explotadores.

A medida que pasan los días se van haciendo más claras las evidencias de las malas intenciones que tienen, tanto el madurismo como la oposición gringa, dos mafias que han destrozado el país y arruinado la vida del pueblo venezolano. Para las elecciones del 28J, estas minorías mafiosas se han puesto nuevamente de acuerdo para montar una farsa electoral, que viola el derecho constitucional del pueblo a tener sus propios candidatos.

Y cuando aquí hablamos de pueblo, estamos refiriéndonos a los empobrecidos y traicionados del chavismo y a los empobrecidos y traicionados de la oposición, quienes fueron así divididos para ser más fácilmente manipulados, dominados y explotados por las dos mafiosas minorías burguesas. Estos empobrecidos son los mismos esclavos asalariados que laboran indistintamente en los ámbitos de la vida nacional, pero que están obligados, si quieren liberarse, a unificar todas sus fuerzas para construir una República que se fundamente en la ética de una sociedad de productores libremente asociados y en libertad, en igualdad de oportunidades y condiciones.

Es mentira que la abstención favorezca al gobierno, tal cosa la dicen las dos mafias para confundir a los incautos. La abstención no significa otra cosa sino un acto de desobediencia y de independencia política de los empobrecidos en su anhelo de quitarse de encima el yugo de las dos mafias responsables de la catástrofe que sufre el pueblo venezolano. En resumen, la abstención es el esfuerzo autónomo de un pueblo por romper las cadenas económicas, políticas y espirituales que lo oprimen. Es por eso que lo único cierto y claro, es que la abstención no le conviene ni al gobierno ni a la oposición gringa, que necesitan por medio de promesas engañosas obtener el voto del pueblo. Por eso tratan de impedir y desprestigiar a la abstención, ocultando que lo que el pueblo quiere expresar con la misma, es que se vayan todos los responsables de su empobrecimiento.

Por lo tanto, y en concreto, proponemos a las comunidades del estado Carabobo mantenerse firmes en la decisión de no salir a votar el 28J, por ninguno de los candidatos que hacen parte de esta farsa electoral, ya que ninguno es solución para resolver efectivamente los males que sufre el pueblo, por el contrario, son factores que causarían su prolongación. Y, en contrapartida, una vez que los carabobeños, como seguro estamos lo hará también el pueblo venezolano en cada estado del país, haciendo uso de la abstención haya terminado de derrotar, de deslegitimar, le hará saber al madurismo y a la oposición gringa que tienen que apartarse, y dejar el poder del Estado en manos del pueblo organizado. Aunque sabemos que no será así de fácil.

En tal sentido, la Junta Patriótica de Salvación de Carabobo propone implementar un plan de medidas urgentes para sacar al pueblo de Carabobo del empobrecimiento, enmarcado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela:

1. Que la Junta Patriótica de Salvación asuma las riendas del gobierno regional en Carabobo y de los respectivos gobiernos municipales hasta tanto se convoque a nuevas y limpias elecciones generales, tal como se establece en la Constitución.

2. Que el pueblo de Carabobo se reorganice en Juntas Patrióticas de Salvación Comunitarias (JPSC) para ejercer la democracia participativa y protagónica. Es decir, el poder y el gobierno en el territorio.

3. Decretar el aumento del salario mínimo mensual al equivalente de lo pautado en el artículo 91 de la CRBV para mejorar la calidad de vida del pueblo trabajador y estimular la recuperación del aparato productivo.

4. Impulsar un Plan de Desarrollo Agrícola y Pecuario del Estado Carabobo. En este sentido, la Junta Patriótica de Salvación debe llamar a la organización de los productores de la tierra, la ganadería y el mar para diseñar, gestionar, implementar y evaluar el plan regional agro-pecuario-piscícola.

5. Paralizar los planes de privatización del derecho a la salud e impulsar una política integral de salud pública que consista desde mejorar el salario y las condiciones laborales de todo el personal de la salud hasta los programas preventivos comunitarios pasando por la recuperación de las plantas físicas y la dotación de los CDI, Los SRI y todos los módulos comunitarios, con los insumos médicos correspondientes hasta la misma construcción de nuevos hospitales.

6. En una sociedad de tanta injusticia y desigualdad como la nuestra, es urgente paralizar la privatización de la educación pública e impulsar la transformación del sistema público educativo para convertirlo en nuestra más importante gesta creadora de bienestar tanto en lo social, psicológico, cultural como político, económico y ambiental. En este sentido, aumentar el salario a los docentes, incrementar la matricula al 100% en todos los niveles de la educación: inicial, básica y media general. Revisar la calidad de todos los contenidos adecuándolos a las necesidades del país. Recuperar todas las plantas físicas, dotación de pupitres y laboratorios, reactivar el programa de alimentación. Y readecuar el periodo escolar mismo, son tareas urgentes que se deben materializar con la participación de las JPSC, los gobiernos escolares comunitarios y las organizaciones sociales en el territorio. Además, se impone garantizar el funcionamiento adecuado de la Universidad de Carabobo como nuestra principal casa de estudios.

7. Si algo ha conseguido destruir las condiciones de vida del pueblo venezolano y la infraestructura productiva de la nación, es el robo de los dineros públicos por parte de los políticos corruptos de todos los bandos. Por lo tanto, la Junta Patriótica de Salvación debe proceder, con base a los mandatos de la CRBV y de las subsecuentes leyes establecidas, recuperar los dineros y bienes públicos robados por aquellos gobernadores, alcaldes y diputados, para ser reinvertidos en el bienestar del pueblo carabobeño.

8. Crear la red de clubes de abuelos para sacarlos del abandono y el empobrecimiento y fomentar el bienestar de las personas de la tercera edad.

9. Fomentar las actividades culturales y deportivas para el disfrute de todas las edades. En este sentido, se reactivaría la política pública "Cultura, Corazón Adentro" y "Barrio Adentro Deportivo".

10. Promover la creación de las comunidades de investigación para desarrollar una cultura investigativa en la sociedad y, por consiguiente, construir una red productiva de conocimientos de base, carácter e interés nacional que ayuden a resolver los problemas de las comunidades.

11. Detener la privatización de los servicios públicos: sistema eléctrico, telecomunicaciones, sistema de agua potable y transporte, y transformarlos en una eficiente red al servicio del bienestar del pueblo carabobeño.

En esta hora difícil nadie puede salvar al pueblo, sino el pueblo mismo, organizado, consciente y lleno de ganas de vivir con dignidad y en paz, lo cual será posible siendo Gobierno y ejerciendo el Poder.

¡El pueblo no tiene candidato y se expresará con la abstención!

 

Arnaldo Aguilar Dorta

Águedo Alcalá Machiz

Rafael "Chemón" Sánchez

Francisco Ochoa

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 690 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: