Sobre locos, tontos, teatreros y todo lo demás (I/II)

 

"Tu loco loco y yo tranquilo"

Roberto Roena

"Loco, loco voy por la vida canto, río y sufro también soy humano y todo me pasa
por eso siempre yo loco seré"

Hector Lavoe

I. LOCURA Y CORDURA

Parece difícil relacionar la locura con la política. Es cierto que todo el mundo atribuye a la política y a los políticos algunas de las cualidades de la locura, pero casi siempre se hace con ironía o con humor. Cordura y locura son estados mentales específicamente humanos. Respecto de la locura se pueden plantear interrogantes del tipo siguiente: ¿En qué se caracteriza una actuación loca?, ¿Cómo se reconoce la locura en alguien?, ¿Hasta qué punto una actuación loca da cuenta de la amplitud de la locura de un sujeto? ¿Puede todo un país estar loco? ¿Cómo reconocemos la locura y la cordura? Pero también de este otro: ¿Por qué y para qué se enloquece? La pregunta del porqué es de rango causal. Se enloquece a causa de…Se pueden aducir causas biológicas y/o sociales y/o psicológicas, incluso todas ellas a la vez y con rango distinto en cada caso concreto. La pregunta del para qué es de rango motivacional, o intencional, y parece implicar que el sujeto enloquece intencionalmente, como también podría des-enloquecer a propósito, o sea volver a estar intencionalmente cuerdo.

II. EL TONTO Y EL LOCO

La contraposición binaria del tonto y el loco puede ser analizada como generalización de dos antinomias: Tonto vs. Inteligente, e Inteligente vs. Loco. Juntos forman una estructura ternaria: Tonto-Inteligente-Loco. En esta construcción el tonto y el loco no son sinónimos, sino antónimos, polos extremos. El tonto se halla privado de una rápida reacción frente a la situación que lo circunda. Su comportamiento es totalmente predecible. La única forma de actividad que le es accesible es la violación de las correlaciones adecuadas entre situación acción. Sus acciones son estereotipadas, pero él las adopta a destiempo: llora en los casamientos, baila en los funerales. No puede imaginar nada nuevo. Por ello sus actos son absurdos, pero totalmente previsibles. Al "tonto" se contrapone el "inteligente", cuyo comportamiento es definido como normal. Piensa aquello que, según el uso, las leyes de la razón o de la experiencia práctica, necesita pensar. Así su comportamiento es también previsible, es descrito como norma y corresponde a las fórmulas de leyes y a las reglas de uso. El tercer elemento del elemento del sistema es comportamiento insensato, el comportamiento del loco. Éste se diferencia por la libertad posterior que este individuo tiene gracias al hecho de violar las prohibiciones, de poder cometer actos prohibidos al hombre "normal". Esto confiere a sus acciones el carácter de imprevisibilidad. Esta última cualidad, destructiva en tanto sistema de comportamiento constantemente activo, inesperadamente se revela muy eficaz en situaciones fuertemente conflictivas.

III.LOCURA Y TEATRALIDAD

Al concepto de locura no en sentido medico, sino en calidad de definición de un cierto tipo de comportamiento admisible aunque extraño, se lo puede encontrar en dos significados contrapuestos .A ello se une otro concepto: el de teatralidad .Dividiendo todo el mundo que nos circunda en natural (normal) y loco, León Tolstoi veía el ejemplo más flamante de este ultimo en el teatro.La posibilidad del espacio teatral, en el cual parece como si los hombres sobre la escena no viesen a los hombres en la sala, y donde los actores imitan artificialmente la conducta de la vida habitual, era para Tolstoi una visible encarnación de la locura .En realidad, en la demarcación entre vida "normal" y vida "loca" el problema de la escena ocupa un lugar central. La antítesis entre comportamiento teatral y no teatral aparece como una de las interpretaciones de la contraposición del loco con el normal.

CODA: Hace muchos años cuando era estudiante en la Facultad de Ciencias, un profesor una vez me dijo: "Antonio yo creo que tú tienes un tipo de locura nueva; una no estudiada todavía, que no aparece en el DSM-5". A raíz de lo dicho por el profesor empecé de manera obsesiva a leer y estudiar libros y trabajos sobre la locura y cosas afines. Leí muchos autores, pero el que más me "gusto" fue: Carlos Castilla del Pino (Dialéctica de la Persona, Dialéctica de la Situación; La Incomunicación; Celos, locura, muerte; Cordura y locura en Cervantes ;El discurso de la mentira

De las lecturas aprendí: "Cuando no puedes hablar de todo lo que debes hablar, estás enfermo".

No por archisabido debemos olvidar que no es lo mismo la validez de un argumento que la verdad de su conclusión. ¿Tiene algún valor de verdad expresiones como esta:

"En Venezuela están todos locos (p) y Maduro está loco como una cabra (q)"?

¿Cuál será la tabla de verdad de la proposición "p y q"? Esto lo responderé en la segunda parte de este escrito.

http://socialismo-budismo-y-cristianismo.blogspot.com/

:medida713@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1237 veces.



Luis Antonio Azócar Bates

Matemático y filósofo

 medida713@gmail.com

Visite el perfil de Luis Antonio Azócar Bates para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad