El arado y el mar

El objetivo secreto del tan cacareado diálogo

Dijo el Apóstol Martí que en política lo verdadero es lo que no se ve, y el que desoye esta advertencia se condena a ser arrastrado por los vientos de la intrascendencia, a chapotear en la superficie de la realidad, a desconocer el móvil de los móviles.

Hoy, el escenario de la política nuestra es ocupado por el diálogo; se dice y se desdice, se acepta y se rechaza como la petición de mano de una novia indecisa. Los bandos enfrentados se atacan y se consuelan en la misma parrafada.

El ambiente es de confusión, difícil ir al fondo y encontrar las raíces del diálogo: por qué el afán de sentarse y por qué las dificultades, qué se opone y cuál es el objetivo que le da urgencia, por qué es preocupación del mundo, desde España hasta samper, zapatero y los gobernantes dominicanos. Intentemos.

Para entender el diálogo es imprescindible revisar la historia. Con el Comandante Chávez, aquel fantasma que recorría el mundo en la época del Manifiesto aparece de nuevo y con nuevos bríos. El Socialismo, que ya creían enterrado, volvía de nuevo al camino con su adarga al brazo y sintiendo en los talones el costillar de rocinante. La esperanza de la humanidad regresaba, el mundo se conmovía ante la audacia de este nuevo Quijote.

Había que aplastarlo, el capitalismo no podía tolerar la insurgencia del fantasma. Se intentó de todo: golpe, sabotaje petrolero, cerco económico… nada dio resultado, la idea que impulsaba a la Revolución era más fuerte, nos convirtió en un pueblo capaz de cruzar Los Andes de nuevo, nos colocamos a la vanguardia de la lucha contra el capitalismo, nos convertimos en faro de la humanidad.

"¡Peligro!”, chillaron las alarmas en el norte; “hagan algo”, se le ordenó a las agencias. Y vino el ensayo de nuevas-viejas formas de resolver los problemas de Estado, las mismas que aplicaron a Lincoln, a Torrijos, Kennedy, Sandino, Gaitán. Ahora la fórmula estaba perfeccionada, regresaron al veneno sofisticado, en el tercer mundo lo confundirían con una enfermedad. Informado del éxito de la inoculación, el presidente obama respiró aliviado: “ya Chávez no es un problema.”

Y el Magnicidio Biológico resolvió lo más importante, la Revolución quedaba sin líder. Ahora sólo restaba manipular a los herederos, debían quedarse en el territorio de la democracia burguesa, no avanzar. En ese terreno, lo que hicieran siempre sería beneficio para el capitalismo. Y así fue, los herederos transitaron el camino de la democracia burguesa, todo salía según lo planeado, sólo quedaba un problema: la espiritualidad de Chávez, la nueva conciencia de la masa humilde, el fantasma que anunciaba un mundo nuevo, posible, donde todos viviéramos como hermanos seguía vivo en el alma de los irredentos.

Y comenzó la tercera fase de derrumbe del intento socialista. Asesinado Chávez, derretidos sus herederos, había que prostituir a la masa, y entonces se bombardeó de medidas que estimularan el egoísmo, se revivió el becerro de oro, se estimuló la salida individual, se repartieron becas y tarjetas, se prometió de todo… Pero en el mundo no hay nada más tenaz que una idea justa, de esas que pueden derrotar a un ejército desde el fondo de una cueva, y la idea chavista se eternizaba para la ira de los burgueses y sus sirvientes. La ignoraron, no dio resultado, la falsificaron, no dio resultado.

El imperio lanzó un ultimátum a los gobernantes y a la oposición protagonistas del circo de la democracia burguesa: o se ponen de acuerdo, juntos entierran definitivamente al fantasma chavista, o llamaremos a los uniformados a tomar las riendas del gobierno de manera definitiva, a borrar a Chávez con la terapia de choque, como en Chile.

Y así, los licuados y los oportunistas hacen fuerza por sentarse. Es difícil, significa que los gobernantes renuncien al disfraz que los sostiene, que se entreguen como los nicaragüenses; y para los opositores significa renunciar a años de justificarse atacando al que ahora tendrán que presentar como igual. En el diálogo se buscará enterrar el Plan de la Patria, sepultar al recuerdo de Chávez, al fantasma del Socialismo. Por ese camino sacarán a Chávez del Cuartel de la Montaña.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3570 veces.



Toby Valderrama y Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a231353.htmlCd0NV CAC = Y co = US