Esteban, hijo er diablo, mis pantaleticas Etam y mi igualdad con María Alejandra

Debo tratar de decirte dos cositas. Al leer tu artículo[i], me sentí fresca pero un poco desconcertada. Pensé en tu novela y me dije para mis adentro, ¿Sera que la novela del amigo Esteban, utilizara la técnica de la narración esmachetada? Tratando de responderme a esta pregunta, concluí muy interiormente con ese clásico: sí..sí..sí, que fue o es tan frecuente en nuestra gente. Sentí que fuiste muy atropellado, esmachetado pues. Pasaste muy de largo y desentendido por esta cosa de la igualdad para detenerte en mi pantaleticas, que no eran cualquier cosa en este del problema de la igualdad y si el chofer de mi pequeño fundo, que según la idea que sugeriste, me encendería el motor por delante.

Fíjate paisano Esteban, que el problema de la igualdad ha encendido cualquiera revolución habida. Ya no hay manera de saber pienso yo, qué nos quiso decir exactamente Bolívar con esa frase que oímos con mucha frecuencia, especificando que "el sistema de gobierno más perfecto es aquél que produce la mayor suma de felicidad posible, la mayor suma de seguridad social y la mayor suma de estabilidad política". No creo y espero estar muy equivocada, si especulo hoy y me digo, que Bolívar no tuvo tiempo ni razón para vernos dentro de una perspectiva social heterogénea. Uso este término heterogénea para no complicar socialmente este asunto. Bolívar se empeñó en la independencia. José Leonardo Chirinos por ejemplo, colocó el punto de sus ideales en la abolición de la esclavitud: ¡Igualdad!

Podría cuestionarme diciéndome, ya con el motor encendido y apagado por delante, que Bolívar abolió la esclavitud. Si es cierto, pero cuándo se retomó más o menos seriamente esta abolición. No sé, pero pienso siempre en los paralelismos que pueden darse en la historia. Ayer Bolívar pensó en la candela que podía ofrecerles los esclavos a la lucha por la independencia. Hoy los pobres y sus ideales de igualdad, pueden ser como una trampa para tener votos. No hay mucha distancia entre una cosa y la otra. La abolición de la esclavitud por razones sociales muy concretas, vino mucho tiempo después.

Es bien cierto, que Bolívar proclamó que la "moral y las luces eran nuestras primeras necesidades". Cuándo amigo Esteban, comenzó a sentirse en Venezuela un pedacito de luz. No sé si alguien está muy de acuerdo conmigo, pero las luces de las que nos habló Bolívar y que seguramente, Simón Rodríguez aplaudió, fueron posible (por un momento) con nuestro paisano Luis Beltrán Prieto Figueroa.

La revolución francesa que ha sido un hito en la historia universal, fue posible hasta donde se pudo, un poco porque los pobres le metieron leña a ese fogón pensando que esa revolución, le permitiría un respiro en la posibilidad de acceder a un pedazo de pan más holgadamente. La lucha por el pan es una lucha por la igualdad. Pan lo tenemos lejos la mayoría. No lo tiene lejos Mendoza y Diosdado.

Fíjate que estaba un poco deprimida, porque comprobé a través de este artículo reciente que escribí, cómo muchos revolucionarios(as) suponen (y lo ven normal) que lo que pueda tener Diosdado (que yo no creo que sea mucho) es producto de su trabajo y lo de Lorenzo no. Yo en verdad no sé qué tiene Diosdado ni mi interesa para nada. Estoy seguro, aunque no pueda jurarlo por la Virgen del Valle que para nosotros en un tema muy serio, que Diosdado está totalmente limpio. Es un limpio; o sea, no tiene fortuna creo yo. Estoy muy segura y lo juro por la Virgen que la fortuna de Mendoza, mucha se acumuló bajo la sombra del Estado.

Mira cómo son las cosas en esto de la igualdad. Maduro les ha ofrecido a los "empresarios" de este país como 15 motores y a los campesinos que se vinieron en una marcha desde Guanare, recientemente le ofreció un congreso campesino para septiembre.

Tu artículo me sacó de la depresión porque había recibido otros mensajes por correo un poco ofensivo unos y otros. Un "amigo" de nombre Gabriel Hernández me escribió esto: Camarada... Disculpe la expresión pero qué porquería de artículo, no se le entiende nada "una expresión del país" denso he incuerente, ….". Copio tal cual me llegó el mensaje. Yo tampoco entendí nada en este mensaje, cómo que no entendió y lo califica de porquería.

Me preocupa sí y ese fue el punto que directa e indirectamente traté en este artículo, cómo hay una clase de político, que se parecen bastante a los de la IV, que su propósito en la vida y en la revolución, es cambiar de vida muy rápidamente y no parecerse para nada al modelo de hombre (¡nuevo!), que pomposamente pregonan. La lucha por la igualdad se le olvidó, se abandonó y está indigente. Más bien luchan por ser iguales a los políticos de la IV.

La pantaletica fue un recurso, por qué yo no puedo en función del tema de la igualdad, creer y luchar para ser como María Alejandra, la esposa de uno de los dueños de este país y ponerme una pantaletica Etam. Estas pantaleticas que yo buscaba en la 4 de mayo en Margarita son francesas y era mi manera de caminar hacia la igualdad. Una igualdad hacia arriba, mejorando.

Mire Estaban si usted decidiera hoy salir de Juan Griego hacia tierra firme casi que no puede. Diosdado puede darse el lujo de recorrer en dos días el país. Ese lujo también se lo pueda dar Lorenzo Mendoza. Sin embargo, a usted y a mí, se nos hace hoy casi imposible salir y entrar a margarita. No me conviene o no nos conviene ese tipo de igualdad.

Yo no aspiro a una "pantaleticas de panaburda"; yo aspiro a cómo puede aspirar María Alejandra. Aspiro a unas pantaleticas Etam, que una marca exclusiva y parisina que no hace sentir por los cielos.

Seguro que Maduro y Diosdado podrán hablarnos del consumismo. Yo estaré de acuerdo con eso de no ser consumista, pero sé que ningún altos funcionarios(as) "socialista" lo practica por allá arriba. Aspiro a una igualdad digna y no una igualdad en la miseria para la mayoría del país. La igualdad amigo Esteban, es un asunto políticamente serio. Un aguacate por más sabroso que sea, no se siente como una Etam.

Finalmente amigo Esteban, no tienes la menor idea de los que es una Etam. Seguramente, María Alejandra, que muchos venezolanos deben sentir como a su mamá, si sepa que es una Etam y lo cómoda que es llevarla. No sabes hijo er diablo, que una Etam, es como darle el cielo a mi negro. Las guindaba en el tendedero para encenderle los motores a mi negro, pero chico, que no ha quitado nunca una Etam, comía casquillo con ellas.

No es cualquier cosa sentirse (por ejemplo) como María Alejandra, que es o fue la esposa de uno de los cinco dueños de este país. Su igualdad es esa. La que yo deseo, es que todos podamos sentirnos y ser dueño de este país, con casi las mismas oportunidades.

 

[i] https://www.aporrea.org/actualidad/a267241.html

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2377 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Amaranta Rojas

Amaranta Rojas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Economía



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a267304.htmlCd0NV CAC = Y co = US