Marta Harnecker, reaccionaria impenitente

La señora Marta Harnecker ha bautizado un libro, como si de hijo de familia real se tratase, con bombos y platillos. La criatura se llama “Reconstruyendo la Izquierda”. Comentemos.

Con este libro la señora Harnecker no consigue ubicarse en la Revolución Bolivariana, sigue instalada cómodamente en los trabajos conformistas que elaboró para analizar y justificar el “presupuesto participativo de Porto Alegre”, que ahora los presenta adecuados a sus intereses de hoy.

En el libro encontramos huellas abundantes de que fue escrito con la técnica del “corta y pega”, muy utilizado en los trabajos escolares. Nos presenta un collage de aquellos escritos y aquellos libros, que pasó por un filtro para eliminar algunos párrafos que evidentemente le iban a traer problemas para desarrollar su oportunismo. Veamos.

En un libro anterior, “Haciendo Posible lo Imposible”, nuestra señora sostenía:

“A esto debe unirse también la necesidad de poner limitación a los mandatos otorgados por el propio pueblo, para evitar lo que ha ocurrido en la mayor parte de los países socialistas –mandatos casi de por vida- algo absolutamente extraño al pensamiento de los clásicos del Marxismo, que veían la función burocrática como algo transitorio debido a su carácter rotativo”…

Por supuesto, este párrafo, por razones obvias, lo eliminó. Pero también decía:

“¡Qué distante de esto han estado muchas de las organizaciones de izquierda de América Latina! ¿Qué simboliza para nuestros pueblos la hoz que figura en la bandera roja de muchos partidos comunistas? ¿Qué significa para los indígenas guatemaltecos el nombre de Ho Chi Min y aún el del Che Guevara, nombres que han adoptado algunos frentes guerrilleros?”

Por supuesto, este párrafo, por razones obvias, también lo eliminó.

Pero, además de estos trucos ¿Por qué decimos que el libro “Reconstruyendo la Izquierda”, amén de ser un collage, es un libro donde persisten las tesis contrarrevolucionarias y oportunistas de la señora Harnecker? Examinemos.

En la página 155 encontramos esta confesión de fe contrarrevolucionaria:

“Estos sectores piensan que puede abrirse una situación insurreccional y que de lo que se trata es de demoler al Estado burgués, es decir, que existe una posibilidad de ruptura revolucionaria en el horizonte inmediato. Quienes pensamos por el contrario, que vivimos un periodo ultra conservador y que estamos en grandes desventajas en cuanto a correlación de fuerzas a nivel mundial y local, pensamos que de lo que se trata es de comenzar a actuar dentro de las estructuras existentes con el objetivo de irlas transformando y, por lo tanto, valoramos positivamente el acceso a la administración de un gobierno local por parte de la izquierda….”

Evidente, este párrafo, que trasladó desde sus días de Porto Alegre, ilustra el carácter reaccionario de Harnecker. Y es desde este pensamiento (que postula claramente que no hay posibilidad para una Revolución) que ella, con desfachatez, pontifica sobre la Revolución Bolivariana.

¡Derrotemos a los falsificadores y a los oportunistas!

¡Rodilla en tierra con Chávez y el Socialismo Auténtico!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7310 veces.



Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: