Por eso siempre apoyé a Chávez, y jamás a Maduro

Esta es mi opinión.

Hace como un año que he estado pensando en cómo escribir esto, y hace unos tres días que me despierto cada mañana con algún detalle relacionado a esto.

Anteayer empecé a escribirlo, pero después de cuatro horas y alrededor de 3000 palabras (muy largo), todavía no llegaba al punto de poder expresarlo de manera concisa, práctica, y lógica.

Intento aquí otra vez, y espero lograrlo.

También espero que les sea útil en sus propias vidas y en su forma de ver su entorno.

Bueno …

La única razón fundamental por la que apoyé a Chávez fue porque él --- así como la única otra persona en el ámbito político que apoyé en mi vida, René Levesque, Québec, Canadá ---, Chávez puso en práctica el siguiente concepto, "mi" concepto de la vida en sociedad, o, mejor dicho, el concepto de vida de mucha gente, particularmente de las sociedades tribales y entre familiares, pero en este caso (abajo) expresado por mí.

"MI" CONCEPTO

"No descansaré hasta que la porción de la sociedad más fuerte (1/3), y la proporción no tan débil pero generalmente capaz (1/3), se ocupen ante todo, y siempre, de manera constante, y con una visión práctica y aplicable a largo plazo, de la porción de la población más débil (1/3), antes de ocuparse de ellos mismos."

(Ver nota sobre las proporciones al final de este artículo.)

Ahora, mucha gente cree que la idea de ser igualitario en una sociedad es de darles la igual o la misma oportunidad a todas las personas de la población, o sea, de darles esa misma oportunidad a los tres grupos sin tomar en cuenta las diferencias y las necesidades de cada quien:

1- a los fuertes (1/3)
2- a los no tan débiles, pero generalmente capaces (1/3)
3- a los más débiles (1/3).

En base a mis observaciones sobre la manera que la política se hace en los 34 países que he conocido, este concepto de "darles la misma oportunidad" es casi siempre la base conceptual de "hacer buena política," particularmente en las sociedades occidentales capitalistas, como por ejemplo en EEUU, Canadá, Europa, y todo Latino América, incluso Venezuela.

O sea, "lo que es bueno para uno es bueno para todos," o algo así.

Bueno, sin entrar en muchos detalles …

Estoy completamente en desacuerdo con este concepto ya que no es posible aplicarlo de manera práctica, positiva, y efectiva (ver ejemplos más abajo) porque muy sencillamente ese concepto se basa fundamentalmente en la perpetuación de la división social del 1/3 fuerte, 1/3 no tan débil pero generalmente capaz, y el 1/3 más débil.

Por ejemplo:

1- Un galón de pintura para pintar el frente de su casa le conviene a digamos 2/3 de la población, pero no al otro 1/3 que no tiene casa.

2- Una bolsa de comida a precio altamente subsidiado le conviene a 1/3 de la población porque representa comida para comer que no tendría de otra manera, pero le conviene al otro 2/3 de la población de diferente manera por razones mezquinas o personales, como por ejemplo para acumular comida para mañana para su familia, o revender la comida a precios no subsidiados, y aun para revendérsela al 1/3 de la población más débil que de alguna manera fue excluida de la distribución original de esa comida subsidiada.

Lo equitativo sería que esa comida subsidiada sea una fuente de comida proporcional a las necesidades de la población, de manera igual en términos de las necesidades y de las capacidades y condiciones de cada quien, pero eso no es prácticamente posible dentro de una sociedad que ya está dividida en los tres tercios, los fuertes, los no tan débiles pero generalmente capaces, y los más débiles.

3- Una nueva moneda con un valor 1 por 1 establecido a alrededor de 14.000.000 el valor de la moneda en circulación actual ciertamente le puede convenir al tercio más fuerte, y tal vez a una porción del 1/3 menos débil pero generalmente capaz, pero ciertamente no le puede convenir al tercio más débil porque ese tercio no tiene acceso práctico a los mecanismos para poder adquirir esa nueva moneda, y aun si lo tuviera, no podría atreverse a invertir en una nueva moneda porque pondría en riesgo todo el dinero que tiene, el cual necesita al 100% cada día solo para sobrevivir.

Existen miles de ejemplo, pero estos son solo algunos de los ejemplos muy prácticos de la no viabilidad de ese concepto de "lo que es bueno para uno es bueno para todos" a menos que uno quisiera perpetuar las divisiones 1/3, 1/3, y 1/3, y así perpetuar sus síntomas, la pobreza, el racismo, el machismo, la delincuencia, la corrupción, la violencia, y la guerra, entre otros.

En los dos casos, el de Rene Levesque y Chávez, ellos hicieron todo lo posible para aplicar "mi" concepto (arriba) de manera práctica, no solo hablándolo, pero HACIÉNDOLO, aun cuando la tendencia política general, y de la burocracia establecida, era de perpetuar la tendencia a perpetuar las divisiones.

Los ejemplos presentados arriba eran relacionados a:

1- la Misión barrio nuevo barrio tricolor (repintar y reparar casas existentes)
2- los CLAP (comida subsidiada), y
3- el Petro (nueva moneda),

… tres banderas políticas de Maduro, y hay muchas más al estilo, muchas.


REPERCUSIONES

Ahora, para no entrar en muchos detalles, aquí les presento tres casos relacionados con las consecuencias de la aplicación del concepto de "lo que es bueno para uno es bueno para todos" a nivel social/político, especialmente cuando se aplica de manera irresponsable, arbitraria, indiferente, ineficiente, y sin visión a largo plazo.

1- Aquí donde vivo ahora en mi taller, habían 6 vecinos que tenían 7 carros en total.

En los últimos dos años 3 de ellos tuvieron que vender sus carros porque no podían mantenerlos (por falta de dinero), 2 tienen los carros parados por la misma razón, y uno tiene 2 carros funcionales y en relativamente buen estado.

Los que vendieron sus carros y los que los tienen parados son del tercio más débil de la sociedad (vendedor regular, incapaz de conseguir trabajo, viejito, obrera, todero) mientras que el que todavía utiliza sus dos carros en buen estado pertenece al tercio fuerte (ex alto funcionario jubilado, y colaborador de producciones artísticas de alto nivel).

2- Cuando mi esposa va a buscar la bolsa CLAP, allí se encuentra con el vecino ex funcionario con 2 carros que funcionan, con otra persona que conocemos que vive sola con su esposo en una mansión, y quien un día me dijo, yo nunca he tenido que trabajar en mi vida, y otro vecino que tiene un tremendo taller de mecánica de alto nivel especializado en vehículos de alta "performance," quien también conozco de vista, y que obviamente no necesita esa comida subsidiada, el tipo conduce un carro que vale por lo menos 30 de mis talleres.

3- Con la razón de que ahora se consiguen las bolsas CLAP, cerraron la casa de alimentación de este sector, pero casi toda la gente que yo conozco que vive en las calles (trabajo con ellos) y que comían en la casa de alimentación, no pueden comprar las bolsas CLAP porque no tienen una dirección fija, ni cedula, ni nada, y algunos de ellos tienen problemas mentales y/o de comportamiento, lo que los excluye, por su actitud, de todo programa que requiere disciplina de ese tipo, entonces no se pueden registrar, y ahora comen de las basuras cuando la buena gente (como mi esposa) a veces no pueden darles comida o un poco de dinero.

CONCLUSIÓN

Creo que ahora entienden precisamente por qué yo no apoyo, por nada, a Maduro, y jamás lo haré.

Por las mismas razones, encuentro que Maduro es exactamente como los demás, es decir, como Ramos Allup, Capriles Radonski, Maria Corina Machado, Leopoldo Lopez, y toda esa cuerda de mediocres y mezquinos, todos unos interesados, egoístas y prepotentes, mentirosos y manipuladores, politiqueros, y todos diciendo siempre la misma cosa, pero con palabras diferentes, haciendo todo lo posible --- consciente o inconscientemente --- para perpetuar la división 1/3, 1/3, y 1/3.

En mi estimación, bien hechas o mal hechas, si se hacen las cosas sin empeñarse en cambiar de manera fundamental --- Chávez si lo intentó --- la estructura social básica del 1/3, 1/3, y 1/3, todo lo que un gobierno haga no sirve para nada realmente (de manera integral) porque todo lo que hace es implementar soluciones/remedios temporales sin ninguna visión y sin ninguna intención de cambiar de fin fondo del problema.

En mi estimación, todo lo que Maduro hace, o casi todo, al igual que lo que hacen todos los lideres de la oposición antichavista venezolana, es de básicamente darles remedio (promesas políticas) a los enfermos (la sociedad), pero solo para aliviarles sus síntomas, no para curarlos, no les interesa curarlos de la enfermedad ya que si lo hicieran no podrían venderles más medicina.

Por eso siempre apoyé a Chávez, y jamás a Maduro.

Esta fue mi opinión.

N.B. La proporción 1/3, 1/3, y 1/3 es solo una aproximación para nuestra sociedad venezolana. La proporción real es casi imposible de medir, pero en general variaría dependiendo de la sociedad, o del grupo de personas, país, etc. Por ejemplo, en una familia o en una sociedad básicamente tribal, la proporción sería tal vez algo al estilo de 1/10, 8/10, y 1/10, etc.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3844 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a261133.htmlCd0NV CAC = Y co = US