La revolución es una

La Revolución Bolivariana ha venido avanzando triunfalmente --y suscitando el apoyo y la admiración de las mayorías explotadas y oprimidas latinoamericanas, de una parte ascendente de las del “tercer mundo” y de sectores socialmente sensibles del “primero”, e igualmente la amistad de gobiernos patrióticos-- porque tiene el sello de la autenticidad: condición derivada del hecho de batirse con los enemigos exteriores e internos de nuestro pueblo y de ser éste, forjador de los cambios estelares que históricamente nos alumbran, quien asume el peso decisivo de la lucha y al mismo tiempo va creando los mecanismos necesarios para asegurarse de que esta vez no le birlarán la victoria.

La Revolución Bolivariana es la revolución venezolana, la continuidad de un proceso articulado a las profundidades raigales de nuestra existencia colectiva y actualmente enfrentado a las tareas de la liberación nacional, en cuyo curso ha ido destacando, por una parte, la exactitud de la visión de los próceres en torno a la dimensión continental de nuestros problemas y soluciones esenciales, y, por otra, la conciencia iluminadora de que para llevar a la culminación aquellas tareas es preciso trascender los límites del sistema capitalista y adentrarse en la edificación del socialismo, es decir, avanzar hacia la supresión de la explotación del hombre por el hombre y el logro de la mayor suma de felicidad posible en una sociedad basada en la justicia, el amor y la solidaridad. No hay otra revolución pendiente en nuestro país.

La idea del socialismo resume las aspiraciones recónditas de las masas desposeídas y sojuzgadas de todos los países y todos los tiempos y refleja en cierta forma la memoria de cuando la especie humana vivía en términos de igualdad, aunque en condiciones primitivas. A partir de esa memoria se ha ido enriqueciendo con los aportes surgentes de las luchas populares, hasta constituir hoy un complejo de sentimientos, aspiraciones, intereses y hallazgos teóricos y políticos fraguados al calor de innumerables combates, con victorias y derrotas históricas, con fracasos, tropiezos y dificultades, pero con la invulnerabilidad de lo que es justo: el derecho del ser humano despojado a recuperar la igualdad, ahora en condiciones superiores de capacidad y sabiduría.

El presidente Chávez ha sido el catalizador de nuestro avance revolucionario actual, de que estemos transitando el camino de la liberación nacional rumbo al socialismo tras muchas décadas de luchas heroicas, las cuales sin duda sembraron las simientes, pero en cuyo transcurso no se pudo o supo tocar el corazón ni la conciencia del pueblo, en buena parte porque tampoco se acertó en la cardinal cuestión de la unidad de los combatientes. El Presidente --líder porque su lucidez estratégica y táctica, su visión histórica, su sensibilidad y otros atributos le han hecho consustanciarse con el pueblo y mostrar hoy en sus manos una revolución-- está llamando a esa unidad, a la construcción del partido que el pueblo y él necesitan para potenciar la acción y atender las cuestiones tocantes a la educación ética y política, la lucha ideológica, la organización popular, el combate contra la corrupción y el burocratismo y todos los demás múltiples frentes abiertos al proceso. Ese llamado, en mi opinión, tiene carácter de línea para todo revolucionario.

Algunas direcciones partidistas no lo han entendido o parecen no haberlo entendido así, y en lugar de aprestar sus luces y esfuerzos para contribuir a un resultado mejor para nuestro pueblo, éste los percibe como renuentes, acaso por incomprensión, sectarismo, arrogancia, autosuficiencia o culto del instrumento. El Presidente abre un compás de nueve meses para, mientras la construcción del partido socialista unido prosigue, dar cancha a la reflexión con miras a recuperar la voluntad de revolucionarios que, en virtud de su calidad y trayectoria, no deben quedar fuera de esta construcción histórica fundamental.

freddyjmelo@yahoo.es




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2004 veces.



Freddy J. Melo


Visite el perfil de Freddy J. Melo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy J. Melo

Freddy J. Melo

Más artículos de este autor