¿Quién va ganando?

Veamos, en un mundo binario en perpetuo cambio, siempre existen dos lados en pugna. Por supuesto que en cada uno de esos lados también existen una gran cantidad de variaciones sobre un mismo tema, que a su vez están en pugna entre ellas. Pero simplifiquemos un poco, aunque está claro que nada es totalmente blanco y negro, como ya dijimos existen infinitas tonalidades.

Según el apóstol de la revolución cubana José Martí existen solo dos tipos de personas los que aman y construyen y los que odian y destruyen. Según las diferentes religiones existen los que aman a dios y al prójimo y los herejes que solo aman al demonio de turno. Entre los políticos y los hombres –y mujeres- de negocio existen los honestos y los corruptos. Aunque personalmente creo que la política nunca ha sido ni será un juego limpio y como decía el viejo Carlitos Marx un comerciante puede ser un hombre honesto, un buen amigo y un buen padre delante del mostrador pero una vez detrás ¡se convierte en un verdadero criminal!

Ahora a la luz de los actuales acontecimientos ¿Quién va ganando? Desde hace mucho tiempo los políticos vienen mezclando la política con sus negocios personales. Son muy conocidos los teje y maneje adeco/copeyanos donde los oligarcas de siempre ocupaban altos cargos políticos exclusivamente para hacer negocios. Miraflores en la cuarta era más que nada un centro de negocios deshonestos. No sé en verdad cuanto Habrá cambiado la cosa…

Lamentablemente en eso se han con vertido la mayoría de las casas de gobierno del mundo, en inmensos burdeles de negocios que solo benefician a unos pocos en detrimento de las grandes mayorias.

En todo el mundo desde hace décadas los políticos han utilizado la política para hacer grandes negocios personales, ejemplos sobran: Chirac, Zarcozy, Macron, Macri, Cheney, Uribe, Santos Gortari, Peña Nieto, Blair, los Bush, Los Clinton y pare usted de contar.

Otra pregunta ¿Dónde están los mega corruptos banqueros que en el 94 quebraron la mayoría de los Bancos venezolanos y de paso se robaron un Billón doscientos setenta y dos mil millones de bolívares que les regalo el gobierno de Caldera para que repotenciaran sus bancos? ¿Dónde están los corruptos traidores tarifados como Rafael Ramírez, Rafael Isea, Eduardo Manuit, Rodríguez torres y el resto de los disque "chavistas" acérrimos? La respuesta es fácil: "exilados" y protegidos en los Estados Unidos de América y en algunas capitales europeas, la mayor parte del dinero robado a todos los venezolanos invertido en lujosas propiedades o en cuentas personales en los principales bancos eurocéntricos.

De regreso a la primera pregunta y teniendo en cuenta que el gobierno imperial es un gobierno de los ricos, por los ricos y para los ricos, manejado actualmente por un magnate corrupto, egocentrista y mutilado espiritual; que sus protegidos y aliados en el tan cacareado G4 de la oposición venezolana han demostrado ser más corruptos que los propios gringos y que casi todo en el planeta ha sido convertido en un gran y deshonesto negocio -sobre todo en nuestro mundo euroccidental- es difícil determinar un ganador.

Algunos dicen que a los opositores todo les salió mal, de igual manera muchos piensan que los gringos, poseedores de la más impresionante maquinaria de guerra de la historia, jamás, óigase bien, jamás han ganado una guerra.

Pero detengámonos a pensar, el payaso anaranjado con la complicidad de nuestros súper honestos líderes de la oposición se robaron a CITGO Y MONOMEROS y dos compañías más propiedad del pueblo venezolano cuyo valor sobrepasa los catorce mil millones de dólares. Negociaron entre sus amigotes sin tener ninguna autoridad legal el pago de los bonos de estas compañías. Robaron compraron, vendieron y se dieron el vuelto. Por supuesto en estas negociaciones la tajada más grande fue para las elites oligárquicas de Gringolandia. Nuestros héroes en el gobierno paralelo se quedaron con unas migajas que según las malas lenguas ascienden a una cifra situada muy cerca de los mil millones de dolarones. Eso sin contar con los casi 500 milloncitos ya entregados por el departamento de estado supuestamente para "restaurar una democracia decente" en nuestro país. De todo este dinero obtenido por nuestros líderes opositores, la gran mayoría de los venezolanos de ambos lados del espectro político no hemos visto ni medio… y para bien o para mal el presidente legítimo de Venezuela, Nicolás Maduro aún permanece en el poder.

Como vemos los de la oposición supuestamente han perdido la batalla política, pero en la económica pues ya usted sabe, cuentas en paraísos fiscales, discotecas y lujosas propiedades en diferentes capitales del mundo, sobre todo en Bogotá, cuna de la oligarquía Santandereana y en Madrid "la capital de los pijos"- y al parecer también de los pillos. Sin olvidar por supuesto el sencillito del gran fiasconcierto de la frontera, que fue usado para salir de compras suntuosas, comer en buenos restaurants y salir de farra con "plenty cash", unas cuantas putas y bastante pero bastante droga.

Así que pensar, como dicen algunos voceros del gobierno, que los líderes opositores son unos ineptos que lo hacen todo mal es como pensar que el poderoso ejército gringo no puede cumplir su cometido. Todo lo contrario las guerras del imperio no son para ser ganadas, son para destruir y reconstruir y desatar el caos para seguir explotando a mansalva las riquezas de pueblos divididos y devastados, en otras palabras, las guerras imperiales son fabulosas oportunidades de negocios para que las elites corporativas y sus políticos de turno se sigan enriqueciendo impunemente a costa del sufrimiento y la miseria de millones de seres humanos. De la misma forma, la verdadera intención de los autoproclamados líderes de la oposición venezolana nunca fue "derrotar al tirano y liberar a Venezuela". Al igual que sus gusanos gemelos en la mafia cubana de Miami solo están interesados en hacer negocios con los dólares de los contribuyentes norteamericanos que el departamento de estado les proporciona fiel y continuamente. Acumular riquezas es para ellos mucho más importante que tumbar al gobierno y "restaurar la libertad y la democracia". Son y siempre han sido un gigantesco fraude. Pero como buenos delincuentes al parecer, y ojala sea solo por ahora, se están saliendo con la suya.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 910 veces.



Gustavo Corma


Visite el perfil de Gustavo Corma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gustavo Corma

Gustavo Corma

Más artículos de este autor