Coronavirus y capitalismo...

El mundo se estremece con los estragos del coronavirus, los sistemas de salud se ponen a prueba, la conciencia ciudadana se somete a retos no vistos jamás, la interconexión del mundo se virtualiza, se abre ante nosotros una gigantesca y colosal interrogante... ¿cómo será el mundo post pandemia?! No es nuestra intención ser pitonisos, solo intentaremos emitir una opinión sobre lo que hemos visto hasta ahora y hacer una comparación muy sucinta de lo que vemos y leemos en las noticias. El título lo dice todo, trataremos de analizar lo que es evidente y los resultados que a grosso modo abordaremos son más que elocuentes.

El colapso del sistema de salud en los países capitalistas con sistemas neoliberales nos demuestra solo una cosa; una pandemia de estas magnitudes es imposible derrotar con un sistema de salud creado para lucrar a un grupo de capitalistas. Y es que justamente el capitalismo ha convertido a la salud en un negocio redondo, muy productivo para sus objetivos de acumulación de capital a costa de la salud de los ciudadanos del mundo.

Resulta paradójico el discurso de los medios de "comunicación" con la realidad que ocurre en los países. China logró frenar el avance de la pandemia aportando a sus ciudadanos las facilidades para luchar contra la misma; en Venezuela, país satanizado por la mediática mundial y convertido en un laboratorio para la mentira, la manipulación y el asesinato ideológico, de repente se convierte en modelo para enfrentar la pandemia. Nuestras cifras son elocuentes y surgimos como una esperanza para el mundo y una luz para la humanidad... ¿Por qué? Puede existir una respuesta súper compleja como una muy sencilla, dependiendo su óptica del mundo usted escoge la de su conveniencia o preferencia. La compleja se acercará a "la suerte venezolana", al "país bendecido por dios", cosa que es verdad, y demás menjurjes esotéricos; la sencilla simplemente exigirá un recuento de los hechos, un pueblo decidido a vencer y una voluntad inquebrantable en demostrar que podemos superar las más grandes dificultades. Eso es algo que va en nuestros genes; no es sencillo salir casi descalzos a liberar medio continente con Bolívar al frente, tampoco es fácil soportar estoicamente tanto desprecio e incomprensión de quienes otrora le hemos tendido la mano solidariamente, verbigracia la xenofobia contra los connacionales en otros países. La historia pareciera ser una noria: en colombia por ejemplo, lo relata García Márquez en su obra EL GENERAL EN SU LABERINTO", mientras al colonizador y opresor Samano le celebraron su huída ante el inminente triunfo de Bolívar, luego, a los soldados libertadores les insultaron cuando salieron de la Nueva Granada, eso sí, después que vertieron su sangre por la libertad de esos pueblos, ingratitud quizás, para no decir palabrotas, ironías de la vida y el destino tal vez. Pero estamos hechos para no guardar rencor, algo más de un siglo después recibimos una enorme migración de colombianos con los brazos abiertos y solidarios ante el drama humanitario que vive desde hace más de 60 años la república de Colombia, ocupada por el imperio hoy. ¡Hasta cuando la hipocresía del mundo por favor!. Les señalé que no hablaría del tema técnico médico, no soy experto en eso, solo como ciudadano de a pie quiero hacer una sencilla reflexión, es por eso que abordo el tema con pinceladas históricas que es menester recordar para contextualizar.

El tema de cómo hemos mantenido a raya la pandemia en medio de muchas dificultades dará de qué hablar durante mucho tiempo, para bien o para mal, pero se hablará. Si contextualizamos lo regional y mundial tenemos un paso adelante obviamente, sea este reconocido o no, pero fuera de politiquería no podrá desconocerse lo bailao, estamos dando una gran batalla y estamos venciendo que es lo más sorprendente para muchos y muchas.

Ahora bien, cómo se abordará el tema luego de la pandemia, es decir, la post pandemia... Ya vemos que en capitalismo, desde el punto de vista de la salud capitalista, es imposible derrotar la pandemia. El exorbitante costo de las pruebas en países como la meca del capitalismo, EEUU, hace que muchos no corran el riesgo de que les llegue una abultada factura a casa luego de hacerse una prueba, eso aleja la detección a tiempo y la peligrosidad del virus estará siempre latente como una bomba de tiempo tic tac, tic tac. El abordaje colectivo y en masa que se ha hecho en Venezuela será imposible hacerlo en esos países donde se cobra hasta por respirar. El capitalismo coloca en el centro de su actuación el capital, la ganancia, la acumulación de capital, el socialismo coloca en el centro al ser humano, la vida. Muchos se ponen bravos porque no se abren discotecas, bares y casinos; en el capitalismo esto es insostenible, en el socialismo nos lanzamos el riesgo y aunque poco pero compartimos y abrimos caminos ayudándonos unos a otros con un estado solidario que nos tiende la mano. El mundo se sorprende que nuestro salario es de 4 dólares, pero oculta hipócritamente el salario social que asciende a miles de dólares para quien lo necesita realmente.

No hay que ser un experto en finanzas para darse cuenta que las grandes empresas capitalistas tendrán que despedir centenares de miles de obreros, aquí no, con poco hacemos mucho tal como lo dice el presidente Maduro. Estamos en una vitrina para quien lo quiera ver y como lo quiera ver... si lo ve desde la óptica capitalista es imposible entender lo que ocurre en Venezuela, aunque a quienes no nos entienden me permito darle algunas pistas... Transporte subsidiado, alimentos subsidiados, viviendas subsidiadas, gasolina subsidiada, educación gratuita y pare usted de contar. Así hemos resistido y estamos derrotando la estrategia imperialista de vencernos por hambre, llenarnos de decepción y anularnos. No estamos en el mejor de los momentos, imposible cuando el capitalismo nos ha robado de forma descarada, pero con todo y eso estamos resistiendo ¿Por qué? La explicación es sencilla, aquí hay dignidad, aquí hay compromiso, aquí hay lealtad, aquí hay ideas de grandeza en Bolívar y Chávez... Conseguirá el imperio y los dueños del mundo algún día nuestros códigos. a lo mejor sí, pero dudo que su altanería y prepotencia les permita entendernos y comprender que lo que nos mueve es un profundo amor por la libertad y eso es compatible con valores de hermandad... ¡oh casualidad! Esos son los valores más nobles del socialismo. Si la humanidad despierta el rumbo del mundo para recuperar su economía es el socialismo, eso tendrán que entenderlo hasta los capitalistas, o a lo mejor, ya lo han entendido, por eso quizás Trump está acabando cuan elefante en la cristalería con la vitrina del capitalismo mundial, EEUU, que hoy se debate en una terrible crisis... ¿Qué pensarán los ideólogos del capital? Sería bueno saberlo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 308 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas