Críticas a las Propuestas de las Políticas Económicas del “Acuerdo Nacional para el Progreso y la Paz de Venezuela”

Analicemos el Documento Global respaldado en las elaboraciones realizadas por las instituciones, empresas privadas y centros de estudios denominado “Necesidad de un Acuerdo Nacional para el progreso y la paz de Venezuela”, del 26 de mayo del año 2016, en él se plantea, que “ (…) para superar el estado de crisis en que ha vivido Venezuela en los últimos años puede lograrse si no se la ubica en los grandes cambios que ha sufrido la sociedad y la economía mundial, por lo que a ellos debe sumarse una estrategia respecto de nuestro rol en una economía internacional caracterizada por un amplio desarrollo de cadenas globales de valor y de progresos sociales y democráticos”. Cuando e habla de cadenas de valor, se habla de “interdependencia económica”, de procesos productivos interdependientes, de una nueva división social internacional el trabajo, donde las empresas se insertan, el problema es: ¿Será ese nuevo modelo geoeconómico con su nueva inserción, suficiente como para respetar la independencia económica y política del país, si las nuevas tecnologías rompen con los modelos dependientes sustitutivos de importación para asegurar el progreso social y democrático, la libertad e independencia y soberanía de cada país sin romper con la interdependencia?. Es el gran desafío el desarrollo global interdependiente pero que a la par contiene la independencia bajo el marco del progreso y la paz internacional que al parecer el imperialismo de los Estados Unidos no está dispuesto a ceder el progreso industrial global con independencia y soberanía.

¿Cuál es la respuesta a este desafío?. Antes; sigamos el diagnóstico: “Un país como el nuestro, con tan elevadísima dependencia de la venta de un solo producto, tiene que entrar en una agresiva etapa de diversificación económica que no puede realizarse fuera del contexto de la geopolítica internacional. Medios indispensables para el progreso económico y social”, se refiere al petróleo, y los medios de asegurar el progreso social y democrático: (léase capitalista, la nota es mía) a 1) La estabilidad macroeconómica, 2) Marco regulatorio para promover y democratizar el capital privado; 3) Rescate de las vocaciones sectoriales  y regionales tradicionales, 4) La Conservación del Ambiente y el tema  del Cambio Climático, 5) Alta prioridad para una Educación de Avanzada a fin de incorporar el país a las nuevas tecnologías y a la Sociedad del Conocimiento, 6) Un Gran Acuerdo Socio-Laboral, y 7) Un Gran Acuerdo Político: Imperiosa necesidad de la Convivencia Política. Todos estamos consciente de romper con la dependencia del petróleo, sin embargo en los medios se diferencia los caminos, lograr la diversificación implica la pluralidad de medios de producción social, sean público y privado, capitalista y socialista, el progreso es para todos, la paz es para todo, entonces no podemos renunciar a una política diversificada a la par de la economía en el marco del progreso y la paz social.

¿Estabilización macroeconómica con retroceso social?

Analicemos entre los medios del “Acuerdo Nacional”; el primero, la estabilidad macroeconómica, ellos, el Grupo de Acuerdo Nacional, plantean,  “Fijar una meta inflacionaria (inflation target) de dos a un digito bajo  (10 a 2%) para los 4/5 próximos años, respaldada por la reducción progresiva del déficit fiscal y un Programa Ordenado de Reforma Fiscal y Monetaria”, veamos que se plantea la reducción inflacionaria a costa del gasto público, del gasto social, de los subsidios, del recorte de las misiones socialistas, “sacrificando el progreso social del pueblo y la paz”, de la clase trabajadora y sus hogares, del recorte de las viviendas, y todo tipo de programa social, la pregunta es,  ¿cómo ellos aportarían a la reducción de los precios, cuántos puntos sacrificarían ellos de inflación de precios, de reducir el Gobierno el déficit fiscal, el gasto público, cuántos puntos reducirían ellos los precios de los bienes de primera necesidad?, serán capaces de bajar los precios actuales de tres dígitos un digito durante como dicen en 4 o 5 años continuos? ¿Cómo lo harían, bajando precios de todas las mercancías y servicios?. ¿Lo harían respaldando las reducciones presupuestarias del gasto social desviándolas dichos fondos a la economía privada en forma de subsidios velados, subsidios opacos, no transparente?. ¿Qué pasaría con el bienestar social, es esto progreso y paz social?

Que otros elementos de estabilización económica, (ojo que no de “estabilización social”), proponen, “Unificación del tipo de cambio, mediante el desmantelamiento  del sistema de control existente en un plazo a acordar, seguido  de un principio de estabilidad cambiaria en el tiempo y Un Banco Central con plena autonomía y autoridad para imponer estas metas en base a sus atribuciones constitucionales”, ¿No se han imaginado estos señores que un programa de estabilización macroeconómica sin compensación social lleva a la explosión social?. Proponen unificación cambiaria, ¿a qué precio el tipo de cambio?, ¿al dólar today?, ¿podrá tolerar el dólar today un precio por debajo y desaparecer del mercado así de sencillo? ¿Terminarán las agresiones monetarias transfronterizas?, eso supone, como ellos claramente no quieren repetir las lecciones del pasado, “Uno de los efectos más perversos de nuestra experiencia económica, con graves impactos sociales desintegradores y altamente desestabilizadores en el plano institucional, proviene de la mortal combinación de la devaluación, la inflación, un bajo crecimiento o una recesión, la cual no puede repetirse en el intento de rehacer Venezuela”, al parecer eso es lo que proponen, unificación cambiaria con consecuencias desmontando los controles en los precios, la devaluación, la inflación y la redistribución regresiva de la renta, del ingreso nacional, para lo cual reduciendo el ejercicio de la soberanía del Banco Central como banco del gobierno, (privatizándolo, poniéndolo al servicio de intereses privados, neutro, ajeno al interés nacional mediante desmantelamiento de controles, de la política monetaria, renunciándose a la soberanía monetaria).
Marco regulatorio, pacto social y economía mixta para socializar la economía

Sigamos analizando y aprovechemos lo mejor de ellas, de las propuestas neoliberales de Grupo institucional-empresarial, dentro de sus políticas para lograr una estabilización macroeconómica, (léase estabilizar el capitalismo del caos desatado por ellos mismos), proponen un “Marco regulatorio para promover y democratizar el capital privado” similar al que propone la ANCE, (la Academia nacional de Ciencias Económicas), (Ver; http://www.aporrea.org/actualidad/a232156.html y http://www.aporrea.org/actualidad/a232207.html ), esto con relación a la protección de la propiedad privada,  ellos consideran “Diferentes estudios y experiencias internacionales demuestran que sin una vigorosa participación y protagonismo del capital privado el crecimiento sostenido se ve comprometido y que este no puede prosperar sin un entorno que propicie la libertad de empresa y la libertad económica”. La Constitución de la república Bolivariana sostiene un régimen mixto, resguarda los intereses de la propiedad privada, ahora bien, ella no puede dirigir los destinos de la sociedad, se respeta el protagonismo privado en el crecimiento económico, pero “la libertad de empresa y la libertad económica”  no pueden estar por encima de la libertad y los derechos sociales y humanos. Necesitamos un modelo mixto, donde la propiedad privada sea parte, (sea individual, social, colectiva o comunal) se ponga al servicio del crecimiento y desarrollo social de allí tendría que surgir un nuevo marco regulatorio, un nuevo Pacto Social donde el Estado es arbitrio entre la economía privada y social si de verdad hablamos de sincerizar la democratización del capital, no es manos privadas únicamente, sino en manos colectivas, vale decir socializando el capital, socializando las empresas, dándole un carácter social.

Desde esta base socio-productiva, surgiría un nuevo “Marco regulatorio que dé pie a un relanzamiento de la actividad económica resultando indispensable. Su objetivo principal ha de ser el desarrollo de la economía no petrolera, cuyo pivote es el rescate de la agricultura, la industria, el comercio y los servicios que conforman un eslabonamiento natural y que permiten un aumento consistente de la productividad. Por ello es necesario indica el Grupo institucional-empresarial: “Acordar un programa de recuperación económica de la capacidad productiva venezolana, Establecer condiciones institucionales, jurídicas y regulatorias para que el sector privado venezolano asuma un rol protagónico, incluyendo la  vigencia y garantía de derechos de propiedad y del cumplimiento de los contratos, Clausurar definitivamente el esquema proteccionista y mercantilista, instaurando un sistema basado en la competencia, las reglas de mercado y la competitividad internacional, Establecer un sistema de contratación con el Estado y sus empresas, a partir de reglas de licitaciones públicas transparentes y competitivas”.

Al respecto podemos añadir; que “la recuperación económica de la capacidad productiva” aquella capacidad ociosa, abandonada, inutilizada, debe recuperarse,  (condenada a la recesión y planes de desestabilización), de hacerse ya sea por medios privados o públicos, o también por medios sociales, con participación democrática y socialista, mediante un pacto social, de respeto, cada quien asumiendo su rol, su protagonismo económico, respetándose las garantías constitucionales (CRBV), eso implica para las economías más fuerte, aquellas empresas privadas ellas pueden “abandonar esquema proteccionista y mercantilista, instaurando un sistema basado en la competencia, las reglas de mercado y la competitividad internacional” y en cambio para las más débiles, “apoyo proteccionistas y mercantilista del Estado”, a fin de promover el espíritu empresarial social, incentivar las pequeñas y medianas producción social mediante un programa de seguimiento y control, a fin de consolidarlas hasta que puedan abandonar el programa de apoyo y hacerlas competitivas con las reglas del mercado y la competitividad internacional. En esto se debe sostener como parte del

Acuerdo Nacional del entorno deseado.

Diversificación por vocación natural y social respetando el ecodesarrollo
 ¿A dónde estima los empresarios orientar la diversificación de las actividades económicas? Hacia “El Rescate de las vocaciones sectoriales  y regionales tradicionales”, esto responde hacia “(….) darle una alta prioridad a la construcción de una economía descentralizada y más equilibrada local y regionalmente, por lo que se propone una plataforma económica consistente con aquella que implica rescatar las vocaciones  ya experimentadas por Venezuela. Entre ellas: 1. El turismo: el litoral central e insular y todo el país. 2.

La alimentación: la región andina y del sur del Lago de Maracaibo, la zona aledaña y cercana a Caracas, 3. Los graneros: Portuguesa, Guárico, Barinas... 4. El café y el cacao: Litoral Central, Barlovento, Península  de Paria, Zona Andina 5. La pesca: Península de Paria (Carúpano) 6. Energía, la metalurgia y la cadena forestal: Guayana 7. El petróleo: Zulia, Monagas, Anzoátegui 8. La industria ligera: zonas actuales (Centro costera). Nos parece muy bien solo que cuando se habla de descentralización no desestimamos el apoyo central del gobierno, sobre todo no solo a las empresas sociales, sino también privadas, aquellas que lo requieran sobre todo núcleos endógenos de desarrollo, fundos zamoranos, cooperativas, (economía descentralizada), y empresas privadas todas como una plataforma empresarial diversificada, considerando a su vez: “Dos elementos pueden contribuir adicionalmente a consolidar la economía regional y local: incentivos fiscales, financieros y de oportunidades para estimular la migración de las empresas y de la población hacia las regiones y localidades con ventajas comparativas y nuevas reglas de potestades tributarias para las Gobernaciones y Alcaldías, promulgando, por ejemplo,  una Ley de Autonomías Regionales y Locales” claro reglas o “potestades tributarias” sujetas al gobierno central, a las transferencia que este pueda hacer de aquellas asi como de autonomías no centralizadas en las regiones, en las localidades como usualmente se entiende las descentralizaciones sin empoderamiento de la democracia, sin empoderamiento popular.

Con relación a “La Conservación del Ambiente y el tema  del Cambio Climático”, nos dice el documento Global que “Estos temas de altísima sensibilidad para la sociedad actual deben ser colocados en la agenda de las grandes tareas que Venezuela debe enfrentar si quiere completar, como hemos defendido, un proceso que integre todos los componentes del desarrollo y la prosperidad pues, sabemos muy bien y ya la sociedad lo ha asimilado que sin cuidar y preservar la naturaleza donde vivimos aquéllos se ven seriamente comprometidos”. Quiere decir que debemos establecer reglas y potestades  tributarias ambientales claras para aquellas empresas que contaminan, empresas locales o regionales que deterioren el medio ambiente, que dañen el desarrollo sustentable, que comprometan las generaciones futuras, necesitamos el ecodesarrollo, el ecosocialísmo, un nuevo pacto social, pero también un nuevo pacto ecológico que permita el desarrollo y la prosperidad para todos sin exclusión social.

La otra propuesta:  “Alta prioridad para una Educación de Avanzada a fin de incorporar el país a las nuevas tecnologías y a la Sociedad del Conocimiento Desde la primaria a la Universidad, con énfasis en la primera, la educación básica, Venezuela debe reencontrarse con la ruta de una sociedad moderna, donde el conocimiento y la tecnología son las verdaderas herramientas estratégicas del desarrollo y la prosperidad. Sobre esta base, el talento venezolano que ahora tiende a acumularse en otras latitudes pondrá seguramente su “grano de arena” en hacer realidad esta tarea”, no dice que tipo de educación necesitamos hacia el futuro, incluso margina el perfil bolivariano de la educación pública, el cual debe ser “cuidado primogénito de los poderes del Estado”, y ella debe ser gratuita, desde los hogares de cuidados diarios, pasando por la casa cuna hasta el doctorado o cualquier otra especialización, la educación debemos protegerla, no mercantilizarla y hacerla competitiva internacionalmente con apoyo de la empresas sociales y privadas, con sus tributos.
Acuerdos y consensos para el desarrollo compartido

Acuerdos, pactos y consensos indispensables. “Si realmente queremos modernizar a Venezuela y hacerla compatible con el mundo de hoy, con el mundo de avanzada donde la Sociedad Civil tiene un papel preponderante y ha desarrollado capacidades civiles y políticas de participación y representatividad, no se puede eludir revisar y definir  con rigurosa honestidad el rol de los diversos  componentes de la sociedad, así como sus necesarias interrelaciones. En este sentido, se precisan acuerdos, pactos y convenios políticos, económicos y sociales que le permitan a Venezuela dar un “salto cualitativo” hacia una sociedad moderna, civilizada, pacífica, próspera y verdaderamente democrática. Una sociedad en la que todos sus miembros tengan iguales derechos de acceso a la prosperidad y a la equidad. Una sociedad en donde los millones de personas que todavía viven en condiciones infrahumanas reciban el apoyo de toda la sociedad venezolana para superarlas”, Como podemos ver, se necesita no solo del mercado, también del Estado, si queremos un sociedad civil o un pueblo trabajador culto, sano, prospero, honesto, pacífico, civilizado, moderno participativo y protagónico, necesitamos para ello el apoyo del mercado y el Estado, para crear no solo oportunidades (derechos de accesos a los bienes y servicios) sino también condiciones materiales que igualen las condiciones del desarrollo, las capacidades para el desarrollo para que las personas puedan superarse, “nivelarse” con el resto de la sociedad.

Veamos cuales son esos Acuerdos: “A título ilustrativo indicamos a continuación los que pueden considerarse como acuerdos político-económico-sociales  básicos de los cuales puedan derivar todos los que sean necesarios para superar los desafíos antes referido. 1) Un Gran Acuerdo Socio-Laboral: Imperiosa necesidad de la Convivencia Política. Las relaciones laborales deben basarse primordialmente en el diálogo Social y el Acuerdo entre trabajadores y empleadores, con el fin de preservar el empleo, las remuneraciones de los trabajadores y el poder adquisitivo, las contrataciones colectivas y la seguridad social, según los convenios que ha firmado el Estado venezolano en el contexto de la  OIT. A fin de lograr establecer un sistema de relaciones laborales estable es fundamental el reconocimiento de los sindicatos y organizaciones gremiales, en igual término las organizaciones de empleadores, con la participación fundamental del Estado en el contexto del diálogo tripartito orientado a la promoción del trabajo digno como política pública”.

Asimismo; nos indican “La experiencia internacional dice que un arma fundamental para reducir los niveles de pobreza y desigualdad es la creación de empleos productivos, por lo que un acuerdo laboral en esa dirección es una herramienta indispensable para colocarle un piso a los desafíos indicados. La creación de empleos productivos bien remunerados y el desarrollo de una vigorosa clase media son concordantes. Todo lo dicho en este documento  luce idílico y superfluo sin plantearse seriamente la necesidad de lograr un acuerdo que sustituya la práctica de la exclusión política por un sistema institucionalizado donde convivan las distintas doctrinas e ideologías. Para ello, es indispensable identificar las causas que generan en el tiempo la falta de acuerdos políticos, económicos y sociales, que impiden lograr objetivos en materias de libertad e igualdad. La experiencia histórica nos dice que las prácticas de exclusión política que se inician y se mantienen desde el siglo XIX  hasta hoy no han servido para resolver los grandes problemas de nuestro país y que, por el contrario, los han ido agravando. La proclama por un acuerdo de este tipo de gran profundidad y gran aliento luce una herramienta indispensable para tomar la senda de la paz, de la prosperidad y de una auténtica democracia. Por todo ello, si es verdad que Venezuela y los venezolanos deben estar por encima de todo entonces ¡todos! debemos asumir la gran tarea de convivencia política, de progreso económico, de nivelación social y de erradicación  para siempre de la pobreza en Venezuela”.

Solo queda por comentar que “las causas que generan en el tiempo la falta de acuerdos políticos, económicos y sociales, que impiden lograr objetivos en materias de libertad e igualdad”, reposan en los intereses mezquinos de clases, en el lucro fácil, en el rentísmo petrolero, la apropiación de la renta en manos privadas, en las desigualdades sociales y económicas generadas del pasado, en las ideas y doctrinas e ideologías liberales del siglo XV al XIX inclusive proyectadas al XX y XXI, el neoliberalismo que generan opresión social y desigualdad social, la falta de convivencia humana, la descomposición social del capitalísmo, la miseria social institucionalizadas por políticas públicas y privadas, la renuncia al bienestar social, a la humanización de las políticas públicas,  el rechazo a lo público, la parcialización por lo privado, la reducción de lo público a lo privado,  la guerra a la satisfacción de las necesidades sociales, la guerra inflacionaria, colocando el lucro del mercado por encima de los intereses sociales, las libertades económicas por encima de las libertades públicas de los ciudadanos.

El desafió es pues grande como dice el Documento global  suscrito por la Asociación Integral de Políticas Públicas, ASOPRODEM, Alianza para la Defensa de los Derecho Humanos, la Ecología y el Medio Ambiente, Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad. CEDICE, Centro de Estudios de la Economía Venezolana. Universidad Monteávila, Centro de Orientación en Energía. COENER, Centro Internacional de Formación y Políticas Publicas Arístides Calvani – IFEDEC, Confederación Venezolana de Industriales – CONINDUSTRIA, Consejo Nacional del Comercio y los Servicios. CONSECOMERCIO, Directivo de SIPUCAB. Secretario Ejecutivo CTV, Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela. FEDECAMARAS, Fundación Alberto Adriani, Fundación Venezuela Positiva. FVM. Federación Venezolana de Maestros, Grupo La Colina A.C., La Venezuela que queremos todos y Iniciativa Democrática, concretamente: consiste en 1)EL GRAN DESAFÍO: Erradicar una estructura económica que,  en lugar de generar riqueza,  crea pobreza y desigualdad; 2) SEGUNDO DESAFÍO: Superar el modelo rentista petrolero  y cambiar el rol del petróleo en la economía y la sociedad y; 3) EL TERCER DESAFÍO: Reformar el Poder político para superar  el hiperpresidencialismo, el Centralismo y reforzar los poderes  regionales, el rol de los partidos políticos y la participación ciudadana. (Continuará).
Fuente consultada:

Fundación Venezuela Positiva, Ifedec, Fedecámaras, Grupo La Colina, Asoprodem, Coener, Aipop, Fundación Alberto Adriani,  y otros, “Necesidad de un Acuerdo Nacional para el progreso y la paz de Venezuela”, 23 de mayo del 2016,



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1401 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a232362.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO