La tradición marxista en las filas de la izquierda latinoamericana

La tradición marxista en las filas de la izquierda latinoamericana es de laraga raigambre. Basta con revisar la historia de los movimientos revolucionarios en A.L para darnos cuenta que fueron Méjico y Argentina, países de industrialización temprana , donde surgió una clase obrera "moderna" y poderosa que permitiría la aparición de las ideas Marxistas latinoamericanas o lo que algunos analistas, han dado en llamar, socialismo científico.

En épocas de la primera internacional, en Méjico, Juan Mata Rivera traduce el Manifiesto Comunista, en Argentina Esteban Echeverría contemporáneo a Marx, impresionado por los sucesos de la Comuna, abandona el llamado Socialismo Utópico y se hace comunista, así mismo sucede con su coterráneo Juan Bautista Justo quien traduce "El Capital" al castellano. Luego en Latino América tenemos Marxistas que han militado en las internacionales II, III y IV (con todas las variantes Trotskistas de esta última), incluyendo la influencia Maoísta y la Guevariana que nos es propia aun cuando está al servicio de la humanidad. El Che aporta al Marxismo la tesis original de "Los Estímulos Morales frente a los Materiales", surgida de aquella fructífera polémica sostenida con el Trotskista francés Ernest Mandel.

Podemos dividir a nuestros Marxistas en ortodoxos y heterodoxos, dentro de los primeros ubicaríamos al cubano José Antonio Mella fundador del P.C.C, o a los venezolanos Gustavo y Eduardo Machado, Francisco Pimentel, José Rafael Pocaterra, Rodolfo Quintero entre otros. Y como tercer excluido, en el sentido de aquellos militantes de acción que no pertenecen a ninguno de los dos grupos mencionados, es de hacer notar que tenemos el honor, de contar con un luchador internacionalista como lo fue el paladín de la clase obrera venezolana Daniel De León (conoció a Lenin en la II Internacional); quien fungió como organizador de la primera y victoriosa huelga petrolera. Antes que él, para 1895 tenemos un personaje de pelea como Manuel Taborda que en 1895 organizó una huelga de desempleados contra una empresa privada en Maracaibo. En el grupo de los heterodoxos tenemos en Venezuela a Pio Tamayo y a Salvador De La Plaza, a este se debe por cierto el aporte teórico de considerar el ingreso petrolero como una renta y no como ganancia. En el Perú, un representante de la heterodoxia, lo representa ese titán del pensamiento Marxista llamado José Carlos Mariátegui (el amauta), quien en sus "Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana" reinterpreta las categorías teórico-practicas marxistas, de modo de producción y formación social y rompe con la concepción lineal o Euro céntrica de Karl Marx, para comprender mejor nuestra realidad .En Chile nos encontramos con figuras como Ruy Mauro Marini y Luis Vítale y en el Ecuador tenemos a ese gran historiador Marxista Agustín Cueva autor de esa hermosa y monumental obra denominada, "El Desarrollo del Capitalismo en América Latina". Por otra parte no podemos dejar de lado a los Marxistas Brasileños, con sus relevantes aportes a la teoría de la dependencia iniciada por el canadiense André Gunder Frank, dentro de ellos encontramos una pléyade de nombres como: Enrique Cardoso, Enzo Falleto, Celso Furtado, Theotonio Dos Santos, etc.

Hubiera sido imperdonable olvidar a nuestro gran filósofo y poeta insomne Ludovico Silva, que en su lucha contra los dogmaticos manualescos, nos llevó a redescubrir en el joven Marx su concepto de alienación, nos mostró las inmensas posibilidades del Marxismo en relación con el Estructuralismo de Althuser, con la búsqueda de una conciliación enriquecedora entre Existencialismo Sartriano, el Psicoanálisis y el Marxismo. Recuerda maestro desde tu "Cielo Material", que nos enseñaste a los jóvenes revolucionarios de entonces, que "IN VINO VERITAS".

Con respecto al uso de la expresión Socialismo Científico, quisiera agregar que para muchos neomarxistas, constituye un arcaísmo proveniente de la influencia del positivismo en Marx y del prestigio de la palabra ciencia en el S XIX y estos teóricos prefieren usar la palabra método científico o teoría científica. Pero esto es harina de otro costal que podríamos debatir en otra oportunidad, en un diálogo franco y honesto.

 

joseburelli@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 926 veces.



José Burelli

Economista. Maestría en Relaciones Internacionales. Subdirector de Cultura UNESR. Profesor de la UNEFA, Universidad Pedagógica de Caracas.

 joseburelli@hotmail.com

Visite el perfil de José Burelli para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: