La banalidad de una campaña electoral

"Es la batalla por convencer, ellos con sus manipulaciones, sus mentiras, sus miedos, su propaganda de medios, nosotros con nuestros argumentos, nuestra crítica, nuestra autocrítica, pero esto tiene que ser todos los días y dedicado con esmero" Hugo Chávez (*)

Hemos podido apreciar de la presente campaña electoral que todas las propuestas candidaturales (tanto las del PSUV-GPP) como las variadas de la oposición, están llenas de un inentendible vacío Político, una frivolidad en los lemas, imágenes y cantos y una enorme vacuidad en los planteamientos de fondo, en la politización de la sociedad, a la que tanto nos motivó el Comandante Hugo Chávez.

Es una campaña que, incluso desde antes que comenzara formalmente, se hallaba llena de "yingles" politiqueros, de consignas etéreas que intentan dar la impresión que están poseen un contenido territorial, de afincamiento en lo local cuando la realidad es que no van más allá de la vocinglería, de la imagen retocada de "marketing", de la sonrisa dentífrica, de los actos coloridos al estilo de la más burda carnavalesca electorera de los tiempos de la IV República.

Que los partidos y propuestas de la derecha lo hagan está bien. Es su esencia, su ontología, como dicen en los espacios académicos. Ahora, que las propuestas que provienen del PSUV, el partido de Chávez, de la Revolución Bolivariana, Socialista, anticapitalista y antiimperialista repitan este esquema basado en el paradigma del más rancio pragmatismo, es una incongruencia y una herejía al pensamiento y a la acción de Chávez y de los postulados revolucionarios universales.

Y acá no tienen nada que ver las circunstancias dl asedio, el bloqueo y los ataques imperiales y los lacayismos locales (disculpen la cacofonía). NO. Es una imposición de los asesores de "marketing" que no conciben la campaña electoral, sino como más de lo mismo, como la venta de un candidato o candidata cual producto comercial y que se agotan en lo que se veía antes de que Chávez irrumpiera con su lenguaje cuestionador, irreverente, subversivo. Este tipo de campañas se mantiene en los países donde no hay procesos de transformación social, sino que las elecciones no son más que los remedos gatopardianos que tanto criticó Chávez, es decir, vamos a decir que vamos a cambiar para que nada cambie en esencia.

De allí que asistamos impávidos ante la proliferación de candidatos y candidatas con las típicas señales de la victoria, la sonrisita edulcorada, los triviales y/ insulsos lemas de "tal candidato o tal región tiene con qué", ante lo que la gente dice "¿Con qué qué? Allí tenemos los ejemplos Por de la señalética de Drácula en el estado Carabobo, que no tienen que ver con lo venezolano, la imitación de la señal de la victoria de Usaint Bolt en la imagen del candidato del PSUV en Lara. Y más indignante aún, la entrega de materiales deportivos, canastillas, medicinas, alimentos y cuanta "ayuda" requiera el pueblo oprimido, para mitigar sus necesidades, haciendo así lo más nefasto que la IV República enseño a sus partidos AD, COPEI y otros a hacer.

En tal sentido, quiero recordar acá lo que planteó el Comandante Chávez y el propio PSUV, a propósito de la campaña electoral en el año 2012 que se abordó a través de un documento llamado LÍNEAS ESTRATÉGICAS DE ACCIÓN POLÍTICA. 2011. http://www.psuv.org.ve/wp-content/uploads/2011/01/LINEAS-ESTRATEGICAS-PSUV1.pdf

Allí se plantea: "Lo que está en juego es la posibilidad de avanzar en la profundización democrática de la sociedad venezolana para seguir abriendo los caminos hacia el horizonte socialista o retrogradar al pasado del oscurantismo capitalista que impusieron el Imperio y la burguesía al pueblo de Simón Bolívar".

El líder de la Revolución Bolivariana, Comandante Hugo Chávez, trazó la orientación general de las 3R al cuadrado: REVISIÓN, RECTIFICACIÓN, REIMPULSO, REUNIFICACIÓN, REPOLITIZACIÓN Y REPOLARIZACIÓN, la cual implica el reconocimiento de nuestros logros y de nuestras ventajas estratégicas frente al adversario, pero también de un conjunto de errores, deficiencias y obstáculos que podrían dificultar el logro del objetivo estratégico, que no es otro que consolidar el camino de la Revolución Bolivariana en su avance hacia el Socialismo.

Para ello se requiere: "La inclusión social y el avance progresivo en la satisfacción de las necesidades humanas, LA ELEVACIÓN DE LA CONCIENCIA DE NUESTRO PUEBLO y el gran logro de la reconquista de la Independencia Nacional; pero también para encarar los problemas de diversa índole que afectan a nuestra organización: la burocratización, el oportunismo, el sectarismo, entre otros. Ignorarlos o subestimarlos sólo contribuiría al debilitamiento del partido y, por ende, del futuro de la Revolución"

Líneas de acción política:

  1. De la "cultura política capitalista" a la militancia socialista. Esta "cultura capitalista" se expresa en el hecho de considerar que pertenecer a un partido equivale a "invertir" en él, a través de sus contribuciones financieras o con su trabajo militante, y que esa "inversión" debe ser "recompensada" o "remunerada" con puestos, cargos, prebendas o influencias en el Estado, en el terreno de los negocios o en el mismo partido. La fortaleza de la Revolución Bolivariana se sustenta, en buena medida, en la voluntad del máximo liderazgo de la Revolución, de enfrentar esta "cultura capitalista", favoreciendo el contacto directo con el pueblo, interpelándolo, pero sobre todo dejándose interpelar por él, convirtiéndose en una suerte de intérprete de las demandas y las aspiraciones populares, dándole voz a los que nunca la tuvieron y haciendo visibles a los invisibles, a los marginados, a los olvidados y explotados"…. De acentuarse este tipo de comportamiento (es decir, de la cultura capitalista), el PSUV podría terminar convertido en un partido/iglesia, una suerte de "guía de las masas incultas", que considera a sus militantes y a las diversas formas de organización popular como simples correas de transmisión de la línea indiscutible de los nuevos "sacerdotes". De seguirse este camino, estas prácticas debilitarán la base social de apoyo a la Revolución Bolivariana.

  2. Convertir la maquinaria en un Partido-Movimiento al servicio de las luchas del pueblo. En el ámbito interno, es necesario reconocer que las aspiraciones de la militancia por lograr la democracia interna, han sido frustradas por algunos militantes con cargos de dirección o de gobierno, los cuales manejan recursos y gestionan cuotas de poder, para imponer a sus lealtades personales por encima de los auténticos liderazgos populares, leales a los principios revolucionarios. Esta situación obliga a una profunda revisión de los mecanismos de selección de nuestras autoridades y de nuestros candidatos y poner en una balanza sus ventajas y desventajas…. En este sentido, el accionar del Partido deberá orientarse, inmediatamente, a las actividades vinculadas a la construcción de la nueva institucionalidad democrática, entendida ésta como nuestra militancia viviendo en el seno de cada espacio social para canalizar las demandas y aspiraciones del pueblo.

  1. Adicionalmente, se establece en la cuarta línea que: "El Partido no puede ser identificado como una suerte de apéndice del Estado, sino como un instrumento que acompaña al pueblo en sus luchas y en la construcción del Poder Popular. El Partido debe visibilizar y canalizar las crecientes y variadas demandas insatisfechas del pueblo, interpelando junto a él a todas las instituciones y organizaciones públicas o privadas que puedan afectar, negativa o positivamente, el acceso a la satisfacción de las necesidades humanas".

Es necesario: Crear las condiciones para reunificar y, sobre todo, ampliar la base popular que sustenta a la Revolución (obreros, campesinos, pobladores, estudiantes) y para lograr alianzas con sectores patrióticos de la clase media profesional, de la cultura, del deporte y de pequeños y medianos empresarios honestos. (Nótese que no se habla de la burguesía nacional, mucho menos de la "burguesía revolucionaria") que no existe en ningún país del mundo.

Sabemos que ya está muy avanzada la campaña electoral y estas líneas no variarán lo que los asesores de imagen y de "marketing" político han impuesto a nivel nacional. Sin embargo, siempre es importante realizar los señalamientos correspondientes, pues como lo dice el mismo Chávez: "Hagamos la crítica dura para poder enfrentar al adversario. Nuestros cuadros políticos deben ser críticos y autocríticos. Un revolucionario, una revolucionaria debe hacer contraloría permanente, cuestionar y (si así lo requiere) denunciar a la dirigencia o a la instancia que sea, llámese como se llame. Observar una injusticia, una mala gestión, actos de corrupción, pésima atención al pueblo, ineficiencia, ineficacia, o cualquier actitud que sea distinta a nuestra concepción de lo que debe ser el Socialismo y calar ante esto nos haría cómplices de estas situaciones. Un revolucionario, una revolucionaria se debe a las bases del pueblo. No es borrego de ningún dirigente. Un dirigente está para gobernar obedeciendo" https://twitter.com/mariaespueblo/status/1322923106898530305?lang=es

(*) Hugo Chávez. Cinco líneas estratégicas de acción política asegurarán victoria electoral en 2012. http://www.correodelorinoco.gob.ve/cinco-lineas-estrategicas-accion-politica-aseguraran-victoria-2012/.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 582 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: