Deberíamos estar preocupados con lo ideológico

Si la ideología es algo que nos debería preocupar. Cuando hacemos una revisión a las estructuras de las organizaciones que están con el proceso podemos ver que todas tienen una base ideológica que proviene del pasado que deseamos cambiar… todos tienen la ideología concebida en la cuarta república con todos sus vicios y taras. Si deseamos que se produzcan los cambios en el país que generen un nuevo republicano, y una nueva república toda esa concepción política debe ser revisada y mejorada a fin de poder generar los cambios de conducta y de pensamiento que nos permitan construir el nuevo republicano y la nueva república.

Mientras sigamos con los conceptos y prácticas cuarto republicanos no avanzaremos nada y por el contrario estaremos condenados al fracaso. Esas concepciones están destinadas a darle vigencia y permanencia a las instituciones de la IV república y consolidar el poder de quienes por siglos han sido los poderosos de siempre, y más aún me refiero a los que realmente detentan el poder y no a quienes aparecen como si ellos fueran los que realmente lo son. Por lo general aparecen los testaferros y las marionetas, mientras que el verdaderamente poderoso no aparece por ningún laso.

Es posible que esto le resulte oscuro a alguien, pero cuantas veces pensamos que tal o cual periodista, o comunicador social adversa abiertamente al presidente y no nos detenemos a pensar que esa es la línea del medio, y no de su director, sino de sus dueños, pero quien aparece es el comunicador social asumiendo posiciones… es a eso que me refiero.

Nuestro pueblo ha sido sometido por décadas a un conjunto de conductas políticas y sociales que ya forman parte de nosotros, y para cambiarlas se requiere de mucho tiempo y de mucha enseñanza, al igual que se requiere de voluntad tanto de quien está en la posición de llevar las enseñanzas como de quien está en la posición de recibirlas. Por muchos años solo elegíamos a quien nos representaría, tomaría decisiones inconsultas por nosotros y vendería al mejor postor nuestra confianza. Ahora pretendemos que el pueblo asuma un rol `protagónico pero casi nadie, o muy pocos, se ocupa de enseñarle el valor y el significado de esa participación y tenemos una verdadera anarquía a la hora de tomar decisiones y al final siguen tomando las decisiones aquellos que elegimos en posiciones de Alcalde o de Gobernador o los directores o los ministros, sin consultar al pueblo o sin responder a los intereses populares, porque no se ha organizado al pueblo, no ha comprendido su rol…

Entonces es necesario comenzar por educar al pueblo para que cambie su modo de pensar y de actuar, y eso requiere mucho de ideología y de voluntad política, ello implica renunciar a muchas prebendas y espacios para que sea el propio pueblo quien lo vaya ocupando. Se requiere mucha humildad de quienes se dicen dirigentes para ir coadyuvando a que se puedan dar los cambios que se necesitan.siglea@cantv.net lealsig@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2719 veces.



Sigfredo Leal Levy


Visite el perfil de Sigfredo Leal Levy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: