Venezuela y su laberinto

Homar Garcés describe bien la oposición venezolana cuando la dice víctima de una:”obsesión por el poder explica  sus errores históricos y su falta de conexión con el sentir popular, desde el triunfante pero derrotado golpe de Estado del 11 de abril de 2002, pasando por las güarimbas y la abstención electoral, hasta desembocar en los llamados al régimen imperial de Estados Unidos para que invada territorio venezolano e imponga sanciones de todo tipo al gobierno de Nicolás Maduro. Es algo que los sectores populares tienen muy en cuenta, por lo que prefieren adherirse al chavismo, a pesar de todo lo negativo que podría exhibir y achacársele a alguna parte de su dirigencia.

La coyuntura política venezolana parece propicia para un diálogo edificante entre gobierno y oposición  que vaya más allá del sólito.¿Cuando desalojas?

Yo escribo poco sobre Venezuela, aunque sea mi país de naciniento, porque  me tuve que ir de allí a Guatemala,.  Perseguido,  en 1992 Por lo tanto no  tengo información de primera mano salvo lo que pude observar  sobre la completa falta de calidad técnica y abundancia de intrigas en la Misión Dipl, hagaomática bolivariana acreditada en Ginebra, cuando estuve, 20 años, dirigiendo un instituto de asesoramiento para países en desarrollo en temas vinculadps a  las.relaciones económicas internacionales.

Sugiero que el gobierno  del Presidente Maduro haga una lista de los problemas más graves que afectan a la población venezolana y pida a quen sea percibido  como auténtico representante de la oposición que reuna equipos técnicos (si los tiene ) que elaboren propuestas  concretas para solucionarlos. Luego  sentarse a negociar las soluciones propuestas más atendibles dejando abierta la posibilidad de que técnicos de la oposición participen en los equipos de trabajo de el gobierno que buscan solucionar los problemas conctrtos que afectan y desmejoran la calidad de vida de la población venezolana. Hablar de problemas ´de política en base a posiciones ideológicas no es otra cosa que interminable charlatanería que no resuelve nada y es sólo un binólogo de sordos. La oposición debe abandonar  esa política de empeorar la vida de los venezolanos en la creencia de que:”Lo bueno de esto es lo malo que se está poniendo” Una política muy de Washington  donde piensan que haciéndole la vida invivible los pueblos dse van a  rebelar y derrocar el gobierno. Ese es un mito nacido de la revolución francesa; de la cual se cree que los Sans-coulotte armados de palos y tridentes derrocaron y apresaron  a Luis XVI. Eso es un mito donde se ignora que el monarca dio orden a su guardia suiza de no disparar. La historia no conoce ningún caso en  de los Derechosque la desesperación popular haya derrocado un gobierno decidido a usar  las armas a menos que haya intervenido Washington con una de sus revoluciones de color. Estas aprovechan la timidez de los gobiernos ante la retórica de los Derechos Humanos. Un tema que no intimida a Washington; como se ha visto en los alzamientos populares en países que ha invadido. Preguntar a Assange.

Mi opinión es que  el gobierno debería escoger  dentro de esa maraña en que se ha convertido la oposición al representante más calificado por sus propuestas para resolver problemas y dialogar con él y tal vez cogobernar ofreciéndole  una parcela de poder desde la cual ejecutar  sus propueatas. Es cuestión de  dar prioridad a resolver los problemas que rebajan la calidad de vida de los venezolanos.

El Presidente Maduro debería reconocer que llegó al poder sin cuadros competentes y que por ello otorga funciones de gobierno  a sus amigos y adulantes que por lo que hasta ahora he podido observar son  gente muy mediocre. Los mediocres recurren a la intriga para evitar  que allí donde operan se acerque gente brillante por temor  de que el brillo de la gente competente  ilumine su mediocridad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 800 veces.



Umberto Mazzei


Visite el perfil de Umberto Mazzei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: