Bases del Psuv designarán candidatas y candidatos

Éste debe y debió ser el camino. Cuantas cosas no se hubieran podido evitar si en otros tiempos se hubiera tomado al pueblo organizado en consideración. Cuantas cosas hubieran pasado aquí. Si en vez de imponer candidatos y candidatas que muchas veces resultaban familiares, clientes especiales y amiguitos de los altos jerarcas del partido para alcanzar un cargo público, hubiésemos consultado las bases del partido, llámense, Patrullas Socialistas, UBCH, las RASS, los militantes en general para que asumieran la tarea de designar a sus gobernantes con la mayor objetividad posible. A este respecto nuestro Comandante eterno Chávez nos dijo: «ésta "cultura capitalista" se expresa en el hecho de considerar que pertenecer a un partido equivale a "invertir" en él, a través de sus contribuciones financieras o con su trabajo militante, y que esa "inversión" debe ser "recompensada" o "remunerada" con puestos, cargos, prebendas o influencias en el Estado, en el terreno de los negocios o en el mismo partido». (Líneas estratégicas de acción politica, pág. 3, enero 2011).

El pueblo es sabio y paciente dice una canción de Alí Primera. La voz del pueblo es la voz de Dios. Pero a veces la voz del pueblo no es escuchada por los altos jerarcas de un partido, ah, pero cuando un líder comunitario intenta ser el portavoz de la comunidad para comunicar los problemas más apremiantes, es entonces cuando es tildado con cualquier adjetivo destructivo y hasta excomulgado de la organización politica. Por tanto, Chávez nos dijo: «esta cultura es reproducida a lo interno del Partido, y se expresa en que algunos sectores lo conciben como un medio para el "ascenso social" de los y las militantes con responsabilidades de dirección a distintos niveles. Algunos camaradas se consideran líderes absolutos e indiscutibles en sus espacios, y asumen la discrecionalidad de excluir del Partido, y hasta de la Revolución, a quienes se atrevan a diferir o a disentir de ellos y ellas». (Líneas estratégicas de acción politica, pág. 3, enero 2011).

Pero al darle la potestad a las bases de un partido político sobre la designación de candidatas y candidatos surgen otras interrogantes, surgen otras situaciones intrínsecas en esa metodología. Esa potestad que se le ofrece a las bases para designar candidatas y candidatos es una potestad que no es libre, que no es soberana, ni mucho menos absoluta; es una potestad subyugada, dominada, sujetada y sometida a los intereses de los mandamases de la organización politica.

La realidad en las catacumbas de las bases es un escenario diferente, incluso, hasta desconocido e ignorado, muchas veces por los mandamases del partido. Allí las bases están solo para recibir y acatar los lineamientos de la dirección nacional de la organización politica. Solo eso. Y lo digo con total convicción, porque viví esa experiencia junto con un grupo de camaradas en un momento dado. Todo, absolutamente todo es una parafernalia, es una mampara que el partido político utiliza para imponer sus candidatas y candidatos y después salen a decir que los candidatos salieron de las bases.

Es inconcebible el hecho de que en las catacumbas de las bases de un partido político se imponga por decirlo de alguna manera una competencia de candidatos dispareja, donde convergen en la fiesta electoral líderes comunitarios y sociales, militantes que no son reconocidos, ni son famosos, pero que su trabajo es inconmensurable y lamentablemente tienen la difícil situación de toparse en la misma fila con personas que cuentan con el beneplácito del gobierno y con los mandamases del partido, además de que cuentan con un status social reconocido dentro de la sociedad. Entonces la designación del candidato se hace cuesta arriba para el líder comunitario y las bases terminan designando al candidato impuesto por el partido. Creo que le dicen seguir la línea.

Ahora bien, la otra situación es muy peculiar. Sobra decir que hay elecciones de gobernadores y alcaldes para que todos los que tengan aspiraciones políticas se pongan locos, incluso, diputados recién electos en la Asamblea Nacional. Quieren más y más y más. Démosle la oportunidad a otro camarada. Como dicen en mi pueblo: "no sean garosos". Hagan su trabajo que para eso el pueblo los eligió como diputados y dejen de tener aspiraciones personalistas. Aquí lo que se debe tener son aspiraciones colectivas donde el trabajo de cada uno se suma al ahínco social, en la que la victoria de uno es la victoria de todos y la frustración de todos es la frustración de cada uno.

Es así, con el trabajo realizado en colectivo y con visión social, que los revolucionarios consiguen sobreponerse a sus carencias y conquistar una eficacia, que es superior a la eficacia del capitalismo, porque libera la fuerza social que estaba presa de individualismos. El salto de una eficacia del individualismo a una eficacia de lo social, es vital para la Revolución. Por eso debemos derrotar las tentaciones de resolver los problemas usando la eficacia engañosa del individualismo, usando las armas melladas del pasado. El trabajo colectivo, con visión social, es la seguridad de la marcha hacia el Socialismo, con unidad y constancia venceremos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 507 veces.



Allen Nebrija

Poeta, articulista y novelista.

 allennebrija@gmail.com

Visite el perfil de Allen Nebrija para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: