Proponemos una batalla de ideas televisada entre el Chavismo socialista y el draculín capitalista

"Una Revolución solo puede ser

hija de la cultura y las ideas"

Fidel Castro

Bueno, desde aquí pues, desde aquí hay que construir en la

práctica –yo decía– esa teoría socialista, pero sobre todo creando

nuestro modelo propio…

Hugo Chávez

Aló Presidente Nro. 309

No vamos a abandonar la decisión de combatir a las fuerzas nefastas de la restauración capitalista en Carabobo que logró infiltrarse en la Revolución Bolivariana ayudadas por la complicidad de una autoproclamada dirección del Psuv Carabobo. El chavismo con Chávez ya se encuentra en su trinchera de ideas como aconsejaba José Martí, con la profunda e insoslayable necesidad, de insistir en la importancia de reivindicar la esencia socialista y revolucionaria del proyecto societal que encierra el sustantivo Chávez. Nos llama la obligación de dejar claramente sentadas las irreconciliables y radicales diferencias que existen entre quienes se han situado como vulgares oportunistas a lo interno de la Revolución Bolivariana, y sobre todo inoculándose en las filas del Psuv Carabobo, pero totalmente vaciados de Chávez. Y el movimiento popular revolucionario /socialista /chavista con Chávez pero defenestrado, por la derecha dirigida por draculín, de los centros donde se debate, decide y planifica la vida de la sociedad venezolana.

El chavismo es revolución popular, el draculinismo es una versión tragicómica protoliberal de la restauración capitalista. El chavismo es dignidad y soberanía nacional, el draculinismo es "zona especial de piernas abiertas" a lo deseos del imperialismo. El chavismo es la construcción colectiva de un camino alternativo hacia la liberación, el draculinismo es el cierre de los caminos y el ejercicio democráticos. El chavismo es el pueblo como sujeto que planifica y decide, el draculinismo es "este pueblo lo que necesita es palo". El chavismo es identidad nacional y latinoamericana, complementariedad y cooperación, es una nueva construcción colectiva estética de la realidad, el draculinismo es alienación y contaminación transcultural.

En otras oportunidades lo hemos afirmado, Carabobo está siendo utilizado como una cabeza de playa en la implementación de planes para implosionar desde dentro a la Revolución Bolivariana y desbaratar al que una vez fue el partido de Chávez; al parecer una tarea ya cumplida por el muchacho de mandado del imperialismo norteamericano, draculín. Lo que deja en evidencia que esa organización fue vaciada de la espiritualidad socialista, de la comunalidad de intereses populares, de los objetivos supremos de emancipación, y en consecuencia, allí no tiene nada que buscar el pueblo trabajador porque la restauración burguesa draculiniana lo fue defenestrando de todos los espacios de poder. Por eso el pueblo chavista con Chávez hoy responde dignamente retirándole todo su apoyo a draculín, y a lo que a él huela.

En Carabobo, el chavismo con Chávez está obligado a cerrar un ciclo de ensimismamiento, sacudirse el sentimiento de culpa por los pecados cometidos por otro , sacudirse la flojera mental y rearticularse; a religar todas las pequeñas parcelas que lo han mantenido atomizado y débil y conformar un amplio y poderoso movimiento popular del chavismo con Chávez que le permita pasar a la ofensiva política arengando un nuevo "Vuelvan Caras" contra los realistas encabezados por el muchacho de mandado del imperialismo, draculín

Nuestra tesis es que el chavismo con Chávez en Carabobo tiene dos enemigos a derrotar en las venideras elecciones para la Asamblea Nacional, las dos fuerza diseñadas por el imperialismo norteamericano y que ya las tiene en perfecta combinación actuando. De un lado, a la derecha abiertamente fascista encabezada por Guaidó ligada a las organizaciones criminales pero muy disminuida en su capacidad de movilizar al pueblo. La otra, los candidatos marionetas de antemano derrotados (76% de desprecio en la opinión pública carabobeña) de draculín perfectamente camuflados de Peseuvistas. Esa son las dos nefastas fuerzas de la restauración capitalista que el chavismo con Chávez en Carabobo está obligado a derrotar contundentemente.

Esa es la estrategia de doble filo de los enemigos del pueblo Carabobeño. Cuentan sobre todo con mucho dinero, proveniente de Washington DC. y de las riquezas del Estado Carabobo, para comprar voluntades. Pueblo no tienen. Pero nos guste o no, sigue siendo el mismo modelo de elecciones organizadas y concebidas con los criterios de las lógicas burguesas y del capital. Entonces, al chavismo con Chávez, que tiene las fuerzas populares a su favor, no puede sino seguirse llenando de mucho pueblo insurreccionado política y culturalmente, imbuido de todo el potencial de transformación histórica que Chávez significa. Deberá construir las mejores y más sólidas alianzas sin abandonar los principios revolucionarios. Pero, planteándose como objetivo claro e inmediato: Ganar las elecciones a la AN con cifras aplastantes, y con el pueblo exigir la renuncia de draculín e iniciar la reconstrucción moral, económica, científica, tecnológica y democrática del Estado Carabobo con miras a reincorporarlo, como parte de la nación, al proceso de la transición socialista. Este es el Plan del chavismo con Chávez, y para llevarlo a cabo no necesitamos asistir a reuniones secretas ni en Lagunita Country Club mucho menos a Washington para pedirle permiso a nadie.

La decisión es irreversible. Esta desastrosa situación debe comenzar a cambiar. Le daremos la batalla de las ideas a los nuevos apologetas del capitalismo ubicados a lo interno de la revolución, sosteniendo un montón de disparadas y teorías chatarras, pero muy afanados tratando de convencer al pueblo venezolano de que la tarea histórica es construir una nueva burguesía revolucionaria parasitaria productora de unos pocos megamillonarios sobre millones de miserables. Olvidando -o se hacen los "olvidadizos"- que el pueblo venezolano parió la Revolución Bolivariana y a Chávez precisamente para quitarse el yugo de cualquier burguesía. La única e inevitable tarea histórica hoy en Venezuela es construir un Potente Estado Nacional con lógicas comunales, no hay otra tarea.

En los movimientos sociales alternativos estamos convencidos que el debate de ideas es consubstancial al proceso de construcción colectiva de un camino alternativo al socialismo. En este sentido, estamos proponiendo citar a un debate público donde se confronten las ideas protoliberales al servicio del capital que defiende draculín, y el proyecto del buen vivir que defiende el chavismo. En la próxima entrega explicaremos las bases de este "Batalla de las Ideas".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 625 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a287252.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO