El pueblo piensa que los revolucionarios no han cambiado de ideas y no lo harán

Pero están fastidiados de los penosos opositores y del laisser faire laisser passer, es decir, dejar hacer dejar pasar.

Hay políticos o dirigentes, si es que alguien los reconoce como tal, que internalizan con seriedad el resultado del voto constituyente. Han leído con precisión lo que los venezolanos dijeron cuando depositaron más de 8 millones de votos en el sufragio para elegir a los constituyentistas.

No hay vuelta atrás en todo lo acontecido y quien siga pensando como antes del ensayo, quien no calibre los acontecimientos, pues tendrá que asumir su calvario pues eso es lo que le tocará. Ya los ciudadanos con su participación gigantesca gritaron que estaban cansados no solo de los penosos opositores, sino que estaban fastidiados con ese laissez faire laisser passer, es decir, con ese dejar hacer dejar pasar de la revolución bolivariana y que ya es hora de aplicar mano de hierro a quienes le han hecho tanto mal a la República de Bolívar, desde hace siglos y décadas mucho más reciente con Chávez y Maduro.

Pareciera que la ciudadanía le lleva más de 400 metros de ventaja al funcionariado o a mucha normativa penal que anda más que atrasada, por cuanto al preguntarle a cualquier persona, lo primero que te responden es que “eso está de anteojito”, como dando a entender que se anda en mucho burocratismo para sancionar a alguien o que se está permitiendo demasiada vagabundería.

Pero todavía andan por allí sujetos o individuos escribiendo o diciendo tonterías acerca de la revolución bolivariana y acerca de sus líderes. Es correcto que se critique y señale las imperfecciones, pero de allí a escribir o lanzar frases lapidarias y sin prueba alguna sobre algún presunto fracaso desvío de la Revolución Bolivariana, hay mucho trecho que recorrer. Es posible que como uno no conoce algunas caras, probablemente también desconoce los corazones y es por eso que se grita y se dice cualquier cosa, intentando mostrar una inteligencia, experiencia y/o sabiduría que no se tiene.

He tenido una suerte que no han tenido otros. Pasé por el Centro de Orientación Pedagógica “Andrés Eloy Blanco”, Liceos “Fermín Toro”, “Caracas” y “Juan Vicente González” y, como quien no quiere la cosa, por la UCV cuando era la “Casa que vence las Sombras”. Afortunadamente para quien escribe, a la mayoría de los líderes de la revolución los conocí y los entrevisté -por los predios de la Universidad Central de Venezuela - aún antes de que apareciera el Comandante Hugo Chávez y se de sus liderazgos como estudiantes. Por supuesto, no he estado corriendo detrás de ellos para que me den empleo, pero por el conocimiento que tengo de ellos, los respeto porque no los he visto cambiar de ideas. Por aquellos tiempos, siempre pensaron en revolución y lo siguen haciendo. Y como no los he visto cambiar de ideas, se que escucharán los planteamientos de los dueños de Venezuela, que son sus ciudadanos, y emprenderán esa transformación definitiva que todos esperan alcanzar, porque al fin y al cabo, es la población la que una vez despertada, con Bolívar y Chávez, dará la cara por su tierra y eso es algo de lo cual no se puede dudar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1274 veces.



Pedro Estacio


Visite el perfil de Pedro Estacio para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: