Las distintas ópticas de la crisis en medio de una cola

En la calle se observan, se escuchan los argumentos, equivocados o no, manipulados o no, de distintas personas sobre la crisis que vivimos los venezolanos en los últimos tiempos. A los chavistas se nos acusa erróneamente de no admitir la crisis, ahora bien, hay que definir cuál es la crisis, qué está en crisis y cuál es nuestra posición al respecto. Es muy común oír, leer y ver cómo la derecha en sus potentes medios de difusión de ideas manipula sobre las verdaderas causas de la crisis, también hay que señalar las distintas visiones conque el pueblo venezolano interpreta el tema. La derecha acusa "al socialismo" de ser el causante de la crisis, por ende, le cargan las culpas al gobierno revolucionario que optó un camino largo y tortuoso hacia el socialismo por la vía democrática burguesa, para llevar adelante la revolución de un pueblo en su conjunto, en un concepto que avanza progresivamente hacia la esencia del socialismo, que es la democracia plena, pero que en el ínterin se complica la comprensión del mismo, nos referimos a la democracia participativa y protagónica establecida en nuestra constitución pero que la lógica del capitalismo, totalmente antidemocrática, hace difícil la aplicación de estas premisas. Esto, (el ejercicio de la democracia participativa y protagónica), tirios y troyanos nos cuesta a veces interpretar en su exacta dimensión y a veces nos perdemos en explicaciones vagas y no damos en el centro del problema, por lo tanto, la orientación al pueblo a veces es deficiente y muchas veces subestimamos en torno a que si nos pueden entender o no, la cotidianidad a veces nos da sorpresas y la opinión de la gente en la calle nos indica y habla de un pueblo maduro políticamente y preparado para seguir las orientaciones de la vida y de la lógica en donde los que nos consideramos de avanzada nos quedamos realmente perplejos y no nos queda otra cosa sino enorgullecernos del enorme pueblo que tenemos y que gracias a Chávez heredó una consciencia gigantesca. Otras veces guardamos silencio, no explotamos políticamente los eventos que a diario ocurren en esta batalla que va segundo a segundo contra un imperio poderoso en su capacidad para manipular pero no hemos concienciado que tenemos un pueblo capaz de entender los temas más complejos que le podamos explicar, siempre y cuando lo hagamos desde la fuerza de la razón y el corazón.

Ayer, el presidente Maduro recibió a campesinos de varios sitios del país, un caso que colmó la escena fue lo ocurrido en el vigía, estado Mérida, en donde un grupo de campesinos fue atropellado por orden de un juez y colaboración de unos cuantos burócratas que no han entendido que esta revolución es del pueblo y la hace el pueblo y no una cúpula esclarecida que termina más perdida que cualquier otra cosa, seguramente estos funcionarios alardean de ser "chavistas" y por consiguiente tendrán muchas camisas rojas rojitas. Lo esencial de esta noticia debe ser que el presidente oriento marchar hacia el contraataque en materia de producción y eso pasa por advertir que es menester pasar al contraataque en materia de posesión de las tierras, pasar al contraataque en la recuperación y el posicionamiento de las herramientas fundamentales para avanzar en la producción, lamentablemente seguro estamos que en medio de esas trabas para avanzar hay centenares de funcionarios vestidos de rojo rojito entrabando el desarrollo natural del movimiento campesino, seguramente hay "expertos" que de forma mezquina bloquean el avance y desarrollo de la organización campesina y otros se pliegan a los terratenientes por dádivas, porque en el fondo hay que reconocer que tenemos montones de funcionarios que muy en lo íntimo desprecian lo que hacen estos campesinos en la batalla diaria no solo de producir sino de liberarnos de las garras de la desorganización capitalista. Los campesinos de El Vigía se mantuvieron firmes, lucharon y lograron la ansiada carta agraria y demás herramientas legales que les da la posesión de la tierra, vital para ir al avance productivo. Esto hay que señalarlo y recalcarlo como un ejemplo a seguir por todos los campesinos de la patria, esto hay que difundirlo hasta la saciedad... un grupo de campesinos que se organiza para defenderse de terrófagos que amedrentan y compran funcionarios de todo tipo para mantener las amenazas a los campesinos que tocan intereses de grupos terratenientes en su batalla de empoderamiento es un grupo de campesinos que se deben colocar como ejemplos de la patria. Es una enorme batalla ganada, ahora falta consolidarla poniendo esas tierras altamente productivas al bien del país y convertir este hecho en vitrina y tribuna para seguir la lucha.

Pero volvamos a las ópticas por donde se ve la crisis; en una de esas interminables colas para cancelar por punto de venta escucho a tres señoras muy molestas criticando al gobierno, es una larga cola de unas 40 personas, solo tres hablan hasta por los codos del "pésimo gobierno de Maduro", como suele ocurrir metí mis narices en la conversación, traté de argumentar las causas de la situación, les coloqué el ejemplo simple que estaba allí a la vista: un kilo de yuca en el local que estábamos comprando a 35 mil bolívares Bs, en frente, en efectivo, a 12 mil bolívares Bs y así sucesivamente; la panela, en la calle a 26 mil Bs, en el local a 80 mil Bs. Solamente le hice una pregunta a las señoras ¿Cómo interpretan Uds. esa situación, quien creen Uds. que es el culpable? Como es de esperar, toda la culpa se la echaron al gobierno, por la falta de efectivo, etc. Les hablo entonces del contrabando de efectivo hacia Colombia y ellas lo admiten pero también culpan al gobierno; les señalo que el gobierno colombiano no colabora para combatir las mafias pero ellas insisten en culpar al gobierno. Me dicen que son jubiladas de educación y de salud, les comento, preguntándole, qué opinan de la asignación del bono de alimentación a los trabajadores y trabajadoras de la salud jubilados y jubiladas y me dicen que les parece bien, pero rematan con el consabido "¡¿Y para qué sirve el aumento con estos precios?!" Les aclaro que el salario lo vuelven sal y agua los especuladores porque el gobierno no especula; admiten que no especula pero que permiten la especulación; les señalo que no nos organizamos y lo admiten pero sigue el ataque al gobierno como "único responsable", aunque, ya un poco acaloradas ante mis argumentos irrebatibles que se palpaban en la realidad que vivíamos allí mismo con los precios que íbamos a cancelar por el solo hecho de pagar por punto de venta... en medio de este interesante debate se me acerca un señor mayor y me dice: "amigo, usted tiene toda la razón, pero esta gente nunca le va a entender", aprovecho y le pregunto que a su manera de ver las cosas cual sería la razón del porqué no son capaces de entender algo tan obvio y que todos los días lo tienen en su vida cotidiana y el amigo me da esta contundente respuesta que no la hace ni siquiera un experto sociólogo y analista de estos temas... "amigo... ellas no le reconocerán nada de lo que usted dice por mezquindad, esas personas son de las que en la cuarta república mal que bien tenían un sueldo... ellas iban a un supermercado y compraban, no hacían cola, iban al banco y no hacían cola, ahora tienen que hacerla porque la revolución nos dio acceso a tener real a todos. En la cuarta había de todo en los supermercados, el problema era que muy pocos tenían para comprar; antes a ellas les decían licenciadas y se sentían por los aires, grandotas, ahora cualquiera es licenciado o licenciada. Antes ellas solamente tenían un celular, ahora lo tenemos casi todos... ud no se da cuenta de los problemas que se presenta en los cajeros automáticos de los bancos aquí en Valera con los trabajadores de la salud y de educación, siempre se colean, se forma escándalo, abusan metiendo enorme cantidad de tarjetas, bueno amigo, esto ocurre porque antes ellos y ellas se sentían privilegiadas y privilegiados y ahora no, Chávez nos tendió la mano a todos y hoy, mal que bien estamos aguantando la pela pero con algo que estuvimos a punto de perder, la dignidad amigo y eso no tiene precio..."

Déjenme decirles que me quedé perplejo y pensativo, luego el viejo remató sonriendo... "ud ve que aquí estamos unas 40 personas, la mayoría observa, oye y calla y lo hace porque en su mayoría son aquellos excluidos que ahora están incluidos, somos la mayoría; algunos están bravos, es verdad, algunos no entienden, es verdad, pero muy adentro, muy en el corazón saben que solo con esta revolución pueden rescatar la dignidad de ellos y de sus hijos... a veces provoca cerrarle el pico a esta gente que habla del gobierno, dice, poniéndose la mano en la boca, y prosigue…, hay quienes dicen tanta bobería que produce nauseas, pero bueno, es parte de la batalla, es parte de la resistencia, es parte del aprendizaje a la tolerancia, que bastante que necesitamos; es cómo cuando tenemos un enfermo en casa, es mentira decir que no nos fastidia, pero qué hacemos, resistimos" En pocas palabras, el viejo casi que me deja sin palabras cuando oigo que me dice casi al oído... "pero tranquilo amigo, de algo sirve debatir y usted parece bueno pa' eso, al menos refrescamos que esta gente opositora ya casi que ni puede hablar porque se les ve el bojote, pero vea lo siguiente: hay mucha mezquindad y odio porque hoy, aunque estamos llevando palo, sabemos que la mayoría ha sido incluida y tomada en cuenta, pero hay gente mezquina que no entiende ni jamás entenderá esto". Imaginé que estaba enfrente de algún jubilado o bien de educación o el ministerio de la salud, mi sorpresa fue cuando me contó su historia... "yo soy del campo, no voy allá ahora, pero soy del campo, y ahora vivo aquí en Valera, por mi salud, yo apenas aprendí a leer con Chávez en la misión Róbinson, medio se leer y escribir; por mi enfermedad tuve que venirme a Valera, aquí me pensionaron, nos dieron una casa, allí vivo con mi hija y mis nietos, fui copeyano hasta que apareció Chávez y aunque con algo de miedo me atreví a votar por él, ya después entendí y ahora trato de explicarle a los más jóvenes con mi idea de las cosas, porque ahora hay muchos que dicen lo que no saben y repiten lo que oyen en la radio o la televisión, pero el que ha vivido cómo yo no le pueden meter cuento".

Como conclusión de esta grata conversación con mi nuevo amigo, 76 años a cuestas, haber vivido los momentos más duros de la 4ta república, haber sufrido los desengaños de este sistema político que compraban el voto con unas latas de zinc y los que no podían comprar los esquilmaban con las famosas actas mata voto, estos encuentros nos da una idea del tesoro inmenso que tenemos en nuestro propio pueblo. Los niveles de consciencia de nuestra gente que con todas sus carencias de vida hoy se sienten reivindicados, tomados en cuenta, incluidos, sin duda es una inmensa mayoría que solo nos falta movilizar y concentrar en un plan de crecimiento y desarrollo nacional que esta gente abrazaría como suyo, para ello se requiere de una vanguardia muy clara, pro activa, comprometida y que comprenda que los verdaderos héroes de esta batalla son los señores y señoras como el amigo Juan Lozada que con su óptica desmantela la labor de poderosos laboratorios costosísimos pagados por la derecha para mentir y manipular. Nuestro pueblo demuestra la esencia de esta revolución y que a pesar de los ataques el pueblo está allí. Por eso el 20 de Mayo no solo se trata de llevar a Nicolás a la presidencia, se trata de cumplir moralmente con hombres como Juan Lozada y millones de Juan Lozada que están diseminados por toda la patria; es la dignidad patria nacional que se levantó y que no habrá imperio en el mundo que logre colocarnos de rodillas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 686 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor