Razón o pasión

Hay una significativa cantidad de personas que argumentan ser chavistas, que se confiesan estar comprometidos con el proceso de cambios que se ha venido gestando en Venezuela, es muy cierto que la mayoría de ellos lo hace de corazón y se siente muy orgullosa de decirlo y de serlo... también debemos tener presente que en este proceso ha habido una gran falla, la cual radica en la carencia de un proceso de concientización que le permita a los simpatizantes conocer a cabalidad los fines y objetivos que se persiguen, para que puedan comprender a fondo hacia donde se va y como hacerlo...

Con relativa frecuencia vemos como algunos de los que están de acuerdo con este proceso de cambios consideran que alguien es más chapista o más revolucionario que otro porque él se pone una camisa o franela roja o una gorra roja, mientras que el otro no la usa... incluso hay quienes pretender medir el nivel de compromiso con el proceso por la cantidad de marchas a las cuales asiste, o por la cantidad de protestas en las que ha intervenido sin ver la conveniencia o no de las mismas o sus efectos ciertos.

Hay incluso quienes tratan de engañar a otros con un currículo que no tienen pero que de tanto repetirlo ellos mismos se lo creen y procuran convencer a otras de haber realizado cosas que sólo existen en su propia imaginación. Nos encontramos a muchos que se atribuyen el calificativo de dirigente porque acuden a la sede de la organización donde militan o simpatizan y mantienen tertulias con otros simpatizantes de la misma organización pero que no llegan a contactar al pueblo o no han mantenido una actividad a realizar actividades que permitan la organización racional y legal de las comunidades para que después de analizarlas se propongan medidas que conlleven a la solución de sus problemas... incluso se llaman dirigentes quienes no se atreven a visitar los barrios quién sabe por cual razón.

El proceso de cambios requiere de personas dispuestas a conocer cuales son los objetivos y métodos de la oposición en su objetivo central de salir de Chávez a cualquier precio... y acabar con los logros del proceso de cambios; es necesario que los simpatizantes de este proceso sean capaces de comprender la intención de fracturar la alianza que entre fuerzas de diversa y variada naturaleza han conformada con el objeto de causar divisiones que terminen por dejar sólo al MVR con el presidente para procurar presentar al presidente como autoritario que ha excluido incluso a sus propios amigos y simpatizantes. La oposición ha crecido en cuanto a la calidad de las campañas no para fortalecerse sino para dividir al oficialismo, y eso no es comprendido por muchos de los simpatizantes del proceso...

En ocasiones nos encontramos con personas que no están claros en los objetivos del proceso sino que llegan a las organizaciones tan sólo con la esperanza de conseguir un trabajo y muchos con el fin de obtener una beca, un pago por ser militantes sin hacer nada más, pero que al no conseguirlo porque no hay cama pa´ tanta gente se convierten en los peores enemigos del proceso denigrando de quienes si han podido llegar a un cargo... También es frecuente que simpatizantes del proceso se alejen de las organizaciones políticas que respaldan al presidente porque la burocracia existente en ellos les dificulta su actuación o no los toma en cuenta. Muchos de los simpatizantes del oficialismo terminan por separarse de los partidos y siguen haciendo promociones del proceso pero sin recibir líneas ni estructurar de manera cohesionada su discurso y su trabajo proselitista ocurriendo a veces que
ese trabajo hace más daño que bien. Sí nos fijamos en una colonia de hormigas observamos que el trabajo es distribuido de forma armónica y cada uno de sus miembros cumple su tarea y el resultado es positivo para todos en general y no para alguno en particular.

Para salir adelante y conducir a buen término el proceso de cambios no basta tener buenas intenciones, recordemos que el camino del infierno está lleno de buenas intenciones, es necesario que todos actuemos de manera racional por encima de las actuaciones pasionales, en particular si esas pasiones están aliñadas con la ira lo cual nos conducirá a resultados desastrosos. Sí en verdad estamos comprometidos con el proceso de cambios debemos respetar a los demás, hacernos disciplinados y seguir las recomendaciones y líneas para poder alcanzar los objetivos macro por encima de las pasiones personales. No sólo es importante el tiempo realizando una labor, es más importante la calidad de dichas actuaciones y sus resultados... debemos poner a actuar a las neuronas por encima de las hormonas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2468 veces.



Sigfredo Leal Levy


Visite el perfil de Sigfredo Leal Levy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: