A propósito del artículo “La ideología y la definición de clase”…

Hoy, como todos los sábados, dedico tiempo a la lectura de la diversidad política nacional e internacional, así como hago un recorrido extenso por las páginas de medios alternativos, entre ellos, APORREA. Generalmente selecciono los artículos durante la semana y este día los disfruto a cabalidad.
El caso que hoy me ocupa es un escrito de los compañeros Gustavo y Bartolo, el cual he leído con detenimiento y no comparto en su totalidad. El mismo se titula “La ideología y la definición de clase”, y pueden acceder al mismo por este link: http://www.aporrea.org/actualidad/a25692.html.
Ustedes en su escrito han detallado muy brevemente, el desarrollo de la sociedad Capitalista y algunas de las contradicciones inmersas en ella desde la lógica y concepción Marxista y la asocian, posteriormente y condicionan al hecho genéticamente evolutivo en el desarrollo e identificación ideológica de cada individuo.
La ideología puede ser analizada tanto desde el punto de vista genético en cuanto a su origen y desarrollo de clase, como por su incidencia en la praxis cognoscitiva. Obviamente, no existe una correspondencia mecánica entre la clase a la cual pertenece el investigador y su ideología; menos cierto aún es que cada obra o pensamiento tiene un interés de clase.
Desde mi humilde óptica, creo compañeros, que han enfocado el problema de tal manera que puede generar muchas dudas y sentimientos incluso, de marcado racismo, integrar las diferencias del fenotipo y su interacción con las igualdades y desigualdades que integran a la sociedad, es un error. Les preguntaría:
¿Los distintos estratos socioeconómicos, tienen algún componente genético polimórfico, o bien si, en la vocación profesional tiene alguna participación la dotación genética diferencial de los individuos?
Contrariamente a lo que nuestra cultura nos ha transmitido (que ésta sola pregunta ya nos enmarca en un contexto racista), resolver científicamente la interrogante destruye las posiciones racistas o antirracistas, que, por extremistas, comparten la posición totalitaria y antidemocrática los opositores al proyecto político que lidera Chávez. El racismo supone que hay una distinción cualitativa entre los grupos con diferente historia ancestral; es más, supone (valorativamente) que unos grupos son "mejores" que otros. El antirracista dice que hay tal variabilidad entre los grupos, que las diferencias entre grupos (valorativamente) no existen. Unos valoran las desigualdades y otros las igualdades, desproporcionadamente. Las razas, como fenómenos histórico-culturales, incluidos los genéticos evolutivos, existen; las diferencias cuantitativas existen, pero se dan en un marco de igualdades inmensamente superior.
Ahora bien, tampoco podemos enmarcar la capacidad ideológica de una persona por el contenido proteínico-calórico que ingiere, influye obviamente, pero no es determinante, la mayoría de los filósofos lejos de estar identificados con su clase, han desarrollado tesis de confrontación con las clases que ellos representan.
El problema es que muchos no hemos querido dejar avanzar el desarrollo dialéctico de la evolución de las sociedades, creemos en la dialéctica, más no en los cambios que la dialéctica genera, la dialéctica promueve cambios, ella en sí debe cambiar, no es estática.
El problema fundamental del mundo globalizado de hoy es completamente diferente al del siglo pasado, no hay una lucha de clases per-se, la Revolución Bolivariana no llega al poder producto de una confrontación de clases (lucha del Proletariado vs Burguesía), la lucha fundamental de nuestra Revolución está enmarcada contra la hegemonía imperial y sus representantes internos, las políticas neoliberales acabaron con la clase obrera, la falta de humanismo y solidaridad.
Uno de los factores por los que colapsa el capitalismo y el otrora mundo oriental, es por falta de humanismo, así como la lucha por el poder material, no se piensa en el bienestar del hombre y cuando lo hacen, lo mistifican en la capacidad y posibilidad de su poder adquisitivo, el consumismo.
El bienestar no solo está signado por la capacidad de absorción proteínico-calórica, son muchos los factores que van implícito en el desarrollo, los valores éticos y morales, los cuales determina la especificidad del hombre nuevo.
Las relaciones económicas son otra variante en el desarrollo ideológico y será uno de los puntos más controversiales que regirá el nuevo modelo de desarrollo ideológico que hoy se abre paso con la Revolución Bolivariana y como marco de referencia mundial.
Es obvio que si no comemos, no podemos producir ideas, pero el equilibrio entre lo material y lo espiritual será la variante de este modelo.
Marx y Engels plantean dos tipos de inversión ideológica:
a) Ideológico: comienza con la inversión de la relación entre lo abstracto y lo concreto y finaliza invirtiendo la relación entre lo consciente y lo inconsciente;
b) Fetichista: comienza con la inversión de la relación entre lo consciente y lo inconsciente y termina invirtiendo la relación entre lo abstracto y lo concreto.
Sánchez Duarte tipifica en tres aspectos la ideología:
a) Teórico o gnoseológico, constituido por contenidos falsos y verdaderos, juicios de valor, recomendaciones, expresiones de deseo, etc.  
b) Genético o social, que pone en relación el contenido teórico y los intereses, aspiraciones e ideales de clase condicionada históricamente por el lugar que esa clase ocupa respecto al poder y al sistema de relaciones de producción.
c) Funcional o práctico. A diferencia de la ciencia que intenta explicar los comportamientos de los hombres en sociedad, la ideología aspira a guiar y justificar esos comportamientos; aún cuando esto implique la adecuación de la reproducción de lo real (contenidos) a ciertos intereses, que pueden traducirse en un conflicto entre ideología (de clase) y verdad .
Podríamos hablar, incluso citar a Althusser, quién define la ideología como "una «representación» de la relación imaginaria de los individuos con sus relaciones reales de existencia". Las consideraciones de la conceptualización ideológica, así como la trascendencia científica en ella implícita, es algo meramente circunstancial al hecho de la perspectiva política en que enfoquemos el análisis, Althusser trató en lo posible de devolverle el carácter científico al Marxismo y proponer la humanización visualizada por el joven Marx, quitándole el carácter evolutivo en las relaciones de producción que rigen el desarrollo de las sociedades.
Las contradicciones hoy más que nunca acercan las brechas producto de la distribución del poder en el mundo, estoy convencido que las relaciones de producción, así como el humanismo, le darán una fuente ideológica al mundo del carácter socialista de la Revolución Bolivariana, donde cohabite lo material y espiritual en perfecta armonía. 
Christian Buchrucker intentó conectar con mayor propiedad el desarrollo del nacionalismo argentino de fines de los años 20 en el contexto universal del desarrollo genético de la ideología de la derecha radical y el Fascismo.
Hoy en día sólo tenemos aspectos muy importantes para el estudio de la evolución de las sociedades, siendo estos elementos los que nos permitirán ir reproduciendo y generando NUEVAS IDEAS, para el desarrollo ideológico de este proyecto político.
Por lo complicado del tema y por temor a extenderme más de lo debido, seguiré escribiendo sobre el tema.
 
NOTA: aquí les trascribo una frase de un celebre personaje, saquen ustedes sus conclusiones.
"La ley de la naturaleza debe seguir su curso por medio de la supervivencia de los más aptos". Heinrich Himmler, Jefe de la SS alemana.
 
No volverán


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6254 veces.



Ricardo Abud

Estudios de Pre, Post-Grado. URSS. Ing. Agrónomo, Universidad Patricio Lumumba, Moscú. Estudios en Union County College, NJ, USA.

 chamosaurio@gmail.com

Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a25749.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO