El arado y el mar

Allende y Chávez: dos caminos revolucionarios y un mismo enemigo

Las vías para la Revolución son variadas, cada Revolución inaugura una nueva manera, es difícil una repetición. Ahora bien, lo anterior no significa que la Revolución no tenga leyes, características comunes, rasgos inevitables. Veamos.

Allende intenta la Revolución por medios pacíficos, usando la legalidad burguesa. En ese camino consigue grandes logros, toma el poder, inicia cambios, se liberan las ideas, se discute el rumbo, se organiza a la gente. Allende cae y se produce un fenómeno digno de estudio, sus herederos son inconsecuentes con su pensamiento, con su ejemplo. Es oportuno oír a Manuel Cabieses, un protagonista de esa Revolución, dirigente del MIR chileno. Escribe Cabieses:

"La lección de Allende -rubricada por el heroísmo de enfrentar el golpe militar con un puñado de valerosos combatientes- ha sido relegada al olvido por muchos que se proclamaban sus 'seguidores' y 'herederos'. La Izquierda institucionalizada desempolva cada tanto el recuerdo de Allende para cumplir un rito que se hace cada vez más formal. Se sacraliza su nombre, convertido en ícono inofensivo despojado de todo filo revolucionario. En la conducta de esa falsa Izquierda no se rescatan los valores éticos y políticos por los que combatió Allende. El ejemplo más bochornoso lo constituye su propio partido, que hace tiempo abandonó la ideología y los principios originales del PS para hacer suyas las banderas del neoliberalismo. A través de sus representantes en el gobierno y Parlamento, ese tipo de políticos han gobernado y legislado en beneficio de la billetera de los que derrocaron al presidente Allende y que aplicaron al pueblo un despiadado terrorismo de Estado".

El Comandante Chávez ensaya una vía inédita, una mezcla de insurrección militar y uso de las elecciones burguesas. Su éxito es extraordinario, en poco tiempo toma el poder, se declara socialista, comienza a transitar ese camino, y junto a los humildes a los que le devolvió la autoestima, la condición de herederos de los libertadores enfrenta los ataques de la oligarquía; a cada ataque un avance de la Revolución, nacionaliza empresas, llama al estudio, a la organización de los humildes. Es asesinado y ocurre el mismo fenómeno que en el Chile de Allende, los que debían ser sus herederos abandonan su legado.

El Comandante nos dejó su testamento político: el Plan de la Patria y la clase magistral que dicta en la presentación de su candidatura en el CNE. Además, días antes de morir, nos pide que votemos por Maduro, sigamos construyendo el Socialismo, y nos alerta sobre el peligro del reformismo.

Sus herederos, primero falsificaron al Plan de la Patria, luego lo dejaron al olvido, cambiaron al Socialismo, como aquellos animales de Rebelión en la Granja, por una ironía, una suerte de “Socialismo en lo Social”, una especie de clientelismo de claro corte socialdemócrata que es un capitalismo avergonzado, se entregaron en brazos del reformismo.

El fenómeno de Allende se repite con Chávez, y nos señala algo muy importante: “La Revolución se pierde  o se gana en la lucha interna”. La lucha contra el enemigo externo es muy importante, pero, sin dudas, fundamental es la batalla contra el enemigo interno, agazapado, oculto pero haciendo mucho daño, creando conciencia egoísta, estimulando al capitalismo, poniendo excusas para no avanzar. Este enemigo interno después de concluida su labor de zapa, emerge impune desplegando su cola de traición. Es oblicuo, no desecha al líder, lo usa como añagaza, confunde a los humildes, los condena a la miseria.

A nada teme más el enemigo interno a que se devele su condición, ataca a la crítica, la sataniza, llama a la unidad, pero a su alrededor. Poco a poco va estrangulando a la disidencia que califica de traidora, qué ironía, apartando a los posibles líderes, chantajeando a unos, comprando a otros.

Hoy en la Venezuela de Chávez es un deber de los revolucionarios, de los dirigentes chavistas, abrir la gran discusión que devele al enemigo interno. No valen excusas, no vale “dejarlo para después”, es ahora, de no hacerlo la pérdida se concretará.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1610 veces.



Toby Valderrama y Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a233952.htmlCd0NV CAC = Y co = US