Renuncie, porque traicionó y por el bien del país (II)

¿Por qué usted debe renunciar? Porque toda su actuación como gobernante se ha traducido en un desastre para las condiciones de vida del pueblo venezolano favoreciendo con sus políticas neoliberales a los grupos económicos antinacionales.

Porque la salud, la educación y la producción de los bienes y servicios básicos se ha destruido.

Porque la inmensa mayoría del pueblo siente un profundo rechazo y ya no lo quiere gobernando.

Porque ya no cuenta usted con el apoyo de la fuerza política comprobadamente más grande hoy de la sociedad venezolana; el chavismo, porque usted lo traicionó.

Porque el madurismo que parasitó, agazapado, mucho tiempo, a lo interno del chavismo devino en una nueva clase burguesa traicionando los intereses del pueblo venezolano y no son ya capaces de sostenerse en el poder porque sus propias contradicciones lo están engullendo.

Porque su gobierno viene entregando nuevamente las fuentes de riqueza del país a las transnacionales norteamericanas abandonando abiertamente el "Plan de la Patria 2012" dejado por Chávez por la "Agenda Económica Bolivariana" que es El Plan de la recuperación económica favorable a la burguesía.

Porque en conversaciones secretas con los gringos usted y su fracción proburguesa viene entregando la soberanía nacional

Es una larga lista de porqués, pero en resumidas cuentas, porque con la fracción madurista en el gobierno, en la cual usted funge como líder, el pueblo y la nación entera se convenció en los hechos de no tener posibilidad de alcanzar el futuro con justicia social y democracia, por el contrario hay una tendencia a implantar el autoritarismo.

Estas razones, nos llevan a subrayar al madurismo, en conjunto con la oposición de derecha, como los enemigos inmediatos del pueblo venezolano, aliados al imperialismo norteamericano, que es el enemigo estratégico histórico del pueblo venezolano.

La relación de asociación-rivalidad que sostienen tanto el madurismo y la oposición de derecha se evidencia por ejemplo en cuatro asuntos escogidos aleatoriamente ya que son muchos: en la fulana mesa de negociación en México, es decir, dos minorías de derecha que no representan a nadie porque los que están sentados en esa fulana mesa, cada uno por su lado, además de traicionar a sus seguidores han usurpado los bienes de la República, y en fin, lo que negocian está delimitado al cómo se mantienen ambos en el disfrute del poder.

Otro asunto, pero del cual no contamos con evidencia, pero de tenerlas revelarían claramente la relación de gobierno y oposición, es el listado de la entrega de divisas por parte del BCV, allí se evidenciaría el reparto de la torta por el gobierno y la oposición.

Un tercer asunto, tiene que ver con el CNE, es decir, allí gobierno y oposición son los que deciden quienes pueden o no participar. O sea, participa aquellas organizaciones o aquellos candidatos que no comprometan la restauración capitalista y por ende el sistema de corrupción y burocratismo.

Y un cuarto asunto tiene que ver como hay coincidencia entre el gobierno y la oposición para obstaculizar y destruir el proyecto de la construcción del modelo de sociedad y estado comunal. Impidiendo así el modo particular venezolano de transición hacia el socialismo para ir sustituyendo el modelo capitalista rentístico, dependiente y subdesarrollado.

Ahora bien, frente a este cuadro, la pelota está en el campo del chavismo. Y toca que los sectores que se han mantenido en resistencia pero atomizado dentro de este movimiento empiecen a ponerse de acuerdo en torno a una estrategia y a una táctica, a una agenda de poder. No puede haber otra tarea más estratégica para el chavismo socialista revolucionario que organizarse para retomar el poder popular y democrático y organizarse con todas las victimas del madurismo capitalista y proimperialista.

Para ello, estos sectores en resistencia deben encontrar el método o inventarlo de reanimar a esa gran fuerza social que es el chavismo, superar el reto de unificarse y coordinar toda su energía, dejando atrás diferencias nimias e infantiles que entorpecen la unidad de las fuerzas revolucionarias y obstaculizan la formación de frente unitario del pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1945 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: