La desesperación del gobierno madurista amenaza peligrosa para la democrácia venezolana

Alertamos al país sobre el inminente peligro con el que amenaza el gobierno madurista en borrar de facto la democrácia venezolana, por su descontrolado estado de desesperación extrema en la que se encuentra acorralada la élite gobernante y la cúpula del psuv ante la imposibilidad irreversible de ganar la elección presidencial en términos de buena lid, del respeto a los principios democraticos, a las garantías de la participación ciudadana y al derecho de los venezolanos a elegir y ser electo con igualdad, en las condiciones antes mencionadas sería derrotado al menos con el 60% de los votos, lo cierto es que en todos los sondeos de opinión, mediciones y proyecciones hechas por el gobierno en las últimas semanas no les dan los números para que el inquilino de miraflores repita a la presidencia de la república, debido a su altísimo rechazo que tiene el PREcandidato neoliberal Nicolás Maduro, quien a penas tiene el 8% de aceptación en su escasa popularidad con fuerte tendencia a tocar fondo como consecuencia de su desastrosa gestión en contradicción con la exigente realidad venezolana. 
 
Ése, es el drama de un gobierno que va de mal en peor y no encuentra que hacer porque está desesperado ante su hipotética tragedia final, que aunque el desespero lo obliga a inventar muevas misiones y todo tipo de subterfugio escapista para seguir engañando a la gente, no podrá salvarse de la paliza electoral que el pueblo le dará pa'que sea serio, y porque ya perdió la legitimidad de su desempeño caracterizado por el impresionante retroceso social y cultural, por la pésima deficiencia institucional de los servicios prioritarios y su incapacidad para gobernar, por el juego criminal inflacionario provocado y la destrucción del salario real a niveles de esclavitud, y peor aún el asqueroso proceso de descomposición moral con el saqueo y la corrupción a los bienes y riqueza de todos los venezolanos; son éstos algunos elementos que a nuestro entender lo condenan a la estrepitosa e indetenible caída gravitacional de la caricatura de gobierno con la nueva burguesía perversa, apatrida y contrarevolucionaria.
 
El estado agonizante de desesperación política del gobierno es evidentemente patético mostrado en su autoritario irrespeto a los principios democraticos y en las amenazas, la intolerancia, la persecución y judializacion a la disidencia que reclama y critica con argumentos razonados la podricion y falsedad gobiernera, son pruebas irrefutables de una manipulación absurda porque son incapaces de probar su incompetente e inútil "liderazgo usurpador", que prefirió interferir y robar los instrumentos políticos de lucha de la izquierda progresista a tener que competir o  confrontar sus ideas vacías de contenido programático por miedo a perder, que fácil es limpiar el camino eliminando al contrario con la vulgaridad abusiva del poder y cantar "victoria", que cobardía la de eliminar por vía de facto el liderazgo emergente del pueblo trabajador, que clase de democrácia es ésta dónde el candidato del gobierno escoge quién será su adversario electoral que competirá contra él, acaso éso no es un autoritarismo cobarde del desespero! 
 
En política LA DESESPERACIÓN ES MALA CONSEJERA, la historia de la humanidad está llena de dramáticos ejemplos basados en delirios wagnerianos que terminaron en locuras trágicas e  irreparables daños y pérdidas humanas a poblaciones indefensas, ahora y aquí el gobierno madurista pretende reeditar ésas oscuras páginas ya superadas, sabiendo perfectamente las implicaciones políticas contenida en ésa frase histórica referida a los efectos de lo que hacen y enfrentan actualmente; históricamente en la política la desesperación siempre ha tenido un final negativo por lo que no es aconsejable para la acción política  porque en está ocasión no habrá excepción posible para un gobierno opresor, corrupto, miedoso y sin meritos
 
Ortega y Gasset, filosofando sobre éste tema (la desesperación es mala consejera), lo asoció a la manifestación de irracionalidad ante las críticas de la disidencia fundada o fundamentada en la convicción de principios frente al derrumbe por la perdida del poder que sumerge en la desesperación con un peligroso potencial de locura a quien la padece; y el delicado cuadro situacional de desesperación extrema visible en el que está atrapado el gobierno de Nicolás Maduro y los jerarcas del psuv, en nuestra opinión no es cualquier cosa, porque se trata de una condición de amenaza latente y tan peligrosa que puede comprometer la paz y el destino de la república, de allí que ésto es sin duda un asunto de interés nacional para que los distintos sectores y factores de la sociedad venezolana comiencen a preocuparse y actuar razonadamente tomando en cuenta que la agudización del actual estado de agonia desesperante en grado extremo puede conducir a éste endiablado gobierno a echar mano a la legendaria tesis criminal del makartismo ideológico al estilo fascista o, a cometer errores graves y hasta insospechables actos facticos de barbarie como las trapisondas de la edad media con tal de retener el poder ya en proceso de deslegitimacion de su origen anterior.
 
Probablemente no supimos expresarnos de la manera más adecuada para la comprensión de la idea que quisimos desarrollar y transmitir en el presente artículo, quizás por falta del tecnicismo académico y lo ordinario del vocabulario empleado, lo admitimos sin complejo ni prejuicio alguno, porque somos venezolanos de a pie que juntos a millones de compatriotas sentimos los rigores del mal gobierno madurista; pero seguramente alguien como el Dr. Jorge Rodríguez, quien por su  condición ambivalente de médico psiquiatra y víctima de la  desesperación lo entiende mejor por sentir directamente el frío tétrico que les recorre el espinazo a él, a su entorno del alto gobierno y a la cúpula del psuv, ésa característica del descontrol emocional y crisis del pánico a perder el poder los tiene asustados, gobernando hoy con un miedo espantoso: ( https://www.aporrea.org/actualidad/a298593.html ), improvisando actos de incoherencia política producto del nerviosismo que los invade al darse cuenta ahora que es demasiado tarde para enderezar el timón hacia la grandeza decente con buenos resultados, porque a pesar de haber contado con la inmejorable oportunidad política heredada y todos los recursos disponibles no hicieron nada de lo indicado por Chávez y como lo esperaba el pueblo que votó por ellos, carajo ésos tipos/as no fueron capaz de reivindicarse a si mismos ante el pueblo, prefirieron la traición y "esconderse" tras las cortinas del extraño bloqueo selectivo con rodilla en tierra solo para rendirse a los pies del capital y seguir sus instrucciones rumbo al basurero de la historia.
 
El desplome en caída libre en la popularidad de la gestión del gobierno nacional y particularmente la del presidente Nicolás Maduro es dramática sin tiempo ni manera de cambiarla, sin contar ahora con la fuerza material del pueblo trabajador venezolano para su recuperación política y moral lo cual es indetenible con el consecuente derrumbe estadístico que no le permite levantar los números de ésa baja popularidad ni aunque vacunen a súper bigote con levadura china; es indignante la recurrente postura irracional del gobierno madurista y su extraña noción de gobernanza errática de espaldas al pueblo venezolano, su permanente huida hacia delante para no asumir su responsabilidad traidora del enorme fracaso expresado en la profunda descomposición y perversión de toda la cúpula gobernante en las distintas instituciones y empresas del estado donde no hay huesos sanos por la infección desatada hasta en los tuetanos de ésa estructura de gobierno, con pocas excepciones.
 
Es prácticamente imposible que un gobierno como el madurista pueda tener éxitos, con una línea conducente de la mala administración del poder sin programa ni gobernanza efectiva y obtener buenos resultados de progreso para la nación y sus ciudadanos, cuando éste ha sido un gobierno sin probidad ni honestidad política, sin credibilidad ni compromiso patriótico, porque es un gobierno que se desacreditó así mismo creyéndose muy listo, para la opresión al pueblo pero al mismo tiempo muy mansos con la burguesía, no han sido más que las tramposerias de un gobierno tramposo que quedó entrampado en su propia trampa; cuestionamos con legítimo derecho y justificada razón a un gobierno chapucero y demagogo que balbuceaba con hipocresía "dentro de la constitución todo fuera de la constitución nada y terminó desconociendola y actuando de facto al margen de ella, en contra de los derechos del pueblo; cuál "pedigree" el de un jefe de estado que se hizo llamar "presidente obrero" pero que en nada ha tenido que ver con los intereses de la clase obrera frente a la voracidad capitalista de fedecámaras y sus nuevos socios, negando a los trabajadores activos, jubilados y pensionados el derecho a tener una vida digna mientras que la cúpula empresarial y la nueva burguesía tienen todas las garantías económicas y sociales del estado.
 
Con el derecho que nos otorga la constitución bolivariana ejercemos la presente denuncia pública y crítica a la postura desclasada del presidente Nicolás Maduro y a su tren ministerial inútil, oportunista y contrarevolucionario, así como a la cómplice cúpula del psuv y los usurpadores bozaliados del polo antipatriotico; denunciamos a ésa casta gobiernera que irresponsablemente abandonó sus funciones de estado benefactor del pueblo y delego la toma de las decisiones y la conducción de las políticas públicas a manos de unos "bichos de uñas largas" caza fortunas con los resultados que hoy conocemos todos los venezolanos, ahora, con que moral pueden exigir el afecto político y los votos del pueblo, un gobierno que entrego el Banco Central de Venezuela/BCV al oportunismo monetarista que promovió la devaluación de nuestra moneda y sacó provecho del gran negocio dolarizado, del financiamiento ilegal e ilegítimo a la burguesía importadora y empresarial entregándoles el 70% del PIB, desangraron el país y no entregaron cuentas de los ingresos y gastos corriente e inversión del tesoro público mientras los diputados oficialistas y la derecha colaboracionista de la AN guardan un beneficioso silencio cómplice.
 
Un gobierno que pasó el manejo de la política petrolera del país a delincuentes mafiosos (léase las operaciones de la industria petrolera/PDVSA en los últimos años incluídas las tres reestructuraciones: Quevedo, El Aissami y Tellechea), por un lado y por el otro el gran negocio de la minería extractivista del oro, diamante, coltan, carbón, etc. Finalmente si el presidente Nicolás Maduro y su inútil equipo ministerial tuvieran humildad, vergüenza y dignidad, pero que además fuesen capaces de poner el interes del país por encima de la arrogancia estúpida para asumir su responsabilidad frente a la moral pública con gallardía patriótica, no estarían desesperados dando pancadas de ahogado  buscando reciclarse en el poder para llevar el país a la ruina total por 6 años más.
 
Por el contrario en un acto de desagravio público y contrición le pedirían perdón al pueblo por la traición al compromiso no cumplido y pondrían sus cargos a la orden,  renunciarían por desconocer y violar la constitución bolivariana y la soberanía nacional, por traidores al pueblo trabajador, a Bolívar, a Zamora, a Chávez y por abandonar el proyecto histórico del país necesario para todos los venezolanos, se apartarían dando paso a nuevos liderazgos emergentes, progresistas y útiles a la patria, para junto al pueblo rescatar el país de la crisis en qué lo metieron irresponsablemente éstos neoliberales usurpadores miedosos y desesperados.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1643 veces.



Aguedo Alcalá Machiz


Visite el perfil de Aguedo Alcalá Machiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: