¿Por quienes votar en noviembre?

NOTA PRELIMINAR

Casi nunca uso palabras subjetivas como "bueno" y "malo," sin embargo, aquí las usaré, y las uso precisamente de esa manera, subjetivamente, en este caso las uso en el sentido de lo que yo personalmente entiendo que sea bueno y malo. La otra cosa es que también utilizo cifras evaluadoras (del 1 al 10), las cuales igualmente son 100% subjetivas ya que son mis evaluaciones personales, sin embargo, cada lector o lectora puede hacer exactamente la misma evaluación en base a sus propias percepciones. El hecho de que sean mis cifras o las de cualquier otro lector, no debería cambiar nada con respecto al punto que quiero resaltar de, "por quien votar en noviembre."

ARTÍCULO

Trataré de que este artículo sea lo más corto posible ya que es un tema gigantesco, pero primero, quiero reiterar que soy antipolítico, o sea, estoy en contra de la política occidental:

1) estoy en contra de lo que significa (el más fuerte y a menudo el más malo, gana),

2) estoy en contra de cómo se lleva a cabo (de manera muy sucia, con el comportamiento humano más despreciable), y

3) estoy en contra de las inevitables consecuencias de este tipo de política (riqueza para unos pocos, miseria para las mayorías, racismo, machismo, y violencia, como si todo eso fuera normal, cuando no debería ser así, porque nada de eso es normal).

Por eso yo casi nunca voto (voté solo 2 veces), no voté en el 2013, ni en el 2015, ni en el 2017, 2018, o 2020, ni voy a votar en las venideras elecciones para las alcaldías y las gobernaciones en noviembre (2021).

Sin embargo …

Pensé, que, de ser un votante, ¿por quien votaría en noviembre?

También pensé, ¿haría alguna diferencia por quien votaría?

¿Cómo puedo responder a estas preguntas?

¿Sería importante por quién votar en noviembre, o no?

¿Cómo se podría evaluar esto?

Bueno …

Para tratar de responder estas preguntas, me vino a la cabeza la idea de tratar de evaluar la salud del país en enero del 2013 cuando Chávez nos entregó el país, y comparar esos resultados (de la evaluación) con la saludo actual del país (2021).

De esta manera se podría tal vez ver en que punto o en qué nivel --- tan negativo (o positivo) --- estaríamos hoy en comparación con el potencial del país, el potencial siendo lo máximo positivo (bueno) posible, y también, hasta donde llegaría la diferencia (buena o mala) entre la salud de nuestro país de entonces (2013) y hoy (julio 2021).

Para eso hice una lista (parcial) de 18 elementos, los cuales podrían en su conjunto --- aunque sea de manera subjetiva --- ciertamente representar la salud del país en el comienzo del 2013. Los números en paréntesis son la nota que le doy a cada elemento, del 1 al 10, 10 siendo muy bueno, y 1 siendo muy malo. Al final hago el total, y después hago la misma evaluación, pero para el año 2021. Enseguida hago una comparación.

En el 2013, Chávez nos entregó un país con:

1- (8)- uno de los salarios mínimos y una de las pensiones más altas de Latinoamérica (más de $300 al mes)

2 - (5)- un sistema de distribución eléctrica (casi gratuito) de mediana calidad, pero en construcción y en expansión

3 - (6)- un sistema de distribución de agua potable (casi gratuito) en mediana condición, pero mejorando

4 - (7)- un sistema de educación gratuita de buena calidad

5 - (9)- un sistema de salud gratuito de alta calidad

6 - (9)- un sistema de transporte terrestre (incluso el metro) de alta calidad y a buen precio

7 - (8)- un sistema de aviación comercial interno barato y bastante eficiente a muy buen precio

8 - (7) - un sistema de transporte marítimo de mediana a buena calidad y a buen precio

9 - (9)- un sistema de internet de alta calidad a muy bajo costo

10 - (9) - un sistema de control sobre la tasa cambiaria y las divisas de alta calidad y eficiencia y poca corrupción

11 - (6) - un montón de empresas Estatales (entre ellas PDVSA) entre las cuales por lo menos la mitad (eso lo digo arbitrariamente) funcionaban entre bien y muy bien

12 - (8) - un sistema burocrático con poca corrupción y bastante alta eficiencia

13 - (8) - una sociedad con un nivel de pobreza por debajo del 15%

14 - (8) - un sistema de seguridad pública bastante eficiente con muy poca corrupción y criminalidad interna

15 - (7) - un ejecutivo bastante efectivo (algunos honestos entre ellos) bajo un control razonable, reduciendo la corrupción Estatal

16 - (9) - un turismo nacional e internacional de muy alta calidad y felicidad con poca delincuencia y estafas

17 - (9) - un sistema mundial deportivo y de música de alta calidad y altamente respetado

18 - (8) - una economía interna con su distribución eficiente de combustible, comida, medicamentos, repuestos, y ferretería

19 - … y tantas otras cosas, entre las cuales la mayoría funcionaban entre bien y muy bien, incluso en algunos casos, excelente.

Total: (140)

Si bien conté, el total de los 18 números en paréntesis arriba es de 140 puntos sobre un potencial de 180 (10 puntos por elemento), o sea, bajo el mando de Chávez, el Estado venezolano operaba a más o menos un 78% de eficacia (140/180 x 100), lo cual no era nada malo, de hecho era algo muy positivo y así fue reconocido a nivel mundial.

Después …

Hice la misma evaluación usando la misma lista (¡háganlo ustedes también!), pero esta vez con respecto al año 2021 y el total de los números en paréntesis me llegó a solo 27 puntos (de un posible 180), o sea, el actual Estado venezolano opera hoy a solo un 15% de eficacia (27/180 x 100), lo cual es absolutamente horrendo.

Entre el 2013 y el 2021, en solo 8 años, la eficacia del actual Estado venezolano, o sea, la salud de nuestro país, bajó desde 78% (bastante buena salud) a solo un 15% (muy mala salud, básicamente un cáncer mortal), y eso es absolutamente catastrófico, particularmente en el sentido de los derechos humanos, del derecho a un salario y a una pensión digna, el derecho de comer nutritivamente, el derecho al agua potable, el derecho a la electricidad, el derecho a los medicamentos, etc., ni en las guerras ocurre esto (yo sé, he vivido guerras).

Entonces …

Podemos concluir con bastante certeza que los actuales alcaldes y gobernadores (y los otros que son electos simultáneamente) forman parte de quienes manejan el Estado actualmente, entonces, por ende, ellos también, y en general, operan a solo alrededor de 15% de eficacia.

¿Verdad?

Entonces …

¿Por quien votar en noviembre?

¿Otra vez por ellos?

¿Por los mismos?

No creo.

Espero que no.

Eso sería el suicidio definitivo de nuestro país, ¿no creen?

Ahora …

Visto desde otro punto de vista …

¿Creen ustedes que los otros (o nuevos) candidatos y candidatas para las elecciones de noviembre, quienes hoy NO ejercen el poder, serían peores que quienes actualmente SÍ ejercen el poder y manejan el Estado, o sea, creen realmente que manejarían el Estado con una eficacia peor que el 15%?

¿Será eso posible?

No lo creo.

¿Por qué?

Bueno, porque así como lo mencioné en el comienzo de este artículo, normalmente, en este tipo de sistema político occidental, las personas mas fuertes y/o las más malas son quienes ganan las elecciones, y en este caso, esas personas más fuertes y/o más malas, son precisamente las que hoy ejercen el poder (por eso están allí).

En otras palabras, para ellos llegar al poder debieron pisotear sobre los menos malos (los más débiles digamos), y son esos menos malos quienes serían --- en su mayoría creo --- hoy los candidatos y las candidatas nuevos y nuevas para las elecciones de noviembre.

Eso es lo que pienso.

De todas maneras, una cosa es cierta, de cualquier manera que yo lo vea, no creo que exista (de manera general) nadie que sea peor para la salud del Estado (del país) que quienes hoy manejan el Estado, nadie.

Uno podría --- en mi opinión personal por supuesto --- reemplazarlos todos por delincuentes comunes y corrientes recién salidos de la cárcel, y estaríamos iguales de salud (el país), pero no estaríamos peores, no lo creo, miren por ejemplo lo que está ocurriendo en la Cota 905 (no quiero hablar de eso aquí, es un tema muy delicado, si hablo de eso es posible que el actual Estado venezolano trate de desaparecerme, y no quiero morir todavía, bueno, aunque mi enfermedad ya está haciendo ese trabajo bastante bien, por eso ya no escribo tanto como antes, porque no puedo, y eso me imagino debe ciertamente convenirle al actual estado venezolano, el mismo Estado venezolano que dice ser democrático pero que arbitrariamente y cobardemente bloquea a Aporrea y a muchos otros medios de comunicación por miedo de ser descubierto, sí señor, así es).

Hemos llegado al fondo del barril de la decencia/decadencia humana, en particular en el ámbito de la política, entonces sería casi imposible equivocarnos otra vez (como los hicimos en las elecciones presidenciales del 2013) y votar en noviembre accidentalmente por alguien que sea peor que lo que tenemos hoy en el poder.

Es casi imposible.

Digo yo.

Entonces …

Mi sugerencia es que voten por cualquier nuevo o nueva candidato o candidata, pero que sean candidatos o candidatas que no tengan nada que ver con las personas ni los partidos políticos que hoy ejercen el poder sobre el Estado (maduristas, PSUV, su aliados, etc.).

Aparte de eso (de saber que no son ni maduristas ni del PSUV ni de sus aliados), no necesitan saber nada sobre esos candidatos porque el final, para nosotros la mayoría, nada de eso importa ya, son básicamente todos iguales, son fundamentalmente todos iguales de buenos o malos (más malos que buenos), pero ya que los nuevos candidatos y candidatas todavía no han llegado a ejercer el poder, bueno, entre ellos ciertamente habrían algunos que son menos malos que otros (solo que todavía no han sido suficientemente pisoteados por los más malos para enseguida ellos mismos volverse más malos también), entonces, no importa realmente (prácticamente) por quien voten o de qué tendencia sea el candidato o candidata, se puede votar por un adeco, copeyano, comunista, derechista, izquierdista, o lo que sea (pero no maduristas, del PSUV, o partidos aliados), y eso garantizaría casi al 100% que nuestra saludo (del país) no empeorará y tal vez aun mejorará un poco por encima del 15%.

(No mejorará mucho más que eso, creo yo, hasta que haya un cambio moral de grandes proporciones --- como ocurrió cuando Chávez mandaba --- en el seno de nuestra cultura retrograda y colonial de la viveza criolla, el oportunismo, el facilismo, el nepotismo, y el egoísmo e individualismo.)

Por otro lado, si ustedes votan por otro madurista, por alguien del PSUV, o por algún candidato de sus partidos aliados, la cosa empeorará, eso es seguro en mi opinión, nuestra salud bajará a menos del 15% (ver nota al final), y eso es cierto, pienso yo, porque esos candidatos aliados al madurismo, al PSUV, etc., si ganan las elecciones en noviembre, no serían pisoteados por quienes hoy mantienen el poder sobre el Estado, lo cual significaría que no tendrían que hacer ningún esfuerzo par mejorar nada para nadie. Más bien, recibirían sus "regalitos" sin mover un dedo, mientras los nuevos (los no asociados al madurismo) tendrían que luchar muy duro para recibir lo que sea, o sea, por lo menos harían algo para nosotros antes de transformarse en sanguijuelas adultas.

Ahora saben por quienes votar en noviembre, ¿verdad?

NOTA FINAL: Con respecto a tener una salud de menos del 15%, si seguimos eligiendo a candidatos o candidatas asociados al madurismo, imagínense lo siguiente. En base a lo que he podido descubrir --- y este es solo un ejemplo de más catástrofes no-naturales posibles para nuestra población --- Venezuela recibe las señales de internet vía 3 cables submarinos desde el extranjero. Todas esas señales pasan por la CANTV y por una serie de cables submarinos locales con por lo menos 10 conexiones a lo largo de nuestra costa caribeña (ver mapa en el link abajo). Sin embargo, la CANTV, una empresa Estatal, hoy se encuentra casi totalmente destruida por el descuido crónico de quienes han ejercido el poder sobre el Estado venezolano desde el 2013, no son ni capaces de hacer el mantenimiento de sus propios vehículos y equipos de trabajo, ni tampoco son capaces de mantener su red de distribución de señales de manera adecuada, y eso creo que todos lo sabemos. Ahora, para que esas señales de internet se mantengan en buen estado, la CANTV o alguna otra entidad del Estado debe asegurarse que el mantenimiento del sistema de cables submarinos y sus instalaciones y conexiones esté siempre hecho a tiempo y que esté bien hecho, si no, las señales se degradan (eso es lo que está ocurriendo actualmente) y eventualmente no habrá nada de señal. ¡Caput! ¡Zilch! ¡Nada!, y eso sería catastrófico, ¿no creen? Entre el 2013 y hoy, pasamos de tener uno de los mejores servicios de internet de Latinoamérica a tener, literalmente, el peor del mundo lado a lado con Afganistán, un país en guerra (ver el otro link abajo). Esto significa que muy posiblemente el mantenimiento de los cables y las conexiones submarinas para el internet no se estaría haciendo como debe ser desde posiblemente el 2013 cuando el internet empezó a fallar de manera continuada y casi a nivel nacional, empeorando cada día más, y eso es muy malo, ya van 8 años de falta de mantenimiento adecuado (en base a mis extrapolaciones). ¿Cuánto tiempo más puede el sistema de internet venezolano sobrevivir sin que se haga el debido mantenimiento y bajo un Estado compuesto básicamente de sanguijuelas? Todo esto supone que en algún momento no tendremos más internet aquí en Venezuela (excepto si pagamos por servicios de internet vía satélite que solo los ricos pueden pagarse). Eso, en mi opinión, haría que de una vez nuestra salud (como país) bajara del 15% a alrededor del 10%. Sería una de las pocas cosas malas que quedarían (de hacer o de ocurrir) para acabar con nuestro país y eventualmente llevar su eficacia a 0%. Ahora, la clave es que las personas más propicias a dejar que esto ocurra, sin ninguna duda de parte mía, son las personas que hoy ejercen el poder sobre el Estado venezolano, y eso es muy malo. ¿Vamos a dejar que esto ocurra? Les digo una cosa, y de eso estoy 100% seguro (a veces soy vidente), si esta gente que maneja el país sigue allí (por culpa nuestra por supuesto, porque votamos por ellos), el internet por cable desaparecerá, y esto ocurrirá más pronto que tarde (ya van 8 años de descuido), y creo que todos sabemos que hoy en día, sin internet, es básicamente imposible sobrevivir, ¿verdad? No se puede trabajar eficientemente, ni se puede trabajar inteligentemente, ni estudiar, ni nada … ¡A ver qué pasa!

Ver mapa de los cables submarinos: https://twitter.com/taucetinet/status/1200958017912627201/photo/1

Ver calidad de internet a nivel mundial (velocidad):
https://www.speedtest.net/global-index

NOTA ADICIONAL (de último momento): Mientras escribía esto ayer, se me fue la señal de internet por completo durante casi una hora (otra vez), pero esta vez se fue simultáneamente vía Digitel y vía Movistar, dos compañías diferentes que uso en caso de que una falle. Creo que las dos empresas consiguen la señal de internet a través de la CANTV, entonces la falla de ayer significaría que probablemente la falla ocurrió a nivel de la CANTV (y sus cables) y no como ocurre a menudo, en la red de antenas de transmisión. Creo que dentro de poco tendremos cero internet (para las mayorías) aquí en Venezuela hasta que las empresas como Digitel y Movistar encuentren otro proveedor que no sea la CANTV (quien creo tiene el monopolio sobre las señales que vienen vía los 3 cables submarinos), pero los precios aumentarán de manera considerable. Debido a la masiva ineficiencia del actual Estado venezolano, hoy ya nos cuesta más de $250 al mes en la casa para 5 personas que usamos el internet regularmente. Antes del 2013, el internet nos costaba menos de $5 al mes. ¿Cuánto nos costará el internet después de que los cables submarinos no sirvan más (debido al descuido por parte del Estado)? ¿Ah? Hoy, mientras escribo esto, el internet sigue fallando gravemente y es increíble pensar que pago $60 al mes para el peor servicio de internet del mundo. ¿Quiénes son los que están enriqueciéndose a costilla mía y a costilla de nosotros los millones de venezolanos y venezolanas inocentes e impotentes frente a este miserable fenómeno del internet en Venezuela? ¿Los privados de siempre o gente asociada al actual Estado venezolano quienes permiten que todo se caiga a pedazos mientras ellos montan clandestinamente empresas privadas para absorber los clientes descontentos con el podrido servicio de internet Estatal? (Y no solo posiblemente con el internet, sino, probablemente, con todo.)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 853 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor