Reflexiones en positivo

Hablando del más importante de los motores, quinto motor, moral y luces

Desde mi punto de vista es el más importante de los cinco motores es de la educación, moral y luces. Si se pretende realizar cambios en la conducta de alguien, y deseas que esos cambios sean internalizados y queden de forma permanente, la educación es la vía apropiada. En el proceso de cambios que vive nuestro país, es importante que las bases, juán pueblito, sean preparadas y capacitado para afrontar los retos que vienen. Es imprescindible desarrollar una campaña de educación seria y bien concebida para que el pueblo adquiera nuevos valores éticos y morales de manera permanente que permitan consolidar al ciudadano que queremos y que se necesita.

Conversando con un amigo, un educador de convicción y vocación, de esos que han hecho de educar su razón de ser, con una larga y fructífera carrera educativa comentábamos y compartíamos preocupaciones e ideas; una de esas ideas que compartimos era la conveniencia de que los educadores curtidos por la praxis y la teoría, y que además están identificados con este proceso de cambio puedan ser incorporados a las primeras etapas de preparación de ellos mismos y de los jóvenes que están en los talleres de promotores del tercer motor; esto en virtud que las imágenes que nos llegan reflejan solo caras jóvenes que son muy necesarias por la identificación con los objetivos de esta acción, los jóvenes a ser educados con moral y luces, pero hay muchos educadores identificados y comprometidos con el proceso de cambios que vive nuestro país con muy buena preparación docente, incluso jubilados en plenitud de capacidades y voluntad de hacer algo por el país que sería prudente que se tomen en cuenta para los procesos educativos transformadores de esa escala de valores que nos han dejado los medios de penetración social y deben ser modificados por medio de la educación.

Obviamente que no basta con largos años de servicio, porque son muchos los que han transitado por un trabajo sin dar nada, sin aprender nada de socialización, sin comprometerse y sólo esperando el pago como retribución, es necesario que se incorporen a aquellos que si entendieron que el futuro depende de la formación más que de la capacitación y que entienden que los ciudadanos se forman no nacemos ciudadanos, nos hacemos ciudadanos. Se puede encontrar muchos que viven el proceso enseñanza aprendizaje, lo disfrutan y lo hacen con amor y desprendimiento, y de ellos muchos están identificados con este proceso sólo que hay que ubicarlos con algún mecanismo, un llamado o algo funcional…

Conversando con otro amigo, compartíamos la preocupación referente a que una de las tareas más importante de este proceso de cambios y de darle poder al pueblo está en la contraloría social, siendo muchos los casos donde el pueblo no sabe que es ni como se realiza la contraloría social, y es necesario capacitarlo y entrenarlo para que la pueda realizar apropiadamente; a esto nos preocupaba que existiendo la contraloría general de la república, las contralorías generales de los estados, las contralorías municipales, contralorías internas, etc., no se emplea a quienes tienen el entrenamiento y la preparación adecuada para que formen parte de esos que preparan a las comunidades, y aunque no se les de toda la responsabilidad de la capacitación por razones que no exgrimiremos aquí, es bueno incorporarlos como parte de los equipos que prepararán a las comunidades para la práctica de la contraloría social…

Siglea@cantv.net

lealsig@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 4018 veces.



Sigfredo Leal Levy


Visite el perfil de Sigfredo Leal Levy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social