Bajo Tierra

 La situación política y económica para Venezuela, está tan jodida, como dicen en las calles y en las colas, que está de color de hormiga, aunque nunca le he preguntado a las hormigas el color que tienen. Dicen en las colas que a menos que surja un milagro, no se ve una salida a este grave problema.

 No es este un asunto tan sencillo como cambiar de presidente, no que va, la oposición lo sabe. Tampoco, como han podido darse cuenta, no se resuelve teniendo la mayoría de diputados en la Asamblea Nacional otrora Bolivariana, ni ganando elecciones con los votos del pueblo un seis de diciembre. Ni tirando al basurero de la historia, en una  arrechera los retratos de Bolívar y de Chávez, como ya hicieron un 11 de abril en Miraflores.

Repiten como gurú, "hasta que renuncie el presidente Maduro seguirán las colas y el caos económico".

 Para salvar la patria a la deriva, se debe hacer un cambio drástico, real e inmediato de estructuras y de mentalidad, hacer lo que se dice, no como ahora, no hacer lo que se dice, sino todo lo contrario. Quizá aquel golpe de timón que Maduro no hizo, no se atrevió, no pudo o fue mal aconsejado, sin duda hizo falta. Tal como lo dijo Chávez antes de morir. Hoy vivimos las nefastas consecuencias de no hacerlo.

 Aunque ya puede ser  demasiado tarde. La presión de los altos precios de la cesta básica, medicinas, servicios y repuestos, la terrible devaluación del bolívar, la brusca disminución del PIB, la baja del barril de petróleo, unido a  graves errores de táctica y estrategia, corrupción, ineficiencia y desgobierno dentro del propio gobierno. Acercan más y más al Titanic de la patria al iceberg que lo espera en medio de la noche oscura y tenebrosa.

Puede ser ya tarde, para dar un giro a la nave patria, que evite esta colisión inminente, poner marcha en reversa los motores, para avanzar de inmediato, al necesario cambio de estructuras, de enfoque de mentalidad. Es obvio que algo no está funcionando.  El dilema es: DERECHA o IZQUIERDA. Se nos acaba el tiempo señor presidente. ¿Valdrá ahora el Golpe de Timón?.

Cambio que permita que  una elite de personas intelectuales, soñadoras, honestas, y patriotas, con un líder, llevar sus sueños adelante a puerto seguro.

La oposición golpista del 11 de abril, la misma que hoy está en la A.N.B. y cree haber ganado patente de corso. Confundiendo la gimnasia con la magnesia. Ilusionó al pueblo con la palabra cambio, y el fin de las colas, pero nunca dijo ni cuando ni como. La oposición no tiene hoy un líder.

Sin el líder, sin la elite de intelectuales, el pueblo sólo no dará un paso adelante, necesario para dar el GOLPE DE TIMÓN, es lamentable, pero vemos que aquí no se está cumpliendo el axioma  

"SÓLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO”

 Todos los caminos desembocan en un temido e inevitable enfrentamiento, esto no es más que unas luchas de clases y de intereses, los poderosos contra los de abajo.

El botín, para los poderosos y los imperios es la riqueza del suelo venezolano, incluida el agua, la biósfera toda.
Pongo los imperios pues son tres predominantes: el chino el ruso y el gringo,
los que en este momento, se reparten las riquezas del planeta Tierra, el petróleo, la torta más apetecible y necesaria del globo terráqueo, y sus zonas de influencia.

Las actuales condiciones geopolíticas,  inestables como la nitroglicerina, pueden hacer que  por un quítame esta paja, estemos al borde de una guerra nuclear, o como ya dice el Papa Francisco, “la tercera guerra mundial ha comenzado".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1547 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor