¿Se puede derrotar una dictadura con votos?

Después de todo un duro, difícil y largo año y de haber superado mil escollos, el pueblo de Bolivia, vuelve a derrotar políticamente a una derecha que desde el 2005, con Evo Morales a la cabeza, venía derrotando sistemáticamente y con contundencia, sin dificultades aparentes.

Aún persistirán, quizás por mucho tiempo, miles de interrogantes y dudas sobre cómo esta derecha golpista y fascistas logró abrir esas rendijas que, después del legítimo triunfo electoral de Evo Morales, en las elecciones por su reelección en 2019, fueron capaces de imponerse a través de un cruento golpe que, además de desplazarlo del gobierno, casi le termina quitando la propia vida a este comprometido revolucionario.

Esta terrible experiencia boliviana vino a mostrar al mundo, entre otras cosas, cuánto la derecha ha sido capaz de perfeccionar sus métodos de manipulación y cómo la coordinación internacional, enmarcada en estrategias imperiales, sin poner límites a sus despiadadas formas de hacer política, les permiten saltarse cualquier consideración de democracia, justicia, legalidad, etc., cuando estos dejan de favorecer sus fines y sus intereses.

También viene a mostrarnos cómo, después de 14 años continuos en el poder, la experiencia de un gobierno de izquierda no fue capaz de transformar el poder político real, el aparato jurídico, la policía y las fuerzas armadas para impedir que intereses distintos a los populares y a los de las mayorías se impusieran, en una determinara coyuntura, saltándose la legalidad en la que se fundamenta el sistema.

El propio Evo Morales, presidente derrocado, llegó a declarar desde su exilio en Argentina, en enero donde se encontraba entonces, que había sido un error asumir la propuesta del pueblo y optar por una cuarta reelección. En esa misma entrevista afirmó que dimitió para evitar "la violencia que siguió, el fascismo y el racismo, no lo esperaba".

Ya todos conocemos la mayor parte de los desmanes de la dictadura impuesta en Bolivia, encabezada por Jeanine Añez en alianza con poderosos sectores aliados de la oligarquía boliviana, valen interrogarse, ¿podrán gozar de impunidad quienes llevaron a un país al colapso en nombre de sus miserables ambiciones y mezquindades políticas y bastardos intereses minoritarios?, la experiencia de este año en Bolivia será una lección a la izquierda y a la revolución latinoamericana acerca de cómo por mucho que se cuente con votos mayoritarios, siempre el sistema de "democracia burguesa capitalista" le ofrece múltiples rendijas por donde podrán colarse, inesperadamente, minorías poderosas.

Apostamos que esta victoria del MAS en Bolivia sea una señal providencial inequívoca de que vienen tiempos para los pueblos latinoamericanos de retomar las sendas de la liberación definitiva.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 607 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: