Crítica Ácida

Democracia o demodesgracia siglo XXI

 Gobiernos de izquierda surgidos entre 1979 y 2019 permitirán comprobar para la historia política latinoamericana a quienes la escriban sin sesgo socialista o capitalista, dónde y hasta qué punto son peligrosos mal llamados gobiernos “demócrata representativos del bipartidismo alternativo”, bien sea alcanzada la presidencia por comicios, pero que les importa malversar, robar, torturar y asesinar, bendiciendo con disimulocracia toda impunidad e inmunidad. Cometidos cual símbolos demócratas y que a comienzos del siglo XXI aplasten los derechos humanos elementales, a cambio del beneficio personal o partidista representativo, en países presididos por capicúas de la inmundicia política.

Historiadores especializados podrán describir el macabro proceder (sin inventos sino con narrativa de acontecimientos cumplidos), enumerando disposiciones y uso de la fuerza militar, la justicia amañanada, el parlamentarismo prostituido, robo desfachatado y alcahuetería de medios de comunicación social, con gobernantes afectos al capitalismo caco representrativo de sus intereses numismáticos. A partir de la Revolución Sandinista en 1979, años más tarde también en el poder por elecciones, la derecha perdió la cordura en los defensores de la mal llamada representatividad democrática, arrollada más tarde por el huracán socialista venezolano antiimperialista y bolivariano, Hugo Chávez.

No fue Cuba el pretexto, aquel gobierno prácticamente fue obligado a declararse comunista, luego de ataques miserables de toda índole al territorio y al pueblo cubano, dispuestos por el imperio gringo. El eje de la lucha cubana independentista siglo XX, lo presentaron cual advertencia a las demás naciones en la geopolítica servil al sur del Río Grande,  dominadas por el capitalista salvaje. Visto está que la mala fortuna es vivir bajo la égida de los perros de la guerra, vendedores de armas para salvar sus economías, con careta de “demócratas”. El tiempo ha dignificado a Cuba, mientras Venezuela siglo XXI socialista y bolivariana despoja de excusas a la “representatividad”.

El comportamiento falso de la democracia gringa y europea mercantilista, agrede ferozmente al pueblo venezolano, promocionando un corporativismo falso al que enfrenta el ejemplo de una Venezuela libre, independiente, soberana y bolivariana.  Al asesinar al Comandante del amor y la unión cívico militar, abrazan una oratocracia timadora, con gobiernos capitalistas salvajes de brutal proceder autoritario, comprobado.

Los veinte primeros años 1999 al 2019 de la revolución antimperialista chavista inspirada en libertadores republicanos, clarifican ante el globo terráqueo el neo saqueo genocida de inquisidores, que atacan criminalmente administraciones no genuflexas al mercantilismo “representativo”, con figuras destinadas a acumular riquezas para los pudientes, y hambre a los sectores de menores recursos. El 2020 recoge en Venezuela la dignidad emancipadora necesaria. Por eso nos castigan injustamente desde el exterior.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 571 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: