Ley Antibloqueo: Caballo de Troya del presidente Maduro

Los venezolanos no podemos dejarle a la presunción de buenas intenciones por parte de un gobierno cosas tan trascendentales como la soberanía, autodeterminación e independencia. En medio de esta situación económica para la cual sobran los calificativos para caracterizarla y a la que hay que agregarle la pandemia, nos lanzan el proyecto de ley antibloqueo. Es algo así como que en medio de una fiesta y en plena borrachera alguien te pide prestado una plata o te pide que firmes un documento. O que alguien en medio de un funeral por la muerte de un familiar te pida que le firmes un documento para y que tramitar todo lo referente al funeral. El ejemplo viene como anillo al dedo porque estoy convencido que la gente no le ha parado bolas al fulano proyecto de ley antibloqueo. Las grandes mayorías de los venezolanos están en un estado de alienación por su supervivencia diaria y poco le paran a estas vainas y ocurrencias del gobierno. Nicolás Maduro supo hilar su discurso y le pego a la gente en lo más sensible de su fibra cuando dice que la ley que por ahora es proyecto es para devolverle el estado de bienestar a la clase trabajadora. Usted sabe, esa vaina que llaman salario y que es por lo que uno trabaja está muy mal y hay que aumentarlos, bueno, para eso servirá la fulana ley entre otras cosas. Y esas otras cosas que es un largo rosario de etcéteras que comprometen el futuro de treinta y pico millones de almas que habitan en este país no fueron mencionadas ¡ni por el carajo! Llama la atención que en contadas ocasiones Nicolás Maduro se ha referido seriamente al tema económico y en particular al del bienestar social y de los salarios. Rehúye, evade el tema económico. La última vez fue cuando le quitaron cinco ceros a la moneda y el resto es historia hasta nuestros días que ya usted conoce. Lo que acá no se ha hecho en el marco de la constitución de 1999 y de las leyes orgánicas como la ley orgánica del trabajo por ejemplo, ha sido porque la política de este gobierno va en contra corriente del espíritu de la constitución y de las leyes promulgadas por el difunto presidente Hugo Chávez. El gobierno de Nicolás Maduro viene desmontando TODO EL ANDAMIAJE LEGAL QUE NOS LEGO EL DIFUNTO PRESIDENTE HUGO Chávez. LO ULTIMO ES ESTE PROYECTO DE LEY ANTIBLOQUEO. La excusa es el bloqueo pero la intención es la privatización y la desregulación de por ejemplo las relaciones laborales. Lo que implica mano de obra barata pero bien calificada En industrias como la petrolera donde ya se desconocen conquistas socioeconómicas. O si no pregúntele a cualquier trabajador de la industria petrolera venezolana de oriente o de occidente. Volverán a la privatización de la industria cementera, siderúrgica, petroquímica y la devolución de activos confiscados o expropiados durante la gestión del difunto presidente Hugo Chávez. La ley antibloqueo que de seguro aprobara sin discusión y sin oposición la asamblea nacional constituyente (¿y quién lo puede dudar?) Es un retroceso a la cuarta república. Esta ley es la del motolito que tira la piedra y esconde la mano. Hacer y deshacer sin que nadie se entere. Y ¿para que cree usted que es lo del secreto y confidencialidad de la información? El gobierno de Nicolás Maduro nos vino con el cuento aquel de sólo la puntica. Y ya usted sabe cómo acabo todo. En la constitución queda bien establecido que para aprobar CUESTIONES TRANSCENDENTE PARA EL PAÍS ES NECESARIA LA CONSULTA Y APROBACIÓN O RECHAZO EN REFERENDUN. O SEA HAY QUE CONSULTAR A LA GENTE.CONSTITUCIÓN DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA. CAPITULO IV DE LOS DERECHOS POLITICOS Y DEL REFERENDO POPULAR. SECCION SEGUNDA.- DEL REFERENDO POPULAR: ARTÍCULO 71, ARTICULO 73 Y ARTICULO 74.

Un parao a este proyecto de ley seria activar un referendo para ser abrogada la ley. Para ello se necesita un número no menor del cinco por ciento de los electores y electoras inscritos e inscritas en el registro civil y electoral. Primero para activar la consulta y luego garantizar la concurrencia de por lo menos, el cuarenta por ciento de los electores y electoras inscritos e inscritas en el registro civil y electoral para ser abrogada (eliminada). Lo anterior no es concha de ajo pero bien valdría la pena organizarnos, encontrarnos y acordarnos para echar adelante la iniciativa al costo que sea. Al día de hoy no se ha intentado un referendo abrogatorio pero está en la constitución. Tal vez lo que los venezolanos necesitamos es comenzar a ejercer la democracia participativa y protagónica pero de verdad, verdad. Comenzar a darle valor práctico y utilitario a la constitución y ejercer nuestros derechos políticos en el marco de la constitución que Nicolás Maduro pretende desconocer con su Caballo de Troya. La última palabra la tiene la gente, los trabajadores, los jubilados, los pensionados, las organizaciones sociales, los consejos comunales, los gremios y los sindicatos. O sea el poder de uno.

*Gremialista-Profesor Universitario.

 

alonsopadroningenieriaucv@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2206 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas