A propósito de ser ciego

¡Alerté que la AN sería asaltada! Ahora el madurismo prepara el asesinato de Venezuela en complicidad con la seudo-oposición

Durante las diferentes participaciones que se escucharon en el I Foro Global sobre Refugiados de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Ginebra, y en la cual la voz del madurismo estuvo en afasia, Michelle Bachelet como Alta Comisionada para los Derechos Humanos no sólo ratificó lo que mencionó en su primer informe, sino que ver el cómo noticieros de los más prestigiosos en el mundo nos muestran testimonios de venezolanos emigrantes hasta en Bolivia quienes afirman las causas que los llevaron hasta abandonar Venezuela¹, revelan las auténticas causas que el régimen se niega a aceptar no sólo diciendo por boca de Maduro que sólo se han ido entre 300 y 700 mil nacidos en nuestro territorio², en contraste con los 7 millones de connacionales que pudieran emigrar en 2020 según el organismo internacional si no son encontradas soluciones políticas que puedan abrir espacios de encuentro ante los graves problemas económicos y sociales que atraviesa nuestra nación.

En tal sentido, no es casualidad que Bachelet además de volver a ratificar con mayor intensidad que el madurismo continúa violando derechos humanos con ejecuciones extrajudiciales, persecuciones políticas, salarios miserables, complicada situación económica, y uno de esos puntos se refiere que 2020 será un año de elecciones parlamentarias, razón por la cual, teme que se intensifiquen las presiones y violaciones sobre integrantes del poder legislativo.

Por ello, no es casualidad cuando alertamos que el madurismo junto con una parte de la "oposición" buscaban retirar a Juan Guaidó de la presidencia de la Asamblea Nacional³, y que posteriormente devino en la llamada operación "Alacrán", hecho que ahora al parecer sorprende a muchos, cuando la realidad no sólo estaba en el ambiente político, sino que al madurismo le urge cambiar como sea la actual directiva del parlamento, para que ésta iniciando un año electoral, se vea como una enorme derrota política infringida contra la oposición.

Además, el silencio que también se observa en la llamada "mesita" ante el reciente allanamiento de la inmunidad parlamentaria de cuatro diputados – y que nuestras fuentes nos aseguran llegarán a 10 en los próximos días -, sin obviar la persecución de la cual ha sido objeto la legisladora suplente por Nueva Esparta, Yanet Fermín, acusándola de "terrorista", quien sólo ha ejercido por más de 25 años la docencia en la isla de Margarita, no sólo demuestra el estado de desesperación y pérdida de la sindéresis del régimen, sino que poco les importa llevarse por delante lo muy poco que nos queda de institucionalidad democrática en contubernio con individuos como Timoteo Zambrano, quien ha sido el ungido candidato madurista para presidir la Asamblea Nacional, o Henri Falcón que desde Rusia, en vez de exigir a Maduro libertad para los presos políticos, salarios decentes para los trabajadores y respeto por los derechos humanos, viaja hasta esa nación para atacar a Trump. Es obvio que una "oposición" de este tipo no sólo es permisiva y complaciente, sino cómplice de las desgracias que vivimos en el país.

Del mismo modo, otro sector de la oposición encabezado por la ultraderecha de Maria Corina Machado resulta igual o peor de quienes están sentados a la "mesita" y "derecha" de Maduro, cuando en vez de aprovechar las debilidades del régimen en términos de apoyo popular y dirimir sus diferencias con el resto de quienes adversan al neototalitarismo, pues terminan de desmembrar cualquier acto de "unidad", cuya palabra, al parecer quedó en los albores de la historia de 2015. O sea, el madurismo siendo minoría, buscará con la complicidad de la fragmentada oposición, y de las seudoinstituciones apoderarse de la presidencia de la Asamblea Nacional.

De hecho, la reforma al reglamento de funcionamiento del parlamento que la mayoría opositora ha logrado, y que originó el retiro de los diputadillos oficialistas del hemiciclo, ya está decidida, pero en favor del madurismo, que ordenará al Tribunal "Socialista" de Justicia (TSJ) la anulación de tal acto político y jurídico argumentando el remoquete del "desacato" y ordenará que Henry Ramos Allup retome la presidencia el 5 de enero de 2020 para una nueva elección, y desde allí, si éste se niega le será allanada la inmunidad parlamentaria tanto a él, como a los diputados que no acepten semejante decisión "judicial", lo cual terminará en que los 52 integrantes del partido oficialista de ese malogrado poder, junto con la oposición construida al traje y medida del madurismo voten por un "nuevo presidente" en la Asamblea Nacional.

Tampoco podemos ignorar, que aunque el parlamento llevara a cabo la sesión en condiciones de "normalidad" limitada para la reelección de su actual directiva, las redes y conexiones a internet en ese espacio legislativo serán obstruidas, y por supuesto, será imposible que Juan Guaidó alcance los votos requeridos para su reelección. En este hipotético escenario de confrontación política ¿Qué hará toda la oposición, incluyendo el chavismo antimadurista que ya ha comenzado a verse en ese poder? ¿Se unirá o profundizará sus grietas políticas?

En consecuencia, sólo hay dos respuestas. Si el madurismo logra su objetivo, habrá elecciones parlamentarias en el primer semestre de 2020 con un Consejo Nacional Electoral (CNE) de "mutuo acuerdo" que no será aprobado por los avasallados, y concluirá con un arrase del régimen apenas teniendo como máximo un 20% de apoyo popular porque nuevamente la abstención será la protagonista de ese escenario electoral. La otra respuesta está en que esa misma oposición comprenda que aunque tengamos diferencias profundas con Juan Guaidó se debe enfrentar al madurismo con sus propias armas, y muchas de ellas, aunque están en la Constitución, no sólo las han ignorado, sino hasta saboteado.

En otras palabras, la oposición el 5 de enero deberá seleccionar entre la supervivencia o el suicidio, y sólo ellos sabrán cuál camino transitar. En cuanto al madurismo, si se apoderan de la Asamblea Nacional, que sepa esa misma oposición que ahora son parte de la "mesita" o piden una "invasión", que el madurismo tiene lista la reforma de la Ley Orgánica de Procesos Electorales. Verbigracia, en lo sucesivo, los nuevos "diputados" que sean electos, así como el régimen escogió a sus representantes en la ilegal y ilegítima "constituyente", el nuevo parlamento sería una fotocopia de la actual bazofia política que ellos llaman "supraconstitucional, plenipotenciaria y todopoderosa", sólo que con menor número de integrantes, cuyos "votos" serán en elecciones de segundo grado, y de esta manera asegurarse más del 90% de los próximos "diputados", situación que no sólo terminaría de liquidar a la oposición, sino que para 2021 no tendríamos elecciones de gobernaciones ni alcaldías, porque se instauraría el llamado "poder comunal".

¡Alerté que la AN sería asaltada! Ahora el madurismo prepara el asesinato de Venezuela en complicidad con la seudo-oposición A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

¹https://twitter.com/dw_espanol/status/1206907588153085953

²https://www.elimpulso.com/2019/09/20/maduro-solo-han-salido-entre-300-y-700-mil-venezolanos-19sep/

³ www.aporrea.org/actualidad/a282449.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2701 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Más de 6 millones de lecturas en Aporrea. Autor de la Teoría de la Regeneración del Pensar. Dr. en Educación (UPEL). Maestría en Educación, mención Enseñanza del Castellano (UDO). Lcdo. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA). Profesor de pre y postgrado tiene diversas publicaciones y ponencias internacionales acreditadas y arbitradas por editoriales, universidades e instituciones de España, Rusia, Estados Unidos, Alemania, Francia, y naciones de América Latina.

 jvivassantana@gmail.com      @_jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: