Cada ladrón juzga por su condición

Yo no sé, pero hay algo que no cuadra.

El actual jefe de Estado venezolano promulga una ley contra el odio, sus colaboradores y seguidores la aprueban a través de la cuestionada asamblea nacional constituyente (2017), y él la firma oficialmente en gaceta oficial … pero … él mismo usa el odio (o lo que pareciera ser el odio ya que es algo muy subjetivo) libremente cuando a él le da la gana y contra quien a él le da la gana, y lo hace de manera totalmente impune.

Y nadie cercano a él dice nada, por lo menos no públicamente.

Hmmm …

Muy extraño.

¿Será que de ser electo presidente de un país (cómo si fuera un premio) lo transformaría a uno en una especie de engreído niño dios todopoderoso, intocable, como un hijo de mamá malcriado ricachón, y que por eso uno enseguida haría todo lo que le daría la gana, cuando le daría la gana, y contra quien le daría la gana, porque sí, aunque sea potencialmente ilegal y aun tal vez criminal?

Saben, ese tipo de comportamiento me hace pensar mucho en los hombres machistas enfermos del alma que he conocido, quienes antes de casarse se comportaban muy bien con sus novias, pero al casarse, empezaron a golpearlas y a tratarlas como basura, ya que, en sus almas torcidas, debido a haber sido concedido el matrimonio (cómo si fuera un premio), ahora piensan que tendrían todo el derecho del mundo de hacer lo que les daría la gana contra su propia esposa, incluso si fuera ilegal, y por supuesto criminal.

¿Verdad?

Bueno …

¿Qué tipo de ley es esa?

Vean lo siguiente:

1- (2021) El actual jefe de Estado venezolano llamando públicamente a Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, un "imbécil, payaso, neo nazi, neo fascista, irresponsable, loco, fajuto, y farsante" (ver video desde el comienzo).

2- (2020) El actual jefe de Estado venezolano diciéndole públicamente a Juan Guaidó, su mayor opositor político, "Quién coño te eligió a ti, bololongo [inútil, inservible, incapaz], payaso … imbécil … muchacho pa__________" (ver video a partir del minuto 0:023).

3- (2019) El actual jefe de Estado venezolano llamando públicamente a Iván Duque, el presidente de Colombia, un imbécil (ver video a partir del minuto 1:17).

Aquí pueden ver a algunos de sus colaboradores diciendo cosas parecidas:

1- (2017) Diosdado Cabello, ex presidente de la asamblea nacional de Venezuela y aparentemente un aliado del actual jefe de Estado venezolano, llamando al vicepresidente de Colombia, un "hijo del gran puto" (ver video a partir del minuto 0:26).

2- (2016) Mario Silva, diputado de la asamblea nacional de Venezuela, quien además fue diputado de la asamblea nacional constituyente (2017) que aprobó la ley contra el odio, también aparentemente un aliado del actual jefe de Estado venezolano, denunciando en una grabación que se hizo público, que las instituciones del actual Estado venezolano están "llenas de mierda," incluso acusando a un montón de gente del gobierno, incluso a Tania Díaz y Cilia Flores, la esposa del actual jefe de Estado venezolana, de ser miembros del "grupo de los vampiros," y que son "todos ladrones" (ver video a partir del minuto 3:00).

3- (2022) Jorge Rodríguez, presidente del la asamblea nacional y aliado del actual jefe de Estado venezolano, llamando públicamente a Juan Guaidó, un imbécil (ver video a partir del minuto 0:36).

Yo me pregunto:

¿Por qué el actual jefe de Estado venezolano, Diosdado Cabello, Mario Silva, y Jorge Rodríguez (y un montón más) siguen libres y no están todos presos, o torturados, o asesinados (ver ejemplos más abajo) por haber cometido lo que me imagino deberían ser considerados delitos contra la ley del odio que su propia gente inventó y aprobó, y que a veces es castigado (por el Estado venezolano) con cosas como lanzar a los acusados, sin necesariamente haber sido condenados, por una ventana de un piso 10, o ser torturados hasta la muerte, o ser dejados a morir en la cárcel sin sus medicamentos, como animales, y cosas así, simplemente por oponerse a ellos, o sea, por expresar supuesto odio contra ellos?

¿En que tipo de sociedad estamos viviendo?

Ven, si el actual jefe de Estado venezolano, sus colaboradores, y sus seguidores odian tanto el odio que, en su momento, se encontraron en la necesidad de crear una ley de odio contra el odio para aplicarla, con odio, solamente a quienes los odiarían a ellos (eso es precisamente lo que hacen, no conozco ningún caso que no fuera así), entonces, eso significaría --- digo yo --- que ellos mismos, los mismos odiadores del odio quienes inventaron esa ley del odio contra el odio, deben saber exactamente lo que es de odiar, porque si no, no hubieran podido crear esa ley, entonces, por ende, ellos deben saber exactamente cómo se siente de odiar, o sea, ellos, saben, cómo odiar.

Bueno, yo creo que todo este asunto del odio de los odiadores contra el odio tiene que ver precisamente con la expresión:

Cada ladrón juzga por su condición.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1159 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: