¿Hacia donde va la Revolución?

En aquellas angustiosas reflexiones, que parecían casi proféticas, temeroso ya por el futuro, después de la independencia, nuestro libertador en una oportunidad expresaría: “Todavía es más difícil presentir la suerte futura del Nuevo Mundo, establecer principios sobre su política, y casi profetizar la naturaleza del gobierno que llegará a adoptar. Toda idea relativa al porvenir de este país me parece aventurada”. Y quizás era de entender su angustia con semejante responsabilidad, en sus manos el porvenir de un pueblo, por esas razones, es que hoy mas que nunca, debemos entender esa imperiosa necesidad de nuestro presidente, de ir buscando formulas, para la consolidación de un proyecto económico, político y sobre todo social, y esa preocupación la expreso nuestro comandante, en esta cita, ''El socialismo no puede ser la dictadura ni del proletariado, ni de la élite política, ni de la estructura de un partido estalinista o bolchevique (...) tiene que ser democrático, alentado por la participación de las comunidades. Los partidos tienen que ser entonces el vehículo para la construcción de ese socialismo, hoy no lo son, más bien son un obstáculo'', explicó el jefe de Estado al canal estatal Venezolana de Televisión. El Socialismo como tema de debate político ha vuelto al escenario debido a las ideas que en ese sentido ha relanzado el actual gobierno venezolano. El presidente Hugo Chávez ha propuesto “el Socialismo del siglo XXI” como la vía de desarrollo de la revolución bolivariana. Esta propuesta obliga necesariamente a un debate teórico sobre el socialismo, debate que tiene que considerar, necesariamente, el examen crítico de la experiencia socialista mundial. Sobre la base del socialismo real todo esta teorizado, y tenemos experiencias científicamente probadas de los aciertos y de los errores de algunos modelos, nuestro mayor reto es teorizar sobre el nuevo modelo socialista para Latinoamérica, una vía clara para la formación ideológica de nuestro pueblo, que todavía no entiende ni digiere su coyuntura, “Es más difícil, dice Montesquieu, sacar un pueblo de la servidumbre, que subyugar uno libre”, esta expresión refleja el comportamiento de una gruesa parte de nuestra población humilde, que por esa condición de fragilidad ideológica se puso al servicio de la oposición y de la oligarquía.

El camino en ese sentido está claro para el presidente Chávez, tenemos que tener un pueblo, cada vez mas formado en lo ideológico, en la ética y en la moral revolucionaria, y cito las palabras nuevamente de nuestro libertador en el congreso de angostura, “Por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza; y por el vicio se nos ha degradado más bien que por la superstición. La esclavitud es la hija de las tinieblas; un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”; la educación fortalecerá a los embriones del poder popular: mesas técnicas, comités de salud, ubes, concejos comunales y muchos otros que al transcurrir del proceso irán naciendo, “la mejor forma de conservar el poder es compartiéndolo”, en ese orden de ideas la creación, desarrollo y regulación revolucionaria de los Consejos Comunales representa la transferencia del poder para el pueblo, es decir, compartir el poder como lo establece la democracia participativa y protagónica Una vez que la conformación, integración, organización y funcionamiento de los Consejos Comunales trascienda el ámbito reivindicativo y económico para transitar profundamente lo político, organizativo e ideológico, será el inicio del fin de los reyezuelos y burócratas en lo que han devenido algunos Alcaldes, Gobernadores, Presidentes de empresas del Estado y otros. La revolución no admite al estado venezolano, por tal razón urgen cambios profundos en los actores de la política, de las estructuras y de las instituciones, el presidente Chávez decía que había la necesidad de institucionalizar la revolución, yo diría mejor que hay que revolucionar las instituciones, es decir ponerlas en manos del poder popular, es necesario entender hoy, que como pueblo es irrestrictamente necesario formarnos y participar, para no seguir como decía Bolívar dominados por el engaño, sin perder la perspectiva de que somos y seremos los protagonistas de este proceso, y que sin nuestra aprobación nada es posible.

josevielmae@hotmail.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 3523 veces.



José Vielma Escalona


Visite el perfil de José Miguel Vielma López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: